Check the new version here

Popular channels

Boca: la moda del 2000 y tambien la vergüenza nacional

la moda del 2000 resultó ser la vergüenza nacional

Vergüenza: en el túnel visitante, cuando los jugadores de River se dirigían al campo de juego para disputar el segundo tiempo, particulares les arrojaron gas pimienta a los futbolistas visitantes. Se pudo ver a Vangioni y a Ponzio con claros signos de dolor y los ojos hinchados. Además, la mayoría de los jugadores tenían la camiseta manchada con un líquido de color rojizo. En tanto, el árbitro Darío Herrera declaró: "Vamos a esperar un tiempo prudencial para que se recuperen los jugadores.
Marcelo Gallardo relató lo ocurrido: "Cuando salíamos para el campo de juego, en el túnel, les arrojaron un líquido a los jugadores. Yo lo vi porque venía atrás de ellos". En ese momento, el presidente de River, Rodoldo D'Onofrio, irrumpió en el campo de juego. También lo hicieron algunos dirigentes locales. En medio del escándalo, Arruabarrena se cruzó con Gallardo.

Se terminó la espera y la trilogía de Superclásicos llega a su fin. El del torneo fue para Boca, pero la ida por los octavos de final en el Monumental fue 1-0 para River y los de Rodolfo Arruabarrena deberán revertir el marcador para avanzar a los cuartos. Cuando Darío Herrera, el árbitro designado para impartir justicia en la Bombonera, pitó el inicio del partido, con el 0-0 es el equipo de Marcelo Gallardo el que estará en la siguiente instancia. Boca deberá ganar por dos goles para pasar, mientras que el 1-0 del local forzará una definición por penales.
Los once de Boca que intentan darle vuelta a la serie son Agustín Orion; Gino Peruzzi, Daniel Díaz, Guillermo Burdisso, Nicolás Colazo; Pablo Pérez, Marcelo Meli, Fernando Gago; Cristian Pavón, Daniel Osvaldo y Federico Carrizo. Mientras que River defenderá la ventaja de la ida con Marcelo Barovero; Emanuel Mammana, Jonatan Maidana, Ramiro Funes Mori, Leonel Vangioni; Carlos Sánchez, Leonardo Ponzio, Matías Kranevitter, Sebastián Driussi; Gonzalo Martínez; y Rodrigo Mora.
Apenas 47 segundos tardó Herrera en sacar la primera amarilla y bajar un mensaje claro: el juego brusco no iba a estar permitido. A Osvaldo se le fue larga una pelota que recuperó Sánchez, el delantero de Boca bajó a su rival desde atrás y fue amonestado. Los primeros diez minutos fueron de nerviosismo puro, mucho roce y apenas un par de centros que cayeron en el área de Barovero que la defensa de River supo controlar.




0
0
0
0
0No comments yet