Check the new version here

Popular channels

Bianchi "por Carrizo Soy de river desde chiquito "

El trabajo silencioso que pone al club por delante es, por suerte, una continuidad en la historia de Vélez. Siempre aparece destacada la figura de José Amalfitani, pero recuerdo otros nombres de mi época de jugador como el del Ruso Schwartz, Porcel, Barba y Pareja (y perdonen que no pueda mencionar a todos) que apostaron a tener un club que es ejemplo en lo deportivo pero también en lo social, y que jamás arriesgarían su supervivencia en pos de los éxitos deportivos.

Esa coherencia se mantuvo desde entonces hasta ahora: cambian los presidentes y los dirigentes, pero la mentalidad es la misma. Y no es tan común en el fútbol argentino eso de trabajar para el club y apostar al largo plazo, tanto en lo que hace a un entrenador como a un manager, ya que Christan Bassedas también tuvo el respaldo necesario para desarrollar su proyecto.

link: https://www.youtube.com/watch?v=PFBE1sF-pXE

Bassedas pudo trabajar tranquilo, apoyado por los dirigentes, pero además él nunca buscó su lucimiento personal. Por el contrario, actuó y seguirá actuando como el jugador que fue, priorizando serle util al grupo,al técnico y a la institución, con profesionalismo y mucha humildad.

Con esa misma filosofía es que se apoya el trabajo de los profesionales, más allá de malos momentos circunstanciales: Gareca los vivió igual que cualquier técnico, ya que es imposible ganar todo, siempre. Los dirigentes apostaron por la continuidad de un proyecto y el resultado es una seguidilla de títulos que instala a Vélez, cada vez más, entre los grandes del fútbol argentino.

Cada vez más chicos se fueron haciendo hinchas de Vélez, y que un club de barrio hoy tenga fanáticos en todas las provincias me pone muy contento. Los éxitos que siguen llegando garantizan que ese alcance nacional continúe creciendo.

El ciclo aún abierto de Gareca, con sus tres títulos, reafirma la validez de la apuesta por la coherencia y la continuidad, incluso a nivel de los futbolistas. El plantel se fue renovando, pero tuvo una amalgama ideal entre los jugadores que surgen de las bases y los que se suman de afuera, ya que llegó "lo que no se consigue en casa" y se acopló a un equipo que ya sabía a qué jugaba. Como siempre digo, lo más importante son los jugadores, y en Vélez ellos también hacen un gran aporte a esta filosofía de primero el conjunto, después los individuos.

Solamente tengo un pedido para todos quienes forman parte de esta maravillosa institución: es hora de apuntar todavía más alto y de ir, una vez más, por la Copa Libertadores. Se hace muy difícil luchar por igual en todos los frentes, y este Vélez ya dio sobradas muestras de que tiene con qué ser, otra vez, el mejor del continente.


0
0
0
0
0No comments yet