Check the new version here

Popular channels

Bianchi, preso de la realidad

Bianchi, preso de la realidad

Los dirigentes lo cuestionan cada vez más. Las opiniones del plantel están divididas. Y él cree que saldrá a flote.



Mientras Carlos Bianchi camina hacia el túnel que lo depositará en el vestuario, la Bombonera luce desangelada. Allí, en un torbellino de sensaciones, los hinchas se debaten entre insultar al presidente del club o pedir por Juan Román Riquelme. Y hasta el Virrey, dueño de todos los apoyos, pasa inadvertido, casi como derrotado en su propia derrota.

Si Boca perdió frente a Newell’s, la peor de las caídas fue la de las acciones de Bianchi. Por eso, puertas adentro, al Virrey se lo cuestiona.

Entre los dirigentes que preparan el terreno por si vienen los malos resultados y los rumorólogos que ostentan versiones de todo tipo, la realidad del juego de su equipo parece incontestable. ¿Qué pasará con el técnico más ganador de la historia del club?

Bianchi está decepcionado por algunas situaciones.

Más allá de su coraza frente a los medios, entiende que muchos de los futbolistas en los que más ha confiado no le brindaron las respuestas esperadas.

“Trayectoria, títulos y billetera. Esa es la trilogía que suele mandar en un vestuario. Y hay jugadores que no lo están demostrando”, cuenta alguien del entorno del Virrey , como para graficar lo que siente el entrenador. El técnico sigue pidiendo referencias en los futbolistas más grandes. Y frente a Newell’s no las encontró.

La dirigencia, por su parte, tiene en claro que el rumbo de la nave no indica buenos pronósticos.

“Hace un año y medio que jugamos mal. Ya no le encontramos explicación”, cuenta uno de los directivos de peso de la institución. Públicamente, la declaración política vino de parte de César Martucci, el presidente del Departamento de Fútbol, que expresó: “Nadie le va a enseñar a Bianchi cómo tiene que ser técnico. Nosotros seguimos confiando en el cuerpo técnico por su seriedad y compromiso”. Y agregó: “Bianchi no hace especulaciones sobre que si no gana nada se va en diciembre”. Por último, marcó: “No estoy como hubiese preferido. A nadie le gusta arrancar perdiendo. Ahora debemos confiar en los refuerzos que trajimos y en el equipo. El hincha no está contento”.

En el plantel, las sensaciones son dispares.

Algunos hombres se referencian en el entrenador y lo respaldan a rajatabla. Por otra parte, como siempre en estos casos, hay algunos, en general los que tienen menos minutos, que critican por lo bajo.

“Nos falta liderazgo dentro del campo”, blanqueó un hombre que supo ser cercano a Juan Román Riquelme.

De todos modos, el Bianchi que era puro optimismo antes del arranque del torneo, se mantiene firme en sus convicciones de cara al partido con Belgrano. El equipo que perdió ante Newell’s no sufrirá grandes modificaciones, más allá del posible retorno de Juan Forlín por Lisandro Magallán y las apariciones de Gonzalo Castellani y Andrés Chávez, que piden pista.

“Se puede revertir. Estamos convencidos”, contaron desde el cuerpo técnico.

Mientras se agitan los fantasmas de Alejandro Sabella como posible sucesor, en la intimidad del vestuario azul y oro aún se piensa en un giro que brinde revancha. Recién arranca el semestre y, aunque todavía faltan capítulos en la historia, el gran protagonista del ciclo quiere dar pelea. Los dirigentes, mientras tanto, miran con recelo.
0
0
0
0
0No comments yet