Barcelona una vez mas cayo ante el Real Madrid



El Clásico de España se lo llevo el Real Madrid






Real Madrid puso la música del clásico español y se llevó por delante a un flojo Barcelona por 3-1. Neymar abrió la cuenta pero Ronaldo, Pepe y Benzema lo dieron vuelta. Messi se quedó sin record y el local se puso a uno de la punta.

Barcelona llegó a Madrid con toda la ilusión a cuestas pero, en vez de volverse hablando del record de Messi y el debut de Suárez, lo hizo con una goleada 3-1 en contra, con baile merengue incluido, cortesía del Real Madrid. Neymar abrió la cuenta a los tres minutos pero después fue todo del local, que mostró una superioridad tremenda en lo físico y en lo futbolístico para acomodarse a un solo punto del líder culé en la lucha por la Liga.

Cuando el partido aún no era partido, Messi arrancó la jugada, Suárez (en su regreso a las canchas tras la mordida del Mundial) metió el pase y Neymar clavó el 1-0 inesperado. Pero el Madrid acusó el golpe y fue con todo en busca del empate. Y empezaron a combinarse factores opuestos: las individualidades del local le sacaban chispas a las culés. Benzema avisó reventando el palo.

El partido tuvo su momento clave antes del empate, cuando Messi contó con dos chances claras para igualar a Zarra como máximo artillero de la Liga. En ambas apareció el cuestionado Casillas para impedírselo. Leo también le sirvió una a Neymar, que el brasileño no pudo definir. Fue lo último de la visita. Al toque, Piqué se tiró en el área como un arquero y Cristiano, de poca presencia hasta el momento, decretó el empate.

El complemento fue todo del Real Madrid, que llenó de problemas a una defensa que hizo agua (Mascherano fue el mejor de los cuatro). Mathieu (casi la cuelga de un ángulo) daba ventajas en el lateral y Piqué andaba cruzado. Y el local volaba con Cristiano y con James. El segundo fue de Pepe, que cabeceó sin marca un tiro de esquina, y el 3-1, tras un mal pase atrás de Iniesta, lo firmó Benzema. En Madrid se bailó al compás del merengue, que le terminó haciendo precio al deslucido Barcelona.