Popular channels

De la ilusión de Romagnoli a la emoción de Mercier

El equipo de Bauza se metió por primera vez en la instancia decisiva de la Copa Libertadores y los futbolistas mostraron su emoción: el volante se quebró tras recordar el momento en que internaron a su hija.



Son días de emociones fuertes para el fútbol argentino en general y para San Lorenzo en particular. El equipo de Boedo se clasificó por primera vez a la final de la Copa Libertadores, su karma histórico, y los dos jugadores emblema del plantel de Edgardo Bauza, Leandro Romagnoli y Juan Mercier, mostraron su emoción tras la derrota 1-0 ante Bolívar en La Paz que le dio el boleto al Ciclón para la final.

"La verdad, es lo que realmente queríamos. Fue un semestre muy fuerte, muy duro. Es una ilusión muy grande poder jugar la final de la Copa", dijo Romagnoli apenas consumada la clasificación. "Nos falta un pasito nomás", enfatizó luego.

Y se mostró confiado para el duelo ante Nacional de Paraguay (la ida será en Asunción, el miércoles): "Tenemos muchas chances de poder ganarla porque sabemos lo que estamos jugando".

Por su parte, Mercier, tal vez el jugador de San Lorenzo de mejor rendimiento en el último año, se emocionó hasta las lágrimas tras recordar el duro semestre que pasó junto a su familia: "Gracias a Dios pudimos cumplir el sueño. Por suerte le podemos dar esta alegría a la gente. Si uno se pone a pensar en diciembre cuando empezó todo, tuve la oportunidad de irme y le dije al presidente (por Lammens) que me quería quedar. Me acuerdo de lo mal que la pasamos con mi mujer por la internación de mi hija. Le mando un saludo a mi esposa que seguramente me debe estar apoyando en este momento de alegría", cerró el Pichi.
0
0
0
0No comments yet