Canales populares

Conocé al utilero de la selección que trabaja 12 hs al día

En el segundo nivel de Cidade do Galo, la casa de la selección en el Mundial, hay un lugar sagrado. Está al lado del vestuario y allí los jugadores pueden pasar horas en sus ratos de ocio. Quizá no es el sitio más acogedor de la concentración 5 estrellas donde vive la Argentina, pero es una zona por la que todos pasan. Se trata de la utilería, reducto de mate, charlas, sueños. Allí, el plantel se relaja y pasa un buen rato con Mario De Stéfano, el utilero de la selección, una de las personas que más trabaja durante la Copa del Mundo y más queridas por el plantel.
Para Mario, es su tercer Mundial, luego de haber estado en Alemania 2006 y Sudáfrica 2010. El hombre conoce mucho a este plantel, porque hace casi 20 años que está en AFA y antes acompañaba a los juveniles, por lo cual Lionel Messi, Sergio Agüero, Fernando Gago son futbolistas de los que está cerca desde que eran muy pequeños. "Los 23 son humildes, es un grupo muy fuerte. Lo notás en la utilería, donde si van todos es por algo. Comparten un mate, anécdotas, cosas suyas. Acá el grupo está muy compacto y unido", cuenta.


"En los días de partido, los utileros ordenan en los 23 casilleros del vestuario, uno por cada jugador, lo siguiente: ropa para entrada en calor, dos juegos de short y camiseta y tres pares de botines para cada uno"






De Stéfano es uno de los hombres de la delegación argentina que más trabaja en el Mundial. Sus jornadas comienzan, a las 6 de la mañana, y, a las 7, ya está preparando todo para los entrenamientos de las 10. Incluso, la noche antes le pregunta al cuerpo técnico y los jugadores si van a precisar algo especial para el día siguiente. De lo que le piden, siempre lleva uno más de repuesto. Su tarea puede extenderse hasta las 22 para que a ninguna de las 73 personas que viven en la concentración les falte ropa limpia o calzado. Los días de partido la carga es aún mayor: llega unas seis horas antes del partido a la cancha y se terminan yendo unas cuatro horas después. El lunes, cuando la selección llegó a Porto Alegre para el partido ante Nigeria, detrás del micro que transportaba a los jugadores iban dos combies con todo el material de utilería, lleno de baúles y bolsones.







De Stéfano es muy querido por los futbolistas. Las rondas de mate son muy comunes dentro de la utilería. Es de las pocas personas con acceso al vestuario cuando lo desea. "La selección es su vida", dice Rubén Moschella, gerente de selecciones de AFA. A Mario lo ayudan en Brasil Juan Cruz Souto, quien también estuvo en Sudáfrica y es un joven que fue avanzando cada casillero de la utilería, de la Sub 15 en adelante. El es muy cercano a los tres arqueros del plantel, Sergio Romero, Mariano Andújar y Agustín Orion. A los sparrings se dedica Maxi Ledesma, que vive desde adentro su primera Copa del Mundo. Los utileros se instalaron en Cidade do Galo unos días antes del arribo de la selección, que llegó aquí el 9 de junio. El día antes, corrían de aquí para allá para que no quedara ningún detalle librado al azar.
Los días previos en el predio de AFA en Ezeiza De Stéfano llenaba bolsones y baúles para el viaje a Brasil. Incluso partieron cargamentos previos al arribo de la selección. Primero, en un vuelo chárter a fines de mayo. Luego, a principios de junio con la llegada de la primera avanzada.
Al Mundial, se trajeron 8000 kilos. Fueron 158 bolsones y 60 baúles entre utilería, material médico y de video, y comida. Para la utilería, vinieron desde Buenos Aires 700 camisetas de juego entre alternativas y titulares, 500 shorts, 4 pares de botines por cada jugador, 70 pelotas (la FIFA les dio más en Brasil), 200 buzos, además de conos, estacas, vallas, canchas de fútbol tenis, redes, colchonetas y tortugas. Así es el trabajo de los otros jugadores de este Mundial, los que se esfuerzan afuera de la cancha para que a los 23 que entran al campo de juego no les falte nada.
0No hay comentarios