About Taringa!

Popular channels

Cristiano Penaldo volvió a agredir a un rival

Cristiano Penaldo volvió a agredir a un rival

El portugués pateó y goleó a Molinero en el empate del Real Madrid en casa del Betis por 1-1.



Video en la fuente

Toshack es el entrenador que más frases ha dejado en las últimas décadas. Con el no comment, el cerdo volando y los mismos once c... de siempre te explicas medio fútbol. Porque después de tanto cambio, Zidane optó por Danilo, es decir, lo mismo que Benítez. ¿Pero qué otra cosa puede hacer?

El himno del Betis impresiona. Ese grito Beti, Beti, Beti provocó la erección en los botoncillos pectorales del impresionable plumilla. En el Villamarín uno se da cuenta de cuántas cosas son verdes. El pilotito del portátil, por ejemplo, era bético también. Aflora el verde allí como algo más que un color.

El inicio fue un clásico. El rival sale en el corazón del partido y el Madrid como el gris ceniza de la camiseta, en algún mundo sintético y extinto. Una internada por la izquierda bética la remató Castro, el rechace lo ganó Cejudo, que hizo el 1-0 con un gran disparo.

Un aficionado gritó gol y un trozo de pipa, como proyectil de júbilo, salió de su boca e impactó en la pantalla del plumilla.

Las intervenciones de Cristiano tras el gol ajeno parecen tener el único objeto de excitar la animosidad local. Entre el gol y el posgol de Cristiano pidiendo la pelota, se alargan sus buenos diez minutos de griterío local. Sus jugadas son como un berrinche, improductivas y algo escenográficas.

«Tiene dos huevos, Merino tiene dos huevos», precisó el público en ese apogeo de ardor.

El Madrid producía, como la canción, esa vieja sensación... Tobillo fino, una geometría hojaldrada en el medio, poca agresividad. Hubo algunos intentos de James por filtrar un balón a la delantera, pero poco más. Mal su banda con Danilo, mejor, esforzado, Isco, aunque mejor hacia atrás que hacia el ataque (Isco luchó mucho, quizás para conjurar esa imagen que aún deja de jugador como para el Betis). Contra la carga local, mucha media vuelta y recorte reculero. El Madrid dejaba ese no sé qué de poco acomodo, como una berlina en el campo, mocasines en la playa, tacones en carnaval. Sensación de inadecuación.

Porque no se puede hablar de incomparecencia, por mal que estuvieran algunos. Es algo más profundo: es lo que son o cómo juegan. Por ejemplo, del 31 al 34 hubo tres minutos para darle la vuelta al partido: ocasión de Cristiano, remate de Pepe y un penalti claro a Benzema.

Zidane le hacía a Varane el inconfundible gesto de adelante. Pero el equipo estaba friolento, ese mood habitual del Madrid sin asomo de Pirris. Especialmente mal James, que recibía de espaldas o se embarullaba en toques de derviche.

Molinero le echaba bemoles, Petros robaba, y el Betis, en general, llevaba el reglamento a unos límites interpretativos que son los que le corresponden.

«Cómo no te voy a querer, cómo no te voy a querer, si disfruto más contigo que con mi mujer». Era la afición antes del descanso.

Del descanso el Madrid salió determinado. Bien Isco, y ocasión clara, múltiple, de negación consecutiva en el 49'. El Betis se aculaba y a cada poco salía la camilla, el coche-camilla, parecía eso un campo de golf.

El partido se metía en otro momento: medición de tiempos, control blanco y épica bética: el regate elástico de Joaquín, los pulmones de N'Diaye, al que le gritaban Pogba, y los puños de Adán (qué importante, en el portero, la contundencia del puño: más que puñetazo de púgil, puñetazo en la mesa).

En lo más hirviente del partido, Modric dejó dos detalles excepcionales y el Madrid ocupó el campo rival. La gesticulación de Zidane parecía pedir cercanía de las líneas.

Y el equipo respondió. En el 70', el empate: un pase hondo de Kroos le llegó a James que asistió a Benzema. Posible offside por el metro de ventaja que se adivinaba.

Pero era justo porque el Madrid estaba demostrando carácter y propósito. No era una agrupación fantasmal como otras veces.

Carvajal mejoró a Danilo y le quitó la cojera al equipo. Adán, y un poco Benzema, evitaron el gol del Madrid en el 78'. Estaba como el escritor que tiene la novela escrita pero no sabe cómo acabarla: buscando un final. Apareció Adán entonces (siempre la cuña de la madera propia...).

El empate rebajará el efecto Zidane, porque la realidad no se va ni con zotal, pero no fue la peor noche del Madrid.

Ficha del partido


link: https://www.youtube.com/watch?v=Ei7vOgQkWXg

1 - Betis: Adán; Molinero, Pezzella, Bruno, Vargas; Petros, N'Diaye; Kadir (Joaquín, m.58), Fabián (Dani Ceballos, m.51), Cejudo (Portillo, m.76); y Rubén Castro.

1 - Real Madrid: Keylor Navas; Danilo (Carvajal, m.64), Pepe, Varane, Marcelo; Modric, Kroos, Isco; James Rodríguez (Jesé, m.79), Benzema y Cristiano Ronaldo.

Goles: 1-0, M.7: Cejudo. 1-1, M.71: Benzema.

Árbitro: Juan Martínez Munuera (C. Valenciano). Amonestó a los locales Vargas (m.58), Petros (m.60) y Molinero (m.69), y al visitante Danilo (m.64).

Incidencias: Partido de la vigésima primera jornada de la Liga BBVA disputado en el estadio Benito Villamarín ante 48.111 espectadores. Césped en perfecto estado.
0No comments yet