Con un gran Delbonis, Argentina sigue en la Davis




•Venció a Bellucci (6-3 ; 3-6 ; 6-2 ; 7-5) y Argentina avanzó a cuartos•




Se quedó con el tercer parcial por 6-2 ante Bellucci para ponerse arriba por dos sets a uno. La serie de octavos de final se decide en este partido.


Con la inolvidable victoria de Leonardo Mayer sobre Joao Souza, que igualó la serie entre Argentina y Brasil 2-2, la definición quedó para el quinto punto. Y la tensión está lejos de disiparse: en un estadio ahora sí repleto -y casi en su totalidad de público local, ya que muchos de los hinchas brasileños tenían reservada la vuelta a su país para el domingo-, Federico Delbonis está dos sets a uno arriba frente a un Thomaz Bellucci talentoso e impredecible.



Delbo había dejado buenas señales el domingo para soñar con que la hazaña fuera completa, porque alcanzó a ganar 6-3 el primer set antes de que el partido se suspendiera por falta de luz y dejara la definición de este infartante enfrentamiento de octavos de final para hoy.



El argentino, quien juega por primera vez un partido de singles de Copa Davis -debutó en 2014 en dobles contra Israel-, esta vez sí padeció el juego profundo y de buenos golpes del talentoso y más experimentado brasileño. Después de mantener la paridad en los primeros juegos, Bellucci no dejó resquicios en el octavo game, con saque de Delbonis. Evitó los errores no forzados que lo habían complicado el domingo y en cambio consiguió resultados con la presión constante sobre el argentino. Quebró el saque en su segunda oportunidad y luego cerró sin dificultades con su servicio.

Con la inolvidable victoria de Leonardo Mayer sobre Joao Souza, que igualó la serie entre Argentina y Brasil 2-2, la definición quedó para el quinto punto. Y la tensión está lejos de disiparse: en un estadio ahora sí repleto -y casi en su totalidad de público local, ya que muchos de los hinchas brasileños tenían reservada la vuelta a su país para el domingo-, Federico Delbonis está dos sets a uno arriba frente a un Thomaz Bellucci talentoso e impredecible.



Delbo había dejado buenas señales el domingo para soñar con que la hazaña fuera completa, porque alcanzó a ganar 6-3 el primer set antes de que el partido se suspendiera por falta de luz y dejara la definición de este infartante enfrentamiento de octavos de final para hoy.



El argentino, quien juega por primera vez un partido de singles de Copa Davis -debutó en 2014 en dobles contra Israel-, esta vez sí padeció el juego profundo y de buenos golpes del talentoso y más experimentado brasileño. Después de mantener la paridad en los primeros juegos, Bellucci no dejó resquicios en el octavo game, con saque de Delbonis. Evitó los errores no forzados que lo habían complicado el domingo y en cambio consiguió resultados con la presión constante sobre el argentino. Quebró el saque en su segunda oportunidad y luego cerró sin dificultades con su servicio.



En el comienzo del tercer parcial, Delbonis zafó de una situación muy complicada porque volvió a quedar abajo con su servicio. Pero cuando sacó 15-40 aparecieron algunas virtudes propias y también errores de Bellucci -entre ellos un tiro desde mitad de cancha con Delbo totalmente jugado, que se fue afuera- para poder zafar de la situación. Y como abrumado por las oportunidades desperdiciadas, el brasileño otra vez mostró su lado más errático, particularmente con la derecha. Así quedó de pronto 0-40 y con una nueva equivocación concedió el break al argentino, que se escapaba de una situación comprometida de la mejor manera.

Delbonis supo mantener la ventaja en sus games de saque, más allá de alguna situación comprometida. Se mostró en general dominante en el juego, en una versión completamente distinta a la del segundo set. Y en la tercera oportunidad de la que dispuso en el octavo game, con el saque de Bellucci, consiguió cerrar por 6-2 el tercer parcial. La gloria estaba a un set de distancia.











CHAU, MÁQUINA