'Chicharito' vs. Benzema, batalla pareja


Karim Benzema es considerado uno de los mejores arietes en el orbe: técnico, veloz, inteligente y letal. Durante los más recientes tres años, requiere —en promedio— 143 minutos para marcar un gol con el Real Madrid... Exactamente el mismo que Javier Hernández con el Manchester United.



La llegada del Chicharito a los Merengues provocó innumerableas críticas. Buena parte del exigente pueblo blanco asegura que no es un depredador de élite, mientras que en este lado del Océano Atlántico los cuestionamientos hacia la decisión del mexicano tienen que ver con su nivel futbolístico, catalogado como bajo con relación al del francés.
Pero lo que busca el actual monarca de Europa son goles, y CH14 puede dárselos. Al menos, eso indican los números.

La salida de Álvaro Morata a la Juventus dejó al Gato cómo único eje de ataque nominal en la plantilla dirigida por Carlo Ancelotti. Es por eso que el objetivo fue contratar a otro goleador. El colombiano Radamel Falcao García parecía ser el elegido, pero Hernández fue quien apareció sobre el césped del estadio Santiago Bernabéu.

Chico que marcó 39 goles durante sus últimas tres campañas con los Red Devils. Jugó cinco mil 565 minutos, lo que arroja una media de 143.

Idéntica a la de Benzema, cuya producción goleadora es mayor a la del tapatío en ese lapso (74), pero también el tiempo que estuvo en el campo (10 mil 616 minutos).
Lucha dispareja en la teoría, aunque no tanto con base en números.

El rubro en el que hay una diferencia marcada es el de la titularidad. El europeo ha iniciado 129 de los 157 partidos que suma desde el verano de 2011, con la elástica blanca, por lo que 65 de sus goles se dieron como parte del equipo inicial. Sólo nueve veces salió de la banca para estremecer las redes adversarias. La más reciente, el 30 de abril de 2013, cuando hizo el primero en la victoria madrileña, sobre el Borussia Dortmund (2-0), dentro de la Champions League.
Hernández apenas comenzó 58 de los 109 encuentros oficiales, a nivel de clubes, que tiene desde el comienzo de la temporada 2011-12. Su productividad también es mejor cuando arranca los juegos (30 goles) que si ingresa como revulsivo (nueve). No horada el marco adversario, tras ser cambio, desde el 29 de marzo. Aquella tarde, cerró la cuenta en el triunfo del Manchester United sobre el Aston Villa (4-1).

Llegó a Chamartín rodeado de escepticismo, condenado a la banca por expertos y aficionados, pero su productividad dentro del lienzo verde indica que la batalla con Benzema puede emparejarse.