Check the new version here

Popular channels

De figura del Bayern Munich, São Paulo y Brasil, a prisión

En 2007 el São Paulo formó uno de los equipos más gloriosos de su historia que le sirvió para conquistar el Campeonato Brasileiro de dicho año y el de 2008, en una seguidilla gloriosa que arrastraba desde 2005, cuando fue además tricampeón de la Copa Libertadores y subcampeón en 2006. En todo ese contexto se originó Breno, un por entonces joven central y promesa del fútbol brasileño que jugó gran parte del torneo local en 2007 y que rápidamente fue comprado por el Bayern Munich.
​Todo era casi perfecto, Breno era exitoso a sus 18 años, ya había ganado un Brasileirão, era capitán de las selecciones juveniles de Brasil y encima se lo había llevado el gigante Bayern Munich. Su llegada al club alemán fue normal, al igual que su adaptación. Pese a no ser titular indiscutido en el inicio, alternaba según la competencia que se estuviese jugando y formó parte de la obtención de dos ligas y dos Copas de Alemania.





Tras la ganar la Bundesliga y Copa de Alemania 2008 con el Bayern, Breno pasó al Nürenberg dado que quería más continuidad y no era del gusto de Luis Van Gaal, por entonces entrenador, y la encontró pero el destino le jugó una mala pasada. En un partido contra el Bayer Leverkusen en marzo de 2010 fue víctima de una tremenda entrada por parte del volante Stefan Reinartz, que le costó la rotura de ligamentos de su tobillo derecho, por lo que el club canceló el préstamo y Breno regresó al Bayern Munich a recuperarse.



Antes, durante y después, crónica de una noche de terror

Pese a los intentos por regresar de la mejor manera al fútbol, Breno mostraba a todos y se daba cuenta de que la lesión había sido más grave de lo pensado dado que no le permitía agarrar continuidad como consecuncia de la que la zona afectada había quedado muy vulnerable. A esa frustración se sumaba que el jugador tenía contrato con el Bayern Munich hasta junio de 2012 y corrían los meses y nadie se le acercaba para renovar u ofrecerle alternativas, sumado a que jugaba poco y mal. Fue así como la noche del 20 de septiembre de 2011 el jugador, que se encontraba alcoholizado según Tribunal Regional de Munich, prendió fuego su casa resultando levemente herido, en señal de protesta, enojo e impotencia por la situación que estaba viviendo. Breno vivía solo en el momento que más solo se sintió en su vida, valga la redundancia.





Fue así como tras un mundo de acusaciones y apelaciones que duró casí 8 meses, el 4 de julio de 2012 el Tribunal lo declaró culpable y lo sentenció a 3 años y 9 meses de prisión. El São Paulo, su exclub, hizo lo posible para ayudarlo, de hecho lo inscribió en el BID (Boletín Informativo de la CBF) en diciembre de 2012 como jugador del club, pero no hubo caso, todo parecía indicar que Breno no se salvaría de la cárcel. Sin embargo la apelación sirvió y su pedido de disculpas también: "Pido disculpas por lo ocurrido esa noche, Soy una persona que cree en Dios y le agradezco que haya protegido a mi familia" ya que el 19 de agosto de 2013, poco más de un año de haber ingresado a prisión, Breno recibió libertad condicional y la posibilidad de trabajar con la categoría sub-23 del Bayern Munich, por lo que actualmente el futbolista sólo duerme en prisión y se la pasa el día entrenando a los jugadores y claro, con su familia. De no mediar inconvenientes recuperará su libertad en abril de 2016 y con 27 años. ¿Volverá a jugar?
0
0
0
0
0No comments yet