Popular channels

Boca: "Jamás pensé que el Vasco pudiera elogiarme así"

Aún le cuesta asimiliar su nueva vida como jugador de Boca y ahora que Arruabarrena lo ratificó como su 9 titular, Jonathan Calleri renueva sus ilusiones: quiere salir campeón y hacerle otro gol a River. Súper pibe.




No se puede creer”, dice, mete la mano en el bolsillo de su pantalón y saca ese teléfono que no para de vibrar. “No dejan de entrar mensajes y de llamar. Es el mismo número de siempre, nunca lo cambié”, avisa, asoma una sonrisa y no queda claro si es por nervios, vergüenza o satisfacción. Los colores de la camiseta y la titularidad en el centro del ataque de Boca es lo que modificó la vida a Jonathan Calleri. “Estoy contento por lo que me toca vivir, adaptándome, no esperaba esto”, completa, el día después de que su nuevo técnico, el Vasco Arruabarrena, no parara de elogiarlo y confirmarlo como pieza titular. A los 20 años.

-¿Te cambió algo más en este tiempo que llevás en el equipo? En la calle, con los hinchas...

-Me empezaron a conocer. Me alientan, le ponen buena onda. Soy chico y me está cambiando la vida, no es lo mismo salir a la calle siendo una persona normal que un jugador de Boca. La vida te cambia por completo. La verdad es que me estoy adaptando a vivir todos los días siendo jugador de Boca.

-Tu primer objetivo era pelear por tener unos minutos y hoy sos el 9 titular. ¿Lo esperabas tan pronto? -Lo primero que quería era quedarme en el plantel y después la meta era tratar de jugar de titular. Es cierto que lo define el técnico, pero quería eso. Fueron pasando los días, me fui ganando un lugar, convenciendo de que podía estar a la altura de los delanteros de Boca y hoy estoy jugando. Es un premio al esfuerzo.

-Primero convenciste a Bianchi y después a Arruabarrena, que encima te elogió mucho.

-Carlos puso su confianza desde el primer minuto, no lo esperaba. Demostré que puedo estar a la altura, aunque muchos creían que viniendo de All Boys no podía jugar en Boca, o que por haberme ido a la B no podía jugar en Boca. Pero no tiene nada que ver. Y con el Vasco pasó algo parecido, me puso de entrada y por suerte pudimos ganar. Le agradezco mucho por sus palabras.

-Decís que había quienes dudaban de vos por llegar de All Boys. ¿Vos no pensabas también que te iba a costar? -Creo que no tiene nada que ver. Haberme ido a la B es parte del pasado y creo que mi presente es estar en Boca y ganarme un lugar. Yo trabajo para jugar y después ya depende de lo que se merece cada jugador. Creo que si Boca o Bianchi se fijaron en mí fue por algo. Hoy estoy acá y es un presente inesperado, jamás imaginé que podía estar así.

-A Bianchi le agradeciste después del triunfo ante Vélez. ¿Qué te enseñó y qué te dejó él durante el tiempo que lo tuviste? -Muchas cosas, como 9 que fue me habló mucho sobre la definición, cómo manejarme en el área... Me enseñó mucho.

-¿Te sorprendieron los elogios de Arruabarrena y que te confirme como delantero titular? -Sí, porque desde primer momento puso su confianza en mí. Jamás pensé que podía llegar a decir eso, menos de mí, que recién llego a Boca y soy chico. Con los delanteros que hay, que el Vasco me elogie a mí...

-¿Le dijiste algo? ¿Le agradeciste al Vasco? -No, no sé si agradecerle o no. Escuché o leí lo que dijo, y el día que se lo pueda agradecer, lo haré. Me dejó muy bien parado, ja.

Los sueños de Calleri eran mucho más chicos, más cercanos. “Quería ser como Solchaga”, repitió varias veces, poniendo al histórico goleador de All Boys como meta a alcanzar. La titularidad en Boca conlleva sueños más pesados, por más que todavía luche por mantener el espíritu de barrio, a la sombra de la cancha de All Boys. Hoy las comparaciones podrían ser con próceres con estatua en el museo del club.

-Ahora que sos titular, ¿no te pesa jugar en el lugar de uno de los últimos grandes ídolos, como Palermo? -Obviamente que sé lo es Palermo en Boca y que es el goleador histórico del club, pero no me pesa porque somos de distintas características, yo no me defino como 9 centrado como es Emmanuel, más goleador. Yo soy de salir a jugar, pivotear y si se puede, hacer un gol. No me defino como 9 de área.

-Te faltan más de 200 goles para alcanzarlo...

-Uno ya tengo, y otro en un amistoso, jaja. La verdad que cuando mirás por la tele todo lo que hizo te das cuenta de lo grande que fue, lo que significó, el gol a Perú, en el Mundial... No me identifico tanto con él, sino con un 9 más pivoteador o media punta.

-Pero sos el 9 titular, ¿te debés presionar para convertir goles? -No, no. Mientras el equipo gane no me presiono, aunque tengo muchas ganas de meter uno trato de estar tranquilo, pero cuando jugás donde juego yo... También sé que mientras ganemos no pasa nada, pero cuando los resultados no se den al primero que le van a caer es a mí.

-¿Soñás con un gol en un clásico, un gol a River ? -Primero está Racing, para jugar contra River falta, pero a uno ya le empieza a picar el bichito, sueño con un gol a River.

-Ya le hiciste uno.

-Le hice uno con All Boys en el Monumental, pero no es lo mismo. Estoy tranquilo, paso a paso, que vamos por el buen camino...

-¿Qué cambió en el equipo en estas fechas? -La actitud. Cuando perdíamos 1-0 con Vélez la gente vio el juego y actitud que puso el equipo y aplaudió. Eso ayudó mucho para que saliéramos al segundo tiempo para revertir el resultado y confiados en que lo podíamos ganar.

-¿Cómo se logró ese cambio de un día para el otro? ¿Sólo porque se fue un técnico y llegó otro? -Obviamente cuando viene un técnico nuevo todos quieren estar, los que estaban con chances, los titulares indiscutidos y los que estaban borrados. Hay nuevas esperanzas. Y el Vasco puso su sello, su esquema, su manera de jugar. Y ganar el primer partido dando vuelta un resultado de local ayudó mucho para que el equipo logre su juego.

-De todas las cosas que les pide el técnico, ¿qué es lo que lo define? -La manera de jugar, la intensidad, la tenencia de pelota, la tranquilidad que transmite, le da una confianza al jugador que es difícil sacársela.

-¿Te hace sentir titular, pieza importante? -Para el partido sí. Después tengo que demostrar o ratificar por qué me puso. El otro día jugó Emmanuel, hizo el gol, fue la figura. Sale uno, entra otro, no hay titulares y suplentes, en la delantera rotamos todos. Recién cuando te da la pechera te sentís titular.

-Ahora que ya lograste meterte en el equipo, ¿qué te propusiste en este campeonato? -Tratar de hacer goles, jugar la mayor cantidad de minutos posibles y, cuando uno llega a un club como Boca, salir campeón de las dos competencias o al menos de una, pero salir campeón.
0
0
0
0No comments yet