Te damos la bienvenida a la comunidad de T!Estás a un paso de acceder al mejor contenido, creado por personas como vos.

O iniciá sesión con
¿No tenés una cuenta?

El Timao jugará por primera vez en su historia la final de la Copa Libertadores tras igualar 1 a 1 en el Pacaembú y llevarse la serie 2 a 1 ante Santos. Neymar y Danilo, los goles.






































La edición 2012 de la Copa Libertadores ya tiene a un finalista. Corinthians contra todos los pronósticos, dejó en el camino al todavía vigente monarca del certamen, Santos. Un gol al comenzar el segundo tiempo de Danilo, le dio el 1 a 1 final y la serie sobre los de Neymar, que había marcado la apertura. El Timao alcanzó así su primera final de Copa en más de 100 años de vida.

La suerte del Santos se terminó en el Pacaembú, donde justo hace un año daba la vuelta olímpica ante Peñarol. El Peixe fue un cúmulo de individualidades y nunca apareció el equipo. Corinthians ratificó todo lo bueno que vino haciendo desde el inicio del certamen y la final es el premio merecido que se lleva el once de Tité.

En silencio sin grandes estrellas, pero con las ideas bien claras y los números a su favor (no sabe lo que es perder en la competencia), el Timao liquidó la serie ante Santos por ser el más serio de los dos.

Brillante Alex y Paulinho para hacer lo que el equipo necesitaba: conducción y salida por los costados. Nada hizo mal esta noche Corinthians. Redujo los espacios hacia atrás cuando Santos salió a igualar la serie y trepó luego 15 metros para adelante cuando Neymar anotó. Siempre juntos, a un toque, así fue desgastando a su rival, que tiró la toalla mucho antes que el árbitro diera el pitazo final.

Ganso, al igual que en la ida, estuvo desaparecido, caminando la cancha, como si supiese que al final Neymar solucionaría todo. El crack brasileño no fue esta vez la respuesta a la impericia de un equipo que confió demasiado en su poder individual. Solo Arouca salvó 'las ropas' para el último campeón.

Solo la historia tenía en contra el Corinthians. No saber lo que es una final ponía suspenso hasta el cierre, aunque Santos no inquietaba. La gente aguantó el grito hasta que escuchó el basta del árbitro y ahí si soltó 100 años de frustraciones para poder gritar que al fin son finalistas de la Copa Libertadores.