Popular channels

Boca irá por el empate ante River

"Habrá presión en todos lados"




"River tiene jugadores de mitad de cancha hacia adelante que desequilibran y habrá que tener cuidado. Además, presionan mucho la salida", será la frase que, acaso, más resonará en los oídos del mundo xeneize durante estos días previos al superclásico. Pertenece a Rodolfo Arruabarrena y pone blanco sobre negro entre dos mundos opuestos. Dos presentes distintos. El de Boca, que a los ponchazos intenta ponerse de pie tras el cachetazo que le propinó Racing en 34 minutos y el empate sobre la hora que lo dejó sin tres puntos vitales en su visita a Banfield. Enfrente, River, un equipo que asume el protagonismo, aunque en las últimas dos jornadas apenas sumó dos puntos. Un oponente que tiene una línea de juego definida y hacia ella rumbea, sea cual fuere el rival.



La insatisfacción del DT es grande, dadas las limitaciones del adversario al que derrotó Boca en una Bombonera clamorosa que, en todo momento, tuvo la mente puesta en el próximo domingo.



Sabe Arruabarrena que así, con estos pergaminos, la misión monumental corre riesgo de chocar contra un muro que puede dejar secuelas. No se detuvo allí el Vasco. Con su impronta simple, casi campechana, admitió que le preocupa la presión constante que ejerce el equipo millonario. Un asfixia ofensiva que se traduce en goles y rendimientos de alto voltaje. "Es verdad que ellos presionan bien. Nosotros también presionamos bien. Y bueno, va a haber pressing en todos lados entonces... Ahí habrá que trabajar", contó.



En rigor, la preocupación es central para el entrenador. Y sobran los motivos. Sin Daniel Díaz, el acople entre Mariano Echeverría y el pibe Lisandro Magallán ofrece un atajo para cualquier rival. Y ayer, contra el Cervecero, la defensa titubeó una y otra vez. A la dupla de zagueros se suma Leandro Marín, que en la franja derecha brinda muchas facilidades. Con esta producción, el Vasco cavilaba en una tarde complicada pensando en el tridente Pisculichi-Mora-Teo Gutiérrez.

El gol de Carrizo y los tres puntos calman la ansiedad y serenan los ánimos. "Lo importante es el triunfo, haber mantenido el cero y habernos recuperado de una derrota como la que tuvimos con Racing", precisó. Al menos, hasta el domingo, cuando sepa en carne propia qué le depara el destino a este Boca que no logra plasmar el estilo y las convicciones de un técnico que está convencido de lo que quiere, pero que no logra que los intérpretes asimilen su mensaje.



"Lo más importante fue el triunfo, haber podido mantener el arco en cero y levantarnos después de una derrota que dolió mucho, contra Racing. Pero después sabemos que tenemos que mejorar muchas cosas. Hicimos algunas cosas bien y otras no, que habrá que trabajar. No estamos satisfechos porque tenemos que mejorar en todas las facetas", explicó. Y añadió: "Contra Quilmes estuvimos algo imprecisos en el primer tiempo en los últimos metros. También acelerados. Y después, cuando nos pusimos en ventaja, no supimos aprovechar los espacios que dejó Quilmes. Ellos trabajan bien la pelota parada, tienen gente de buena estatura y teníamos que tener cuidado con eso. Está claro que tenemos que mejorar de cara al clásico".

En su análisis de la victoria ante Quilmes, a Boca le faltó movilidad a pesar de mostrar cierta intensidad. Un hecho que provocó la merma en el juego interior, clave para la impronta que pretende imprimirle el Vasco al equipo xeneize.



Con el superclásico a la vista, a Boca no le sobró nada para imponerse a Quilmes. Apenas aprobó el examen. Hasta podría inferirse que el gol de Carrizo fue la única diferencia con el Cervecero
.

No te vayas sin comentar!

0
0
0
0No comments yet