Check the new version here

Popular channels

Carlos Tevez.....Un Grandee

Como sabemos...carlos tevez es uno de los mejores delanteros que tiene nuestra seleccion argentinaa.y x eso me tomee el tiempo de hacer este post! spero q less guste!





Nombre completo: Carlos Alberto Tévez
Apodo: Carlitos, El Apache, Sir Charles, Carlinhos, El León
Fecha de nacimiento: 5 de febrero de 1984 (25 años)
Lugar de nacimiento: Ciudadela (Buenos Aires), Argentina
Nacionalidad: argentino
Club actual: Manchester United
Posición: Delantero
Altura: 1,69 metros
Partidos internacionales: 43
Goles totales: 74 (clubes)
7 (selección argentina)
Año del debut: 2001
Club del debut: Boca Juniors



Un Poco De Su Historia



Bostero hasta la médula, Carlos Tevez cumplió el sueño de jugar y ser campeón con Boca. Desde sus comienzos, allá en las canchas con poco pasto del Estrella del Uno, siempre supo que iba a ser futbolista. Rápido, hábil, inteligente y guapo, rápidamente se ganó el cariño de los hinchas, que lo adoptaron como el nuevo ídolo. La prensa, incluso, llegó a compararlo con Maradona. Ese es Carlitos, un chico de barrio y familiero que, pese a la fama, nunca va a cambiar. Seguirá siendo el mismo pibe que creció en Fuerte Apache.

Carlitos nació el 5 de febrero de 1984, en Capital Federal. Hijo de Adriana Martínez y Segundo Raimundo Tevez, de chico supo lo que es tener que ganarse el pan. Su viejo laburaba de sol a sol para poder llevar comida a la humilde casa de Fuerte Apache. Allí, en el departamento L en el primer piso de la calle Barragán 214, en pleno barrio Ejército de Los Andes, empezó a vivir su sueño. Entonces, Carlitos, mientras pulía sus condiciones innatas en los potreros del barrio, se juramentó que un día iba a lograr que sus padres y sus hermanitos (Diego Daniel, Miguel Angel, Ricardo Ariel y Déborah Gisell) no tuvieran que pasar más por eso. Mientras, su sueño de jugar con la camiseta de sus amores, iba en aumento. “Yo, con la pelota y en familia, soy feliz. Siempre hay que valorar lo que uno tiene. Nací en una villa, me crié en una villa y mis raíces siempre van a estar ahí. Por más que sea famoso nunca voy a agrandarme”, asegura.

“La vida en el Fuerte era muy linda. Todos mis valores los aprendí ahí. El respeto, la humildad, el sacrificio, saber valorar las cosas... En el Fuerte, el que quiere vivir tranquilo lo puede hacer. Depende mucho de la contención y de los límites que te fije la familia. Obviamente, si uno quiere prenderse en la joda, se va a prender. Yo tenía un amigo al que quería mucho, que se llamaba Darío Cabañas y era un fenómeno que jugaba conmigo en Santa Clara. El pibe tenía una familia hermosa, igual entró en la joda y lo mataron en el 2001. No hay necesidad, pero a algunos les gusta. Por esa boludez yo perdí a uno de mis mejores amigos. Son las cosas de la vida que a uno le duelen mucho. Yo me enteré de su muerte en el Mundial Sub 17 de Trinidad y Tobago, al día siguiente de la derrota con Francia, y eso me terminó de destruir. Para hablar del Fuerte primero hay que vivirla. Yo no voy a hablar de tu barrio si no lo conozco. Roban en Devoto, en San Isidro, en La Boca, y enseguida todos dicen que eran del Fuerte Apache. Siempre pasa lo mismo. Parece que el Fuerte Apache es Boca, vende mucho...”, explica Carlitos con la misma facilidad que limpia defensores en las canchas.

Nace el futbolista. De pibe ya mostraba las condiciones que más tarde lo destacarían en Primera y en la Selección. Por eso, Ramón Maddoni, su descubridor, lo quiso llevar a jugar a Parque, que en aquel entonces pertenecía a Argentinos Juniors. Ya en All Boys, Maddoni volvió a la carga. Pero a Carlitos no lo seducía ir a Argentinos. Una tarde, Ramón lo llamó y otra vez le ofreció ir a jugar a Parque. Y de nuevo escuchó una negativa. “Pero ahora Parque está con Boca”, le dijo el entrenador. Los ojos negros de Carlos se iluminaron como nunca. No lo dudó ni un segundo. Dejó todo y se fue a Boca. Así comenzaba una historia de amor como pocas...

Generalmente, los sábados no hay mucha gente en Casa Amarilla para ver las Inferiores de Boca. Pero, poco a poco, se empezó a correr el rumor de que en la categoría 84 había un delantero chiquito y atrevido que hacía maravillas. Entonces, cada vez que su equipo jugaba de local, la tribuna del predio se completaba con curiosos que iban a ver a Carlos Tevez. En Novena, Octava y Séptima, se cansó de hacer goles. Era una atracción. “Ramón me quería llevar a Parque desde un montón de tiempo antes, incluso en la época en la que estaba en Santa Clara. Pero yo no quería ir a Argentinos, no me interesaba porque era más o menos lo mismo que All Boys en cuanto a la infraestructura y a lo que me ofrecían. Pero cuando Ramón pasó a Boca, me fui con él de una. Jugué algunos campeonatos con la 84 de Parque, que después se fue entera para Argentinos, y después caí en la pre-novena de Boca. Para mí, Ramón es como mi segundo papá. Lo que hizo lo valoro mucho. El es un tipo que no aparece sólo en la buena: cuando yo esté mal o me pase algo, seguro que va a venir y se va a sentar conmigo para darme una mano”, afirma Carlitos.

Amor a primera vista. El romance de Carlos Tevez con el hincha de Boca fue instantáneo. Se conocieron formalmente el 21 de octubre del 2001, en Córdoba. Ese día, el equipo de Carlos Bianchi cayó 1-0 ante Talleres. Pero el verdadero lazo afectivo se empezó a construir al año siguiente de la mano de Oscar Washington Tabárez. Y con apenas un par de besos, la gente le declaró su amor incondicional. Y a él, fanático en serio, se le hizo difícil en el arranque de su carrera separar al profesional del hincha: “Es que yo soy muy hincha de Boca. Mi papá me llevaba a la cancha en la época de Tabárez, en el 91, y me sentaba sobre sus hombros. Me acuerdo de que iba a la popular del medio, enfrente de donde está La 12, y nos poníamos en un costadito, cerca de los palcos. Ahora cuando salgo a la cancha, siempre miro ese lugarcito y me causa una gran emoción...", se sincera.

Sin embargo, su explosión definitiva llegó en el 2003, y otra vez de la mano de Carlos Bianchi. Allí se convirtió en un delantero temible y letal, capaz de ganar partidos por sí solo. Llegaron los títulos, la consagración, la fama definitiva, el acoso de la prensa…

Lamentablemente, por cosas ajenas a él y a los hinchas de Boca, Carlitos tuvo que dejar el club en busca de un poco de tranquilidad y paz. Acosado por la prensa de la farándula, que se cansó de inventarle peleas, romances y todo tipo de cosas, en diciembre del 2004 se fue al Corinthians de Brasil. Pero el amor es más fuerte. Y Tevez sabe que volverá a vestirse de azul y oro en algún momento. “Sé que voy a jugar en Boca otra vez. Quiero mucho al club y a los 26 ó 27 años estaré nuevamente allí, para disfrutar de mi gente, de mis amigos y de esa maravillosa hinchada”, dice. Palabra de Carlitos. Palabra de crack.



Sus Titulos


En el 2003, Carlitos cumplió con el sueño de toda su vida: ser campeón con Boca. El primer título que logró fue la Libertadores 2003. Claro que no fue todo color de rosa. Como había participado en el verano del sudamericano Sub 20, el Virrey le dio diez días de licencia, para que tuviera vacaciones y descansara luego de un año trajinado, y no lo incluyó en la lista para la primera fase. A su regreso, y con grandes actuaciones y goles en el Clausura, Bianchi lo anotó en la segunda fase de la Copa y fue determinante.

En el primer partido que jugó desde el arranque, Carlitos fue figura. A los pocos minutos de iniciada la revancha contra Paysandú, en Belem, encaró por la izquierda, se sacó un par de brasileños de encima y asistió a Guillermo. Después, fue una pesadilla para toda la defensa local y a él le convirtieron el penal para el tercer gol de Boca. Con el pase a los cuartos en el bolsillo, Tevez se volvió feliz a Buenos Aires. Empezaba su gran obra…

En la ronda siguiente el rival era el duro Cobreloa. La ida se jugó en Chile y la cosa no empezó bien para los de Bianchi: Fuentes, de cabeza, puso a los locales arriba a los 10 minutos del primer tiempo. Pero Carlitos agarró la pelota, apiló a un par de rivales y le sirvió el gol a Guillermo. 1-1. En el complemento, armó un jugadón por la derecha, quedó cara a cara con el arquero, la picó, la pelota dio en el travesaño y otra vez Guille facturó. Esa noche, pese a que no mojó, el diario Olé lo calificó con un 10.

Después llegó el América de Cali, los goles en la Bombonera y en Colombia y otras actuaciones de novela. En la gran final, el rival fue el Santos. Todos la anunciaron como el duelo entre Tevez y Robinho. No hubo tal duelo. Carlitos la rompió y el brasileño ni la tocó. Boca fue campeón por paliza y todos hablaron de Tevez, que incluso se dio el gusto de festejar un gol en el Morumbí con el famoso aleteo, simulando a una gallina...

Ahí llegó la consagración de Carlos Tevez. Ahí, también, pudo alcanzar lo que tanto anhelaba: ser campeón con la camiseta de Boca. Lloró como un chico (apenas tenía 19 años) y nadie pudo despegarlo de la Copa. “Esto es muy emocionante y no se puede explicar con palabras. Se lo dedico a todos los hinchas de Boca”, dijo en el vestuario del Morumbí. En total, Carlitos jugó siete partidos, convirtió cinco goles (tres al América, uno a Cobreloa y otro a Santos). Un fenómeno…

Pero ese año tenía reservadas más alegrías para él. En el Apertura, ratificó todo lo que mostró en la Libertadores. Eran tan desequilibrante que los rivales no encontraron otra forma de pararlo que haciéndole falta. “Para frenarlo hay que pegarle un tiro en la nuca”, bromeó Roberto Trotta, buscando una manera simpática de explicar que frenar el fútbol de Tevez es casi un imposible. Durante ese torneo, Carlitos sufrió la rudeza de sus rivales. Golpes, patadas, empujones, agarrones, manotazos… Tal es así que lo lesionaron y se perdió la definición del campeonato.

Fue el 2 de noviembre, en el clásico frente a Independiente. Una entrada fuerte de Félix Benito le provocó una distensión en el ligamento lateral de la rodilla izquierda. “Me quieren sacar de la cancha y lo lograron. Los árbitros no me cuidan. Tengo miedo de seguir jugando y después no poder caminar. Cuando me hizo el foul, pensé que me había quebrado. Me salen a pegar con todo. Pero lo tengo que tomar como algo del fútbol. Porque si no, no tengo que jugar más”, dijo en aquella oportunidad. Así y todo, Boca fue campeón igual y Carlitos metió ocho goles en los 11 partidos que jugó. Impresionante.

La lesión no le permitió llegar al ciento por ciento a la final intercontinental contra el Milan. Por eso, Tevez arrancó en el banco e ingresó en el segundo tiempo, en reemplazo de Guillermo. Y aún lejos de su mejor forma, logró despertar la admiración de los italianos. Boca ganó el título en los penales. Carlitos era el quinto designado pero la serie se terminó antes. De todas formas, lo festejó con todo y otra vez las lágrimas aparecieron en su rostro. "Lloré como un loco, mucho más que en el Morumbí. Te digo la verdad, no podía ni hablar", reconoce.

La última vuelta también fue muy emotiva. Esta vez, porque era la despedida de su segunda casa. Después de un año con muchos sinsabores, la Sudamericana aparecía como la mejor forma de cerrar el 2004 con una alegría. La ida frente al Bolívar fue 0-1 pero todo estaba listo para armar la fiesta en la Bombonera. No bien arrancó el partido, Martín Palermo puso el 1-0, que emparejaba la serie. Faltaba un gol para que el título sea una realidad. Y, tras un desborde de Guillermo, Carlitos marcó su (hasta ahora) último gol con la camiseta de Boca. Y se fue a festejarlo con sus amigos, esos que lo bancaron siempre y que esa noche lo recibieron con una bandera. Y le ofrendó su corazón a la gente, que tanto cariño le brindo siempre. Y se fue campeón, como se lo merecía. Aunque él se encargue de repetir que algún día volverá…


La Seleccion

Carlitos aprendió a defender la celeste y blanca desde chiquito. De hecho, conoció el predio de Ezeiza antes de cumplir los 15 años. Pasó por todos los sub argentinos y jugó el Mundial Sub 17 en Trinidad y Tobago. En enero del 2003, ganó el Sudamericano Sub 20 en Uruguay. Y si bien no tuvo una actuación destacada (es que Tocalli lo puso como enganche por la abundancia de delanteros), le alcanzó para mostrar su clase. Pero no pudo ir al mundial de Emiratos Arabes porque se superpuso con la Intercontinental…

Al año siguiente, de la mano de Bielsa, empezaron a llegar las alegrías y los títulos. En enero, en Chile, ganó el Preolímpico. Cansado y saturado, mostró chispazos de su talento y convirtió un solo gol. El 31 de marzo, el Loco le dio la chance de debutar en la Mayor. Fue contra Ecuador y por las Eliminatorias. Y otra vez se reencontró con su amigo Román… “Es un orgullo grande estar con tantos moustros. Me conformo con estar en el banco”, dijo antes del partido.

En julio, Bielsa lo convocó para la Copa América. Arrancó como suplente pero, a fuerza de buenas actuaciones y goles importantes (a Perú en cuartos y a Colombia en semis) se ganó un lugar. Lástima que no se pudo coronar el gran torneo con el título porque en la final Brasil fue más efectivo en los penales. “Es increíble el partido que perdimos. Fuimos mucho más que ellos durante todo el partido. Pero el fútbol es así”, se resignó.

Los Juegos Olímpicos lo pusieron nuevamente en boca de todos. Actuaciones sobresalientes y goles de todos los colores lo llevaron a ser elegido el mejor jugador del torneo. Y, claro, terminó como goleador (ocho en seis partidos) y con la medalla dorada colgada en el pecho. “Conseguir una medalla de oro después de 54 años es algo emocionante. Por suerte pudimos conseguir el último título que le faltaba al fútbol argentino”, afirmó.

La magnífica tarea del Apache en tierra brasileña revalidó sus lauros conseguidos con la camiseta azul y oro. Pero no sólo eso; acaparó la atención y la admiración del entrenador del seleccionado argentino José Pekerman. Por ejemplo, en la última fecha de las eliminatorias mundialistas, en octubre del año pasado, frente a Uruguay, en Montevideo, Tevez fue titular y tuvo una auspiciosa actuación. Y si bien fueron muy escasos los indicios que el director técnico dio con respecto a lo que sería la nómina final de 23 futbolistas para viajar a la Copa del Mundo de Alemania, por aquellos intrigantes días de principios de mayo último ya era un hecho consumado que Carlitos sería parte de esa elite de argentinos. El clamor popular así lo exigía y el ambiente del fútbol no lo discutía. Días más tarde, cuando se oficializó su convocatoria, Tevez se mostró muy feliz y orgulloso. Por eso, rápidamente se mentalizó en llegar de la mejor forma atlética y mental a la máxima competición del mundo, que disputará por primera vez, con solamente 22 años.

Su desempeño en los seleccionados nacionales conoce todos los niveles: pasó por el Sub 17, el Sub 20, el Sub 23 y el equipo mayor. Y siempre con un denominador en común: jugar con garra, compromiso y mucha alegría, más allá de cualquier dificultad en el camino.

Es consciente de que la sana competencia por un lugar entre los atacantes titulares no será nada sencilla en el seleccionado que se encuentra en Alemania, pero con mucha madurez, en los últimos días dijo que si no le toca jugar de entrada va “a alentar desde afuera como el mejor de los hinchas”. “Somos 23 jugadores con lindos pies y nadie tiene el puesto asegurado. Hay que estar preparado para todo lo que venga”, comentó el Apache, uno de los que más alegría genera en la intimidad del plantel, siempre con la música como fiel aliada. De todos modos, Carlitos siempre tiene guardado un as de espadas en la manga. Casi sin planificarlo, le llegó el momento cumbre a Tevez; lo que todos los futbolistas anhelan desde la primera vez que acarician una pelota. Ya ganó todo con su amado Boca, brilló en el populoso Corinthinas y ahora va por más, por la consolidación con la camiseta celeste y blanca.








Videos

link: http://www.videos-star.com/watch.php?video=e_e03qXgYS4

link: http://www.videos-star.com/watch.php?video=-Vrkb1bMNr0

link: http://www.videos-star.com/watch.php?video=N1Tf6n14YxM

link: http://www.videos-star.com/watch.php?video=c1QVkK6fLVw

Si uno de todos alla leido el post.. puse solo cuando estuvo en boca... cuando tenga tiempo les armo la 2da parte del post!

spero q les alla gustadoo



Fuente: http://www.carlitostevez.com.ar
0
0
0
0
0No comments yet