Check the new version here

Popular channels

el adios de un grande del tenis

Kuerten le dijo adiós al tenis en su "amado" Roland Garros



El brasileño, ex número uno del mundo y ganador tres veces del Abierto de Francia, cayó con el local Paul-Henry Mathieu en la primera ronda por 6-3, 6-4 y 6-2 y se retiró del profesionalismo. "Este Grand Slam es mi vida, mi pasión", confesó. Recibió una emocionante ovación en el final.




ADIOS. Kuerten, con mucha emoción, saluda al público de Roland Garros en su último partido.




VERDUGO. El francés Mathieu abraza a Kuerten luego de eliminarlo de Roland Garros.




MAXIMO ESFUERZO. El brasileño llega con lo justo a pegarle a la pelota. Nunca se dio por vencido.




SONRISA. Kuerten se va de Roland Garros con su reconocimiento y con alegría, como lo hizo siempre.




GRITO. El ex número uno del mundo se lamenta durante el partido con Mathieu por la primera ronda del Grand Slam.



Todavía está latente ese corazón que dibujó hace años en la cancha central de Roland Garros en agradecimiento al público, luego de remontar un partido increíble frente al estadounidense Michael Russell. Gustavo Kuerten le dijo hoy adiós al tenis en el mismo lugar donde, quizás, fue más feliz. La derrota contra el local Paul Henry-Mathieu fue el cierre a una carrera exitosa. "Algún día hay que retirarse", confesó con lágrimas en los ojos. El brasileño, de 31 años, fue ovacionado por todos y la emoción estuvo a flor de piel. Primero, lloró al término del partido. También cuando recibió un trofeo en honor a su carrera. Y fue imposible contener el llanto cuando sus pares le dedicaron un conmovedor aplauso en la sala de jugadores.

Guga, como lo llaman en el mundo entero, se coronó tres veces en Roland Garros (1997, 2000 y 2001). Fue número uno del mundo en el 2000. Hace tiempo que dejó de estar en los primeros planos del circuito, aunque siempre estuvo presente. Este domingo, primer día de la edición 2008 del Abierto de Francia, cayó por 6-3, 6-4 y 6-2. Así y todo, se despidió con al atronador grito de "Guga, Guga", que bajaba de las tribunas del Phillipe Chatrier.

"Gracias al tenis he aprendido mucho, he tenido que afrontar situaciones espinosas y eso me ha enseñado mucho como ser humano. El tenis ha cambiado mi vida. Ahora tengo que ocuparme de otras cosas, tengo que ocuparme de mi", relató en la conferencia de prensa. Seguirá ligado al tenis y también prometió dedicarle más tiempo a su fundación. Sobre Roland Garros dijo que "ha sido especial, me ha permitido avanzar con mi corazón, con mi amor". "Es mi vida, mi pasión. Es algo muy grande estar aquí con mi familia, mi entrenador, con todos. Haber ganado aquí tres veces fue algo muy grande", se sinceró.

En lo que va de la temporada apenas jugó seis partidos. Sabía que quería terminar en París, por eso se esforzó para volver a su máximo nivel. En Costa Do Sauipe perdió con el argentino Berlocq, mientras que en el Masters de Miami el verdugo fue Grosjean. En un Challenger en Florianópolis, su ciudad natal, ganó el único partido del año contra el colombiano Carlos Salamanca. Luego, lo frenó su compatriota Ferreiro. En Monte Carlo también soñó con repetir aquellos tiempos dorados cuando ganó el torneo en 1999 y 2001, pero en el debut fue aplastado por el croata Ljubicic. Y hoy, era su última batalla en el polvo de ladrillo francés. Poco pudo hacer contra Mathieu, 19º del ranking mundial.

Guga eligió vestir la misma ropa –remera azul y amarilla- con la que centró la atención del mundo once años atrás. No fue como héroe su despedida, aunque sí se retiró como un ídolo.



Fuente:http://www.clarin.com/diario/2008/05/25/um/m-01679888.htm
0
0
0
0No comments yet