Check the new version here

Popular channels

Dia de ensueño para el deporte argentino

El deporte argentino ha tenido otra jornada histórica con las victorias de los seleccionados masculinos de voley, basquet, handball, la medalla asegurada de Del Potro, la buena performance de Grillo en el golf y la clasificación de Chiaraviglio a la final de salto con garrocha




Tan cerca y tan lejos. Si en el sufrimiento algunos encuentran placer, entonces lo de ayer no tuvo límites, con toneladas de endorfinas cubriendo el Parque Olímpico de Río de Janeiro. Endorfinas de argentinos, todos resignados a optar, y por lo tanto a sufrir: o el básquet o el tenis. Incluso teniendo entradas para ambos eventos no había opción. La única era clonarse, y la oveja Dolly hace ya rato que murió.

La situación no es comparable (¿aún?), pero todo funcionó como un relojito suizo aquel glorioso 28 de agosto de 2004 en que el deporte argentino puso fin a una sequía de 52 años de medallas doradas en los Juegos. Final del fútbol a las 10:00 de la mañana -sí, había que engañar al infernal verano griego- y definición del básquet en el final de la tarde. Así se podía gozar por partida doble.

Doce años después, el goce fue en simultáneo, en estéreo. Juan Martín Del Potro y la Generación Dorada luchaban por cosas muy grandes exactamente a la misma hora. Desde las filas más altas del estadio de tenis se podía ver perfectamente el Arena Carioca 1. Tan cerca, tan lejos.



Más lejos había estado el voley, que a esa hora ya había ganado y asegurado el mismo lugar en cuartos que el básquet. Y el hockey, que por primera vez en dos décadas ofrece claramente mejores sensaciones por el lado de Los Leones que por el lado de las tan exitosas Leonas. ¿Qué decir del golf, donde Emiliano Grillo tiene hoy la posibilidad cierta de colgarse una medalla que ninguno de su deporte conoce desde hace 112 años?

Tras un inicio de demoledora potencia -oro para Paula Pareto, victoria de Del Potro sobre Novak Djokovic, gran golpe del voley sobre Rusia-, la delegación argentina había entrado en cierta meseta. Todo cambió en un súper sábado de esos que llenan el alma. Y habrá más para la Argentina en unos Juegos que ya despidieron para siempre a Michael Phelps y que hoy comienzan a rendirse a Usain Bolt.
0
0
0
0No comments yet