Check the new version here

Popular channels

Desde las 21:15 juega Boca Juniors




La Copa es mi obsesión




Con Capiatá, Boca va en busca de los cuartos de final. Complicado en el torneo, el gran objetivo del Vasco es llegar lo más lejos posible en la Copa. Juega el Burrito.


No lo dice. Tal vez no lo diga. Por ahora. Porque en un club como Boca no se puede decir que el campeonato ya fue, que los ocho puntos de diferencia con River y la cantidad de equipos que hay en el medio son determinantes para tirar la toalla en la competencia doméstica. Sin embargo, esta noche, empezará a confirmarse una tendencia: Arruabarrena le pone todas sus fichas a la Sudamericana. El modesto, y respetable, Capiatá es un escalón hacia los cuartos de final. En el horizonte, además del ganador de la llave entre Lanús y Cerro Porteño, se adivina a River en semifinales... Ese “en la Copa dependemos de nosotros” que se viene escuchando en las últimas horas en boca del entrenador y de sus dirigidos no es casual. Por eso el Vasco está tan preocupado y ocupado para que su equipo recupere el ímpetu y el orden de los primeros partidos de esta era que arrancó hace exactamente 48 días...

Por eso no hubo festejo del grande en el vestuario después de haberlo dado vuelta Central el domingo, ante una Bombonera que latió y empujó. El técnico no quedó conforme con el juego. La ausencia de fluidez fue notoria. Y si bien rescató el espíritu y el corazón, Arruabarrena fue contundente: “Así vamos a perder más de lo que vamos a ganar”, dijo, sin gambetear la autocrítica. Y así como metió mano para tratar de torcer el rumbo contra los rosarinos, ahora el DT lo vuelve a intentar aunque desde el minuto cero. Todo indica, por lo que probó en el último táctico a puertas cerradas, que Pachi Carrizo le dejará su lugar al Burrito Martínez. El delantero entró bien el domingo y el Vasco quiere recuperarlo en cancha. Con él, el 4-3-3 que se pregona desde el banco tendrá tres puntas contantes y sonantes: el Burrito, Chávez (llega averiado pero llega) y Calleri (vuelve como titular por Gigliotti).

Arruabarrena sueña con lo mismo que soñaba Bianchi: meter al equipo en la Libertadores 2015. Sin Copa Argentina, la Sudamericana es un buen camino para lograr el objetivo. Casualidad del destino, el Virrey se fue sin haber dirigido a Boca en una Sudamericana. El Vasco llegó en aquel viernes 29 de agosto y a las horas ya tuvo que afrontar la llave con Central, con un ida y vuelta que lo depositó en los octavos de final. Y aunque no lo diga, a esta altura, la Copa Sudamericana es su obsesión...










0
0
0
0
0No comments yet