Corre y conduce

Sánchez completó los 90 minutos y, tras la salida de Pisculichi, terminó como enganche.





Por la derecha es su habitat, marcando el surco de tanto ir y venir. Pero, hombre incansable si los hay, también le gusta soltarse y aparecer por sorpresa en el área. Y como para ser cada día un poco más completo, anoche también fue conductor. Porque cuando Gallardo puso a Mayada y sacó a Pisculichi, el que se tiró al medio para transformarse en el enlace del equipo fue Carlos Sánchez.

El uruguayo es una pieza fundamental para el Muñeco. Si bien esta vez no pudo convertir como lo hizo en las finales de la Recopa y en el debut del campeonato frente a Sarmiento, el Negro volvió a completar los 90 minutos y así se transformó en el jugador que más jugó en el año. Presente en todos los partidos oficiales, ahora incluso pasó a Barovero en cuanto a tiempo en cancha porque nunca se cansa.

CORDOBA (ENVIADO ESPECIAL).