Check the new version here

Popular channels

Capiatá enmudeció a la Bombonera

Boca Juniors vivió una de las peores noches de su historia al caer derrotado 1 a 0 por el humilde equipo paraguayo, de apenas seis años de vida, en el marco del partido de ida por los octavos de final del certamen internacional.



Boca Juniors perdió ayer con Deportivo Capiatá, de Paraguay, 1 a 0 en La Bombonera, en el partido de ida de los octavos de final de la Copa Sudamericana de fútbol que significó la mayor sorpresa de la actual edición del torneo. El gol fue convertido por el defensor Lisandro Magallán, en contra de su valla, a los 44 minutos de la primera parte. La revancha se jugará el próximo jueves 23 de octubre en la cancha de Sportivo Luqueño, ubicada en la ciudad de Luque, donde ejercerá su localía Capiatá. El ganador de la llave entre argentinos y guaraníes irá en cuartos de final ante Lanús o Cerro Porteño, de Asunción.
Boca fue en la primera parte, pura voluntad en la velocidad sin ideas de Andrés Chávez y alguna intención desde afuera del área de Gonzalo Castellani y, pese a contar con tres ocasiones claras de marcar, el juego asociado brilló por su ausencia. Capiatá, conciente de su menor poderío, salió a la cancha con un claro esquema de 4-4-2 pero sin resguardarse en su área y dando pelea en el mediocampo, con el arquero Antonio Franco como su mejor figura, en tres situaciones netas.
Las que no capitalizó el dueño de casa, sí lo hicieron los paraguayos, que tras un corner de Oscar Ruiz y un cabezazo de Carlos Ruiz Peralta, encontraron el desvío en el pecho de Magallán y tras una salida lenta y con dudas de Agustín Orión, Deportivo Capiatá encontró la ventaja.
Tuvo el empate ya en tiempo de descuento Boca con un cabezazo de Jonathan Calleri, salvado por Franco, y el árbitro brasileño Silvio Ricci ignoró un claro penal por mano de Angel Martínez, para irse al descanso con un resultado que era demasiado castigo para los de Rodolfo Arruabarrena.
Si la primera etapa fue desalentadora para Boca, lo que restaba fue todavía peor. Con un centenar de centros contra el área rival, Boca no desequilibró nunca a la férrea defensa de Capiatá, que desbarató todo intento con armas nobles y buen acople de sus integrantes.
Recién a la media hora una jugada individual de César Meli fue detenida por Franco, la figura de la cancha, y Boca se cansó de desperdiciar centros contra el área contraria.
Capiatá logró un resultado histórico para su corta vida (se fundó en 2008) y casi estira la ventaja en una réplica que definió desviada Fabio Escobar, a los 37. Para Boca un resultado impensado, ante el mediocre rendimiento en el torneo local, deberá ahora revertir la desventaja en Paraguay para no vivir una de las decepciones más grandes de su historia a nivel internacional.
0
0
0
0
0No comments yet
      GIF
      New