Check the new version here

Popular channels

club atletico temperley: la historia del capo del sur

El Club Atlético Temperley es la institución deportiva que su actividad más importante es el fútbol pero se practican muchas otras disciplinas.

Nace en 1910 con el nombre de Club de Foot-ball Centenario - Temperley, en homenaje a la Revolución de Mayo. Aunque no hay fecha exacta, el comienzo como entidad sentada sobre bases más firmes, se produjo en 1912 según algunos registros de la época. Los primeros años competía solamente en torneos organizados entre equipos de la zona o en partidos amistosos. El club no tenía personería jurídica ni sede, las reuniones de los socios se organizaban en las casas particulares de algunos de ellos.

La primera acta que hay memoria para reflejar lo actuado por la comisión directiva, lleva fecha del 4 de febrero de 1916. La que se labró el 23 del mismo mes bajo el número tres, dice en uno de sus párrafos: "Quedó aprobado mandar una carta a la comisión directiva del club Villa Turdera, solicitando de nuevo el field". Se desprende entonces, que el primer campo de juego utilizado por "Centenario" para la práctica del fútbol, estuvo ubicado en un paraje de Villa Turdera. Fue sin duda, la primera gran conquista del animoso núcleo, que dejando de lado el potrero, cristalizó sus afanes de poder actuar en una cancha "verdadera". Casillas por vestuarios; sin tribunas porque falta no hacían, pero arcos y medidas reglamentarias que hicieron nacer en la conciencia de cada uno de los integrantes de "Centenario" la idea de poder actuar algún día frente a otros clubes que, por entonces, eran más poderosos y que luego, muchos de ellos, por diversas causas fueron sucumbiendo.

En 1917 se incorpora al Club una figura decisiva en el desarrollo y en la consolidación de la institución, se trataba de Alfredo M. Beranger, hombre de carácter muy fuerte y de perfil siempre muy alto, el cual rápidamente se erige como líder y motor de la entidad. Su presentación se hizo con la firma de los asociados señores L. Tagliani y G. Iribarne. Beranger propone algo que a muchos inicialmente les pareció una locura, que Temperley se inscribiera en los torneos oficiales de Football, es decir en la entidad que, en ese entonces regulaba y organizaba los torneos más importantes de Buenos Aires, nada más y nada menos que la Asociación Argentina de Football, antecesora de la actual AFA en las épocas del amateurismo. Del mismo modo en ese mismo año se adopta como divisa definitiva de la institución el color Celeste. El Club Centenario obtiene secretaría propia. Funcionaba en la finca de la calle Vicente López 852, Temperley; la sede funcionaba sin horario, como una prolongación de las frecuentes tertulias en las que se eslabonaban distintas inicativas mirando hacia lo lejos. Y estos contactos se hacían más seguidos aún, cuando se estaban en los pasos previos a la inauguración oficial de la cancha de Villa Turdera, feliz acontecimiento registrado en Marzo de 1917, mes propicio para la vida del club, por cuanto además se procedió a la adquisición de una bandera celeste, que sería la divisa oficial y definitiva que utilizarían todos los representantes de la entidad, en cuenta competición deportiva se realizase.

Comienza a jugar oficialmente en Segunda División en 1919. Fue el último día del año 1919, en que se hizo el primer intento de concretar un anhelo que se venía acariciando desde hacía largo tiempo: Poseer un campo propio y exclusivo, para la práctica del fútbol y el anexo de otras labores deportivas. También significó la primera contrariedad, dado que en la imaginación de cada uno se había vislumbrado la posibilidad de conseguir la posesión a préstamo del solar situado en la Calle 9 de Julio, entre Dorrego y Brandsen (sitio donde actualmente funcionan todas las instalaciones del Club Temperley) de propiedad de la empresa Ferrocarril del SUd. El gerente de la misma, respondiendo a una nota, manifestó la imposibilidad de acceder a tal petición, con lo cual momentáneamente se dejó de pensar en esa perspectiva.

En 1921 y tras un proceso largo, el club cambia su denominación por la actual y alquila el terreno donde hoy tiene su sede al ferrocarril. Se firma el contrato por una cuota de arrendamiento fijada en la cantidad de veinte pesos mensuales. El Club A. Temperley, si bien era una institución reconocida, no poseía empero el instrumento que le diese fuerza legal para poder garantizar la transacción de arrendamiento que acababa de realizar. Esta eventualidad movió a su presidente, don Alfredo M. Beranger, para prestar su solvencia moral y material, para obtener los terrenos del Ferrocarril Sud el 22 de enero de 1922.

Ya con terreno propio, comprado en 1930 al ferrocarril, se intenta fusionarlo con el Club Argentino de Banfield, pero la iniciativa fracasa. Posteriormente se inauguran la primera pileta de natación (1938), el edificio social y la cancha de basquet (1944), la biblioteca (1946), nuevas tribunas de hormigón armado (1947), plateas y tribunas sector sur de cemento (1957). Hoy, la capacidad del Beranger (como fue denominado el estadio) es de alrededor de 20.000 espectadores.

Sus logros deportivos más importantes son los ascensos a Primera División (1923, 1974 y 1982) y el subcampeonato (1924).

Es conocido como "El Cele", por celeste, el color de su camiseta y "Gasolero" por el recordado equipo, de escaso presupuesto, que en la década del 70 jugara en primera división desplegando un vistoso juego.


Su etapa más oscura fue vivida entre 1989 y parte del 2001, cuando el club estuvo en situación de quiebra. La suma de voluntades pudo terminar con este doloroso pasaje de la historia el 11 de mayo de 2001. En 2002 se reabrió la Biblioteca Vicente Longhi del Club. Durante el mismo año, en el Restaurant, comenzaron a presentarse espectáculos de teatro, música, charlas, cine y exposiciones.


Estadio En homenaje a quien fuera Presidente de la Institución en la década del `20, el Estadio fue bautizado como “Alfredo Beranger”. Cuenta la leyenda, que Don Alfredo –que fue brutalmente asesinado en un confuso episodio- fue quien consiguió los terrenos donde hoy el Celeste tiene su lugar físico, poniendo en garantía su propio patrimonio allá por el año 1922.

A la primera construcción de la tribuna que da a la Avenida 9 de Julio, que corresponde a principios de la década del `30, se sumó la reconstrucción total de la misma con material de hormigón en el año 1947, mientras que una década después, es decir en 1957, se crearon tanto la Platea como la cabecera contraria.

El Beranger cuenta, al día de hoy, con una capacidad de 18.000 espectadores, albergando 3.500 localidades para público visitante. Las tribunas cabeceras, más conocidas como “la 9 de Julio” y “la de las vías” son para los locales, además de la Platea con capacidad para casi 2.000 almas.

En el año 2005 se llevó a cabo la Obra de iluminación del Alfredo Beranger, en la cual se festejó con un partido amistoso frente a River Plate, con victoria de Temperley por 2 a 1. Actualmente, es frecuente que el Celeste dispute sus partidos en horarios nocturnos, sacando provecho de su flamante circuito de iluminación.
+3
0
0
0No comments yet