Check the new version here

Popular channels

El canalla que jugó para Palestina pero nunca pisó ese suelo

Pablo Abdala debutó en la primera de Central en la década del 90, pero una grave lesión lo obligó a partir a Chile, donde conoció a un técnico que lo hizo nacionalizar palestino y lo llevó al seleccionado




Abdala se inició en Central y jugó varios años en el seleccionado palestino.

No son muchos los hinchas de Central que recuerdan el debut de Pablo Abdala en la primera del equipo de Arroyito, allá por 1993 y de la mano de Vicente Cantatore. Quizás tengan alguna imagen difusa de sus cinco partidos como mediocampista central con la camiseta auriazul, con una particular melena rubia y ondulada que hoy, a sus 42 años, todavía conserva. Una grave lesión y el fútbol lo llevaron a destinos inimaginados para él, hasta que un día llegó a integrar la selección de Palestina, un país que defendió pero en el que nunca estuvo.

Abdala, oriundo de la localidad santafesina de San José de la Esquina, contó su particular historia este viernes en A Diario, el programa de Radio 2 que conduce Alberto Lotuf. Sus vivencias cobran mayor relevancia por estos días, en los que recrudeció la violencia entre Israel y Palestina en la Franja de Gaza.

“Tanto yo como mi familia somos fanáticos de Central, mi debut en primera fue el sueño de todos”, relató Pablo desde Roldán, donde vive actualmente. “Debuté con Vicente Cantantore y al poco tiempo me rompí los ligamentos de la rodilla. Después vino (Pedro) Marchetta, no me tuvo en cuenta y tuve que buscar otros horizontes”, rememoró.

Con la llegada del nuevo milenio, la suerte cambió para el volante argentino. Jugando para Cobreloa, el entrenador cisjordano Nicola Hadwa llegó al fútbol chileno y se fijó en el juego de Abdala y en su apellido de descendencia árabe. “Yo estaba en un buen momento y me ofreció la posibilidad de conformar el selecciondo palestino”, comentó.

Lo curioso es que, debido a los eternos conflictos bélicos, Pablo nunca estuvo en suelo palestino. “Yo nunca estuve en Palestina. Concetrábamos en Kuwait o en Egipto, a 50 kilómetros de El Cairo. Yo jugaba en Chile y en cada convocatoria viajaba por 15 días”, describió.

Entre sus anécdotas, Abdala rescató que en 2004, mientras el seleccionado palestino jugaba amistosos en Chile, la esposa de uno de sus compañeros lo llamó para decirle que un tanque israelí había destruido su casa.

El futbolista santafesino confió que “al compartir grupo con chicos de allá, me interioricé por la cuestión política y social”. Y luego opinó: “Esto no es una guerra, es una lucha desigual. Aunque tampoco comparto el extremismo de un grupo como Hamas”.

Abdala se inició en Central. Luego cruzó la cordillera para jugar en San Marcos de Arica y de allí a Millonarios de Colombia. Volvió a Chile para actuar en Cobreloa, Universidad de Concepción, Deportes Temuco y Deportes Melipilla. En 2006 pegó la vuelta definitiva a Rosario para terminar su carrera en Argentino.
0No comments yet
      GIF
      New