Check the new version here

Popular channels

Boca como siempre humilla a su rival



El nuevo Boca de Rodolfo Arruabarrena recibió a Rosario Central con la idea de seguir por la senda de la victoria. Luego de los críticos momentos en el que los simpatizantes debieron resistir los pésimos resultados de Carlos Bianchi, el "Xeneize" buscó el boleto hacia los octavos de final de la Copa Sudamericana ante el "Canalla".

El espectáculo comenzó con una pasividad impensada. Los rosarinos le dejaban el protagonismo al dueño de casa, y los del "Vasco" se adueñaban de la pelota, pero no se acercaban al arco defendido por Mauricio Caranta. Además, el accidente que sufrió Tomás Berra preocupó a Miguel Ángel Russo, ya que al defensor se le descolocó el hombro izquierdo, cuando cayó tras un pelotazo.

Un disparo lejano de César Meli, que se fue a centímetros del travesaño visitante, y una pésima salida en defensa, que concluyó en un tiro libre desperdiciado por Nicolás Colazo, le permitieron al elenco de la ribera amenazar a su adversario. Aviso que se concretó a partir de una magnifica combinación entre Jonathan Calleri y Andrés Chávez. El pecho del ex All Boys para la llegada de su compañero, provocó que el delantero con pasado en Banfield convierta un golazo y celebre el 1 a 0. La fiesta se teñía de "azul y oro".

Cuando transcurrían 35 minutos de la primera etapa, el pleito empezó a resolverse a partir de las infantiles infracciones de Lucas Acevedo. Tal vez por su inmadurez, el central cometió dos faltas seguidas que obligaron a Diego Abal a expulsar al defensor. Con uno menos, las posibilidades de los rosarinos eran prácticamente nulas.

En el complemento, la visita tuvo que salir a buscar el empate que le permita soñar con los penales. Al avanzar en el terreno dejó varios huecos en su última línea, y César Meli se aprovechó de ello. La velocidad y precisión del ex Colón fueron las causas por las que Boca pudo estirar la diferencia. El de Salto habilitó en más de una ocasión a Chávez, quien al ubicarse frente a Caranta, no pudo quebrar la resistencia del arquero. Sólo por las respuestas del cordobés, Rosario Central se mantuvo con vida.

El 2 a 0 que selló definitivamente la serie, fue producto de la gran triangulación ofensiva del equipo de Rodolfo Arruabarrena. La acción que aparentaba tener toques intrascendentes, culminó con un exquisito centro de Fernando Gago para que la gran figura de la noche celebre su segunda conquista. La mística copera volvía a sentirse en las instalaciones de la entidad porteña.
0
0
0
0No comments yet