Check the new version here

Popular channels

[Boca] Fuenzalida, el sexto refuerzo

El sexto refuerzo ya está adentro, pero lo que pasó en San Juan dejó dudas y preocupación en Bianchi. El domingo, cueste lo que cueste.



Boca acordó todo de palabra con su sexto refuerzo. José Pedro Fuenzalida es su nombre, chileno de 29 años, proviene del Colo Colo y son pocos los hinchas que lo reconocerían en Ezeiza cuando llegue en el avión del país vecino. Uno más, en definitiva, que se suma a Calleri, Castellani, Carrizo, Meli y Chávez, los elegidos en el mercado de pases de invierno. ¿Podrá ser una vía de solución real para los problemas que mostró el equipo el sábado en San Juan y que no son más que la profundización de los que arrastra desde hace un año y medio? Es tan difícil que suceda como injusto que alguien lo espere. Lo que todos los que están involucrados afectivamente con los colores necesitan es que las respuestas positivas las pueda dar el equipo en la cancha. El domingo es la primera parada. Y nada parece indicar que sea un partido más.

Primer escenario posible: Boca le gana a Newell’s y la ausencia de Riquelme se hace menos notroria, los tres puntos sirven de bálsamo y los fantasmas se alejan, al menos, por una semana.

Segundo escenario posible: Boca empata o pierde en la misma línea preocupante de sus últimos tiempos. ¿Cómo se sostiene un equipo que nunca aparece? No se trata sólo de inquietudes periodísticas ni de interpretaciones basadas en el sentido común (lo que sería perfectamente válido, por otra parte). Daniel Angelici, en Fox Sports Radio, pidió “sacarles presión a los jugadores” e imaginó el domingo un estadio amigable, por llamarlo de alguna manera. “Confíamos en los socios”, dijo, sin poder ocultar que lo “único que sirve es salir campeón”. Lo que se olvidó de mencionar es el cómo, que justamente es lo que preocupa a los que caminan diariamente en los pasillos del club.

La salida de Riquelme es considerada tanto de forma positiva como preocupante, según desde que lado se la mire. En el vestuario -cuentan quienes se mueven con libertad dentro de Casa Amarilla- se respira otro aire, alejado de las disputas entre unos y otros a los que se había (mal) acostumbrado en los últimos años. Pero ese clima positivo era, justamente, lo que esperaban que se traslade a la cancha en San Juan, en la primera oportunidad de demostrar que no era “el equipo de Román”. ¿Existía una chance en la que Boca vaya más de banca? Frente a un rival de otra categoría, con todo el apoyo dirigencial (viajó toda la cúpula), la motivación al máximo y refuerzos con hambre voraz. Fue derrota -y con ella se acentuaron los temores. ¿Quién es el líder futbolístico del equipo? ¿Quién conduce desde dentro de la cancha? Hasta que Gago vuelva a ser Gago, el lugar está vacante. Y partido a partido en los que no se demuestre lo contrario, la figura del Riquelme jugador será cada vez más grande.

Bianchi está golpeado. Con fuerza, con ganas, pero desconcertado por errores que a esta altura lo sorprenden. Nadie debería esperar un volantazo con respecto a los jugadores que puso en cancha. Salvo alguna variante ofensiva (¿Burrito Martínez?), el equipo será el mismo que quedó eliminado de la Copa Argentina. Una chance menos de las que contaba para poder continuar en el cargo en el 2015: aunque Angelici lo negó, hay un acuerdo tácito para que el DT deje el cargo si no consigue ningún título antes de fin de año. El domingo en la Bombonera tiene la posibilidad de empezar con el pie derecho. ¿Encontrará la Fuenzalida?
0
0
0
0
0No comments yet