Check the new version here

Popular channels

Breve historia del estadio único de La Plata



ESTADIO UNICO DE LA PLATA


LA HI$TORIA DE 100.000.000




El 19 de diciembre de 1991, el Congreso bonaerense autorizó a la Provincia de Buenos Aires la construcción del Estadio Único de La Plata. El proyecto no fue un invento del entonces gobernador Eduardo Duhalde, pero le servía como una monumental obra en sus aspiraciones a ocupar la presidencia de la Nación. Hacía pocos días, el dirigente de Lomas de Zamora y vice de Carlos Menem había asumido la primera magistratura bonaerense y desempolvó una idea archivada desde 1947: una cancha de fútbol para la capital provincial. Dos años después, el arquitecto Roberto Ferreira ganó el concurso con un diseño en forma de ocho. Sin embargo, el plano original tendría grandes modificaciones en su dibujo y, sobre todo, en su costo. El proyecto inaugurado ayer rondó los 100 millones de pesos de inversión total, pero hay quienes afirman que en realidad ascendió a los 130 millones. Pasaron 20 años y muchas sospechas desde que los legisladores votaron la Ley 11.188.





En la cabeza del ex gobernador rebotaba la idea de transformar el estadio en una obra faraónica en las 36 hectáreas donadas por su antecesor Antonio Cafiero. “Un orgullo para La Plata”, se repetía mientras miraba los canales de deportes junto a su esposa Hilda González. ¿Cómo transformar un pequeño coliseo de 32 mil personas en una gran arena techada similar a las imágenes que transmitían los canales de deportes estadounidenses? Con plata. Y con mucha.



Roberto Ferreira volvió entonces al panel de dibujo. El hijo de Manuel Ferreira, el mítico delantero de Estudiantes de La Plata de los años veinte, mostró su nuevo diseño con toldo, tal cual le había pedido el nuevo hombre fuerte de la provincia. El techo triplicó el presupuesto. El nombre del Estadio Único cambió para los platenses: “Monumento a la corrupción.” El proyecto original preveía desembolsar unos 3 millones de dólares. El primer plano implicaba un costo de 20 millones. Con el techo, el valor se disparó a 60 millones.
El 23 de febrero de 1998, un sonriente Eduardo Duhalde colocó la piedra fundamental del Estadio. Ya no le alcanzaban las fotos de los cortes de cinta de hospitales que luego carecían de equipamiento y personal. El moderno edificio debía ser uno de sus caballitos de batalla en su carrera por cumplir el sueño de llegar a la presidencia. Duhalde aspiraba a inaugurar su fastuoso capricho a fines de 1999, como una muestra del ingreso al siglo XXI.
Los 312.545 paneles del publicitado techo fueron importados de los Estados Unidos. La empresa Birdair –que ostenta en su página web ser una “contratista líder en estructuras de claroslargos y de estructuras tensadas de gran tamaño y a la medida”– se quedó con un negocio de entre 15 y 18 millones de dólares. La membrana de carbono y fibra de vidrio llegó a la Argentina pero fue retenida en la Aduana porque la provincia no pagaba el IVA del trámite de importación. El resto del techado estuvo a cargo de la empresa estatal Astilleros Río Santiago. Pero la estructura soldada por los obreros navales quedó arrumbada durante los ocho años que los paneles fueron retenidos en el puerto, a pocos kilómetros del Estadio.
En 2002, Duhalde logró su objetivo a pesar de que el complejo todavía no había sido inaugurado. Cuando la Asamblea Legislativa nombró al ex gobernador bonaerense como presidente interino, las obras volvieron a tomar impulso. La rebelión popular del 19 y 20 de diciembre de 2001 se había cargado a Fernando De La Rúa y a los reiterados intentos de sucesión. Duhalde soñaba ser el pacificador. Felipe Solá (entonces mandatario provincial) tenía por esos tiempos buenas relaciones con el duhaldismo (al igual que ahora, salvo por su breve paso por el kirchnerismo) y tomó el desafío de finalizar el proyecto. A fines de ese año, la Nación, Buenos Aires y La Plata se comprometieron a financiar con 11 millones de pesos el trabajo. En plena crisis social, política y económica, la Casa Rosada y la provincia se comprometieron a pagar el 40% y la municipalidad de la ciudad de las diagonales el 20% restante.
El 7 de junio de 2003, el Estadio Único de La Plata fue inaugurado parcialmente con un recital del grupo folklórico Los Nocheros. Pero las obras no se habían terminado.


Fuentes:
http://www.arquitierradelfuego.com/contenido/leer/300-reinauguran-el-estadio-Unico-de-la-plata.html
http://tiempo.elargentino.com/notas/historia-de-una-obra-faraonica-de-duhalde-con-sospechas-de-corrupcion



0
0
0
0No comments yet