Popular channels

De la mano de Roman



OLE

De la mano de Román

Boca salió con todo y muy rápido sacó ventaja sobre Cruzeiro, en el partido de ida por los octavos de final de la Copa. Riquelme, en su esperada vuelta, dentro del área definió abajo, con toda la defensa rival a contrapierna. Arde La Bombonera.

Otra vez, al igual que ante Maracaibo, Boca se encontraba con la misión de conseguir una buena diferencia de gol en un partido de Copa Libertadores. Pero más allá de intentar golear a Cruzeiro, una de las prioridades era lograr sostener el arco de Caranta en cero por aquella historia del doble valor que cobra el tanto de visitante en esta instancia. La Bombonera repleta y el regreso de Riquelme eran los condimentos ideales para buscar un triunfo amplio en la previa al Superclásico y, especialmente, para afrontar la vuelta en Brasil con más tranquilidad.

Y salió con todo el equipo de Ischia, decidido a no darle respiro a la visita. Con Riquelme y Palacio bien enchufados y Palermo siempre atento entre los dos centrales. Así, rápidamente puso en aprietos al Cruzeiro. A los 2', llegó el primer desborde de Palacio que fue bien neutralizado por Thiago. Enseguida el que trepó fue Alvaro González, aunque lo taparon justo antes de que lo pudiera meter el centro. La premisa de Boca era clara: abrir la cancha y acorralar a su rival para luego sí meter mucha gente en el área.

El gol estaba al caer. Y llegó como no podía ser de otra manera, a través de otra incursión de Alvaro González, que encontró muy solo a Román. El enganche se estiró y la empujó con un toque suave de derecha. La Bombonera explotó y el ídolo se ganó la primera ovación de la tarde. En la previa, un ritmo frenético quería meterle Boca al encuentro y, hasta, ahí lo estaba logrando.

¿Cruzeiro? Como ante San Lorenzo, en el Nuevo Gasómetro, salió con la intención de jugar en función de lo que proponía Boca. De mitad de cancha hacia arriba dependía mucho del boliviano Moreno y de Guilherme, mientras que para defender destinaba un verdadero batallón. Aunque ni siquiera las dos líneas de cuatro que paró Adilson Batista alcanzaban para evitar que Riquelme hiciera de las suyas y se las ingeniara para dársela siempre a un compañero. Faltas tácticas permanentes y marcas pegajosas para Román y Palacio hacían preguntar a más de uno si realmente se trataba de un equipo brasileño el que visitaba La Bombonera. Inquietar a Caranta, poco y nada.

Neutralizar los desbordes de Alvaro González fueron la asignatura pendiente de Cruzeiro. La supremacía de Boca fue tal en el primer tiempo que la visita no tuvo una chance clara. ¿Qué le faltó para irse al descanso con una diferencia mayor? Claridad a la hora de definir. Porque Palermo, sorprendentemente, falló en lo que mejor sabe hacer y tampoco pudieron acertarle al arco Dátolo y Palacio. También es cierto que podría haber terminado igualada la etapa si, sobre el final, el juez Larrionda cobraba las dos manos de Maidana dentro del área.

http://www.ole.clarin.com/notas/2008/04/30/copalibertadores/01662416.html


CLARIN

Boca justifica la diferencia
19:11

Juega en campo rival y está arriba, con goles de Riquelme y Dátolo. Es muy superior a un rival que no logra salir de su área. Locura total en La Bombonera, donde supera a Cruzeiro por los octavos de final de la Copa. Por Canal 13.


FESTEJO. Román grita su gol y se acerca al uruguayo Alvaro González. (EFE)
AnteriorSiguiente

1 de 1





http://www.clarin.com/diario/2008/04/30/um/m-01662419.htm
0
0
0
0No comments yet