About Taringa!

Popular channels

Camino Al Fracaso

BUENOS AIRES- Con un mediocampo más combativo que creativo, San Lorenzo se presentó en un escenario de gratos recuerdos. Central, ante su gente, salió a jugar con el sello de Reinaldo Merlo, su flamante entrenador. Ambos esquemas, ajenos a la libertad ofensiva, proponían una constante disputa en la mitad de la cancha con el propósito de generar algún contragolpe.

El Ciclón plasmó una línea de cuatro muy parecida a la del Clausura 2007, con Tula, Aguirre (en lugar de Méndez), Bottinelli y Aureliano Torres. Pero la misma un duró ni media hora. A los 26 Bianchi Arce tuvo que reemplazar a Tula, que se torció el tobillo en una jugada desafortunada. Russo tuvo que rearmar la defensa.

Sin ser superior, daba la sensación de que el Ciclón era un poco más que su rival, desesperado por escaparle a la zona de promoción. Sin embargo, a San Lorenzo le costaba generar juego, y sólo inquietaba al arquero Broun con centros y tiros de media distancia. Y de esa forma, tenía el control del juego, ausentó peligrosidad en el arco de Centeno y comenzó a sumar confianza.

A los 30 minutos, como se preveía, Cristian Ledesma sacó un remate de treinta metros para vencer al uno canalla. El remate, seco y bajo a la derecha, evidenció el mínimo merecimiento que tenía San Lorenzo por sobre su rival.

Pero, una distracción defensiva le dio el empate a Central. Un corner que forzó Caraglio desde la izquierda le permitió al juvenil Burdisso cabecear solo para mandar la pelota al fondo de la red. La primera desconcentración azulgrana fue bien aprovechada por los rosarinos, que poco habían hecho en toda la primera parte.

Pasada la furia canalla, San Lorenzo volvió a circular la pelota con Adrián González, Aureliano, Rivero y Ledesma. Por su parte, Bergessio y Fornaroli aguantaron todo lo que les llegó. El uruguayo mostró movimientos interesantes, pero le faltó claridad para concretar alguna de sus buenas intenciones.

Cuando se moría el primer tiempo, Central aprovechó otro paso en falso de la línea defensiva del equipo de Russo y el minuto adicional que regaló el árbitro Javier Collado, que sólo había marcado un minuto de descuento. El delantero Zelaya superó en velocidad a Bottinelli y tocó por un costado ante la salida de Centeno. Increíblemente, San Lorenzo se fue a los vestuarios en desventaja.

La segunda etapa empezaría como terminó su antecesora. Un Central explosivo siguió hiriendo la tibieza de San Lorenzo. Por la derecha, Zelaya realizó una corrida maratónica para habilitar a Méndez que, solo por el centro, tocó para quebrar la resistencia de Centeno.

A pesar de la desventaja, el Ciclón no reculó e insistió con los tiros desde afuera del área. Pudo ser de González o Aureliano, pero la puntería no era exacta y los locales se alimentaban del hambre de San Lorenzo.

Los de Russo eran los dueños de la pelota, pero los de Merlo tenían las situaciones, siempre generadas por contragolpes. Por ello, para frenar el vértigo canalla, el DT del Ciclón llamó al Chaco Torres, que ingresó por Ledesma a los treinta minutos. Ya nadie sabía qué función cumplía cada futbolista y menos aún ninguno descifraba a qué jugaba el cuadro de Boedo.

Otra de las vía que usó San Lorenzo fue la aérea. Silvera tuvo el descuento sobre el final y Broun, en una de las pocas buenas intervenciones que tuvo, tapó un cabezazo bajo. Una nueva derrota estaba consumándose para los de Boedo, justamente ante un rival que hacía ocho partidos que no sumaba de a tres.

El Ciclón cayó nuevamente, esta vez ante un entusiasta conjunto que no se mostró del todo superior, pero que tuvo más actitud y empeño para doblegar la tibieza azulgrana. Nada más. Central es uno de los peores equipos del campeonato, sino es el peor. Y San Lorenzo parece ir camino a ello, alejándose de la punta del Clausura, patrimonio de equipos chicos, pero equipos al fin.
0No comments yet