Cristiano es un atleta, pero Messi es Dios