Popular channels

Chile vs Argentina... el bardo mas grande en la historia



En abril de 2000 (más precisamente el 7 de aquel mes), la Copa Davis vivió un hecho más oscuros de su historia. Jugaban Chile y Argentina, en el gimnasio techado del Parque O’Higgins un partido de repechaje del Grupo Mundial y pasó lo impensado.

Marcelo Ríos le había ganado el primer punto a Hernán Gumy (6-4, 6-3, 4-6 y 6-1) y ya jugaba Nicolás Massú, el segundo single, frente a Mariano Zabaleta (7-5, 2-6, 7-6 y 3-1 para el argentino) cuando explotó todo.

Zabaleta vencía en el cuarto set cuando se desató la barbarie. Las 12.000 personas presentes empezaron las provocaciones, gritos, desafíos y las sillas que empezaron a volar desde las tribunas.

Como resultado del bochorno, Chile no pudo ser local por dos años ya que fue sancionado por la FIT (Federación Internacional de Tenis).

Patricio Cornejo era el capitán de Chile, mientras que Alejandro "el Colorado" Gatikker lo era para Argentina y ellos fueron testigos de semejante batalla campal. ¿El resultado? 5 a 0 para los chilenos porque los argentinos no se presentaron a jugar el sábado, aunque el árbitro había decidido que se jugaran los restantes puntos a puertas cerradas.




"Estaba todo ensangrentado, impresionaba un poco"

Pese a que ninguno de los jugadores del equipo Argentino sufrió alguna lesión o recibió algún proyectil de fuerte calibre, el más perjudicado tras los "sillazos" fue el padre de Zabaleta, quien terminó con la cabeza cortada, ensangrentada y con 17 puntos tras defender a su hijo de los asientos que caían de las tribunas.

"Yo estaba pegado a Zabaleta cuando cayeron todos los sillazos contra él y yo voy y lo cubro, y en ese preciso instante le partieron una silla en la cabeza al papá de Mariano. Al rato él vio que el papá tenía la cara toda ensangrentada e impresionaba un poco. Estaba lúcido pero con un corte tremendo en la cabeza y entonces Zabaleta se volvió loco y empezó a pegarle a la policía (Carabineros) y a la gente que estaba cerca", contó Mariano Hood a El Gráfico Chile. .

"Lo de los sillazos fue totalmente culpa de la gente ahí que se extralimita. Ahí nuestra Federación prefirió no jugar, y es que las condiciones anímicas no estaban dadas. Zabaleta quería irse de ahí, su papá tenía 17 puntos en la cabeza. Por ahí se decía que se siga el encuentro, pero no lo consideraba justo", añadió el ex doblista con Argentina.

Un hecho que confirmó el ex presidente de la FTCh José Ramón De Camino, timonel del organismo del tenis chileno en el 2000.

"Yo pase un túnel rodeado de gente y ahí a lo que se movía le pegaban con lo que sea. A nosotros con Alejandro Gattiker (capitán argentino) no nos llegó nada, pero yo pasé con él abajo mío para que no le hicieran nada hasta que salió corriendo a su camarín. Ahí Zabaleta estaba fuera de madre por su papá y sobre todo porque no sabía la magnitud del golpe", recordó De Camino.




"Ojos desorbitados, ganas de matar y el Nico no juega sin gente"

El propio José de Camino fue testigo privilegiado de todo lo que ocurría en cancha ese día. Le pidió al Chino que lo ayudara a calmar al público, luego a Cornejo y en última instancia él mismo trató de sosegar a la hinchada. Nada sirvió. Para De Camino la gente estaba fuera de sí y exageró de sobremanera tras la suspensión del duelo.

"Cuando estaba en la cancha hablé con el carabinero a cargo y le dije que por favor cuidara al árbitro y jugadores porque era un terremoto de gente, no había como pararlo, vi los ojos desorbitados de matar si era posible, fue inexplicable la reacción de la gente", señaló el ex presidente de la FTCh.

De Camino, como encargado de la serie, intentó que se siguieran jugando los partidos pero sólo encontró obstáculos para ello. El ex timonel además cree que los jóvenes Massú y Zabaleta fueron responsables porque "subestimaron a las masas".

"Estaban todos choqueados, yo traté de sacar adelante el evento. A Nicolás le dije que íbamos a jugar y me dijo 'no, yo no puedo jugar sin gente', pero igual lo logré porque tuve el aval de la dirigencia mundial. Fue el presidente de la asociación argentina (Enrique de Mora) que al final no quiso ayudar y se llevó a sus jugadores", señaló De Camino.

"Tanto Nico como Zabaleta eran jóvenes y actuaron mal. Los dos no habrían hecho eso siendo más experimentados, porque ellos miraron en menos a las masas. En un estadio cuando tú gritas, se replica y a ellos se les escuchaba. De ahí no hubo como pararlo. Fue un cúmulo de cosas que llevaron al desastre", concluyó el dirigente.




Video


link: https://www.youtube.com/watch?feature=player_detailpage&v=USgZxpLfbpE


0
0
0
0No comments yet