El Clasico de la Fuga

9 DE OCTUBRE DE 1949, DÍA EN EL QUE NO VOLVIERON MÁS.

“… El deshonor les pesará para siempre”

En una tarde lluviosa y tribunas colmadas se diputó el encuentro. A las 15:30 hs en punto, dio el comienzo del partido Laña, centro delantero de Nacional. El partido arrancó con gran dominio de Peñarol, jugando casi completamente en campo adversario. A los 38 minutos de juego Varela próximo a las posiciones de ataque, elevó centro que Vidal tomó para tirar sobre el arco, donde Paz rechazó a medias. Juan Schiaffino recogió el esférico y tiró nuevamente, suscitándose otro rechazo, esta vez de Rodolfo Pini, que quedó en poder de Schiaffino. Este pudo tirar, pero con gran serenidad dio a Ghiggia en la derecha y éste con tiro alto y violento batió por completo a Paz en medio de una extraordinaria explosión de los hinchas que colmaban el Estadio Centenario. Este gol de Ghiggia quedará marcado también como el primer gol que le anotaba a Nacional.

Pocos minutos más tarde, cuando estaba terminando el primer tiempo, el juez sancionó penal para Peñarol y ante la protesta y los empujones que el jugador tricolor Tejera emprendiera ante el árbitro, este lo expulsó. El penal fue pateado por Míguez y atajado en primera instancia por el golero Paz, pero en el rebote el Patrullero Vidal convirtió el segundo gol.

Los jugadores de Nacional protestaron invasión de Vidal, un jugador tricolor le tiró barro en la cara al juez y Walter Gómez lo pateó siendo expulsado. Se reanudó el juego con el correspondiente saque del medio, jugando ahora Nacional con 9 jugadores. Y cuando avanzaba Schiaffino en poder de la pelota ordenando un nuevo avance de su línea, se escuchó el silbato del árbitro dando por finalizado el primer tiempo del partido con la victoria parcial de Peñarol. Nacional debía enfrentar el segundo tiempo perdiendo 2-0 y con nueve jugadores.

Todos los presentes en el Estadio presagiaban la goleada, cuando en el transcurso del intervalo, comenzó a correr el rumor de que Nacional no se presentaría a jugar el complemento. Salieron los jueces a la cancha, salió Peñarol a la cancha, pero el tradicional rival nunca lo hizo.