El arquero y el palo le dicen NO a Messi

El Barcelona recibe al Celta con el objetivo de lograr un triunfo convincente ante su afición que le consuele de la dolorosa derrota en el Bernabéu (3-1) y le consolide en el liderato de Primera.
El conjunto azulgrana, que esta semana se adjudicó la Supercopa de Cataluña ante el Espanyol, en la tanda de penaltis, con un equipo plagado de suplentes y jugadores del filial, retoma el torneo de la regularidad ante un rival incómodo que todavía no ha perdido un solo partido de visitante.

Será además un encuentro especial para Luis Enrique Martínez, que se medirá por primera vez a sus expupilos. El técnico barcelonista no podrá contar para este encuentro con el centrocampista Andrés Iniesta, lesionado en el sóleo ante el Real Madrid, ni con el defensa Thomas Vermaelen, quien se recupera de su enésima lesión muscular y que aun no ha debutado con el conjunto azulgrana.

Pese a estas ausencias, el entrenador azulgrana ha dejado fuera de la convocatoria al defensa Gerard Piqué por decisión técnica, una lista en la que tampoco están el guardamete Masip y otros dos zagueros, Martín Montoya y el brasileño Douglas Pereira, a pesar de que este sábado ha recibido el alta médica.
Messi-Neymar-Luis Suárez

El del Celta será además el primer partido del tridente Messi-Neymar-Luis Suárez en el Camp Nou, uno de los alicientes para que la afición culé acuda al estadio. También podrían reaparecer en el once Jordi Alba y el croata Ivan Rakitic, dos jugadores a los que Luis Enrique dejó en el banquillo ante el Real Madrid.

El Celta aspira a hacer más grande la herida azulgrana liderado por Nolito, futbolista al que Luis Enrique rescató de Portugal para liderar su proyecto en Vigo.

Eduardo "Toto" Berizzo ya ha dicho que su equipo será fiel a su estilo. El argentino quiere que su equipo le dispute el balón al Barça, pues ese es, a su juicio, el camino más fácil para lograr un triunfo que al Celta se le resiste en Liga desde hace 73 años.
Regreso de Orellana