Check the new version here

Popular channels

Boca no pudo con la Mistica Copera Rosarina



Boca lo tenía definido, pero cuando el reloj ya se había pasado de lo adicionado, apareció Becker y le robó del bolsillo el triunfo al equipo del Vasco: fue 1-1 en Arroyito. Más allá de la igualdad, Boca volvió a dar buenas señales futbolísticas. Hubo mucha bronca en el final.

El lamento Gigante de Boca es, simplemente, por el resultado, ya que que se le escurrió el triunfo cuando el reloj marcaba más tiempo de lo que Vigliano había adicionado. Porque después, Boca volvió a dar buena señales futbolísticas. Pero Rosario Central reaccionó en el segundo tiempo y, en la última jugada del encuentro, puso el 1-1 final por el partido de ida, en Arroyito, por los 16avos. de la Copa Sudamericana.

El equipo de Arruabarrena se pareció mucho en el rendimiento al que le había ganado a Vélez. Meli, otra vez Meli, fue un tractor en el mediocampo. Recuperando y jugando. Incansable. Hubo sociedades y triangulaciones entre Calleri, Meli y Chávez que provocaron alto riesgo en el arco de Caranta. Las dos más claras, en los pies del ex Banfield, fueron provocadas por combinaciones a un toque y pase precisos. Pero el que rompió el cero fue un centro de Marín -acierto del Vasco de darle la confianza en el lateral derecho-, que Chávez le falló al cabezazo y fue una distracción para el arquero. Boca ganaba con autoridad y jerarquía. Central no contestaba con ataques. Lo que hacían los de Russo para cortar el circuito de juego de Boca era meter pierna fuerte.

Para el segundo tiempo los roles de los equipos no fueron los mismos. Boca se quedó, se equivocó mucho en el último pase y Central comenzó a inclinar la cancha. Ese dominio Xeneize ya no era el de antes y perdió la pelota. El Canalla se arrimaba y buscaba (mucho) con pelota parada. Abusó, también, de los bochazos a la cabeza de Abreu, pero avisaba. Orion salvó un tiro libre de Delgado y el rebote de Abreu. El juez no vio una mano de Marín en el área y Central insistía. Delgado, nuevamente, rompió el travesaño. Y cuando parecía que nada cambiaría el marcador, porque a esa altura Donatti ya había sido expulsado, Becker pidió el tiro libre y puso la igualdad cuando Boca creía que el triunfo ya estaba asegurado.

Una lástima lo que se le escapó a Boca, pero Gigante lo que rescató el Central.
0
0
0
0
0No comments yet