About Taringa!

Popular channels

El estadio más insólito del fútbol argentino



Una rareza a pasos de la Capital. La cancha de Victoriano Arenas, equipo que juega en la Primera D, tiene un encanto particular: está rodeada por el Riachuelo y a veces tienen que esperar a que pase la Prefectura para recuperar las pelotas. Olores complicados y amor por los colores.


El estadio Saturnino Moure de Victoriano Arenas se encuentra rodeado del Riachuelo en Valentín Alsina.

El GPS marca la esquina de Molinedo y Entre Ríos, en el barrio de Valentín Alsina, muy cerca de Avellaneda. Allí es el final del recorrido del colectivo de la línea 570, lugar donde se encuentra uno de los estadios más curiosos del ascenso. No se observan tribunas ni movimiento de gente, solo un pasillo largo y cerrado entre dos fábricas abandonadas con pintadas dando la bienvenida, parecido al de los callejones de las películas norteamericanas.

Siguiendo el camino se observa a la derecha un “cementerio” de heladeras viejas de la ex fábrica SIAM y del otro lado, el Riachuelo completa el panorama que acompaña la llegada al estadio Saturnino Moure. Con este “paisaje” comienza a aparecer la frase “recalculando” en las mentes de los que por primera vez transitan la zona; más aún si se levanta la vista y detrás del río está la enorme villa 21-24 de Barracas.


Para ir hasta allá, hay que tomar el 570 y bajarse en la ultima parada al frente de la villa 21-24, y después adentrarse en un cementerios de heladeras



Para ingresar a la cancha es necesario atravesar un pasillo entre dos fabricas abandonadas
Tener por un lado el riachuelo y por el otro la vista de la villa 21-24 no lo hace muy pintoresco

A pocos metros, un portón pintado de celeste y blanco. No es Racing por estar cerca de Avellaneda, sino que son los colores de Victoriano Arenas, club de la Primera D. La “isla”, rodeada por el Riachuelo, está unida a la villa por un puente ferroviario muy deteriorado que hace años no se utiliza, por eso varios temen ir allí. “Nosotros la llamamos, en lo íntimo, la isla siniestra, por todo lo que hay alrededor. El club es muy familiero, no lo ayuda el pasado, cuando era imposible entrar”, se expresa Sebastián De Luca, exjugador del CAVA.


Que la apariencia hostil no engañe, puertas para adentro, son todos bienvenidos

En el ascenso existen historias curiosas, y Victoriano tiene una de ellas, porque el 4 de abril de 1998 el Saturnino Moure quedó en la historia del fútbol argentino por ser el primer estadio en que una mujer arbitró un partido oficial: la tucumana Florencia Romano. Ese día, el local superó 6-0 a Muñiz.


La primera mujer en arbitrar en el fútbol argentino hizo su debut en la "isla siniestra"

Otra de las situaciones insólitas se da cuando la pelota se pierde por encima del pequeño alambrado detrás del arco. Allí corre “Tati”, el hincha más fanático del CAVA, para recuperarla. En caso de que caiga al agua, se intenta acercarla a alguna de las orillas y se espera a que pase la prefectura para recuperarla.


Zona de conflicto: por acá saltan el paredón y se quedan con las pelotas 

“Pasamos una situación alarmante hace algunos años. Había chicos del asentamiento que saltaban el paredón y se robaban las pelotas durante los entrenamientos para venderlas por paco y a veces han faltado cosas de la utilería, si no nos podían robar, nos tiraban piedras. Por suerte esto ya no sucede más y la zona está más vigilada”, cuenta Domingo Sganga, presidente de la institución que se afilió a la AFA en 1963.


link: https://www.youtube.com/watch?v=YCru0ZS0WDw


Captura área de la pequeña península con su cancha en 1978

Debido a varios casos de inseguridad y a la poca gente (no supera los 200 espectadores aunque el estadio tiene capacidad para 1500) se firmó un convenio con Lanús para que Victoriano pueda jugar en el predio que está construyendo. Este es el panorama que se vive en la divisional más baja del fútbol argentino. Canchas con escasa infraestructura y jugadores que deben trabajar luego de cada entrenamiento, ya que sólo se tienen que conformar con el pago de sus viáticos. Un club muy humilde que tiene un sueño: mudarse para que más gente pueda a acercarse a ver los partidos de su querido Victoriano Arenas.




¿Te animarías a ir un sábado de estos? Muy probablemente ir a alentar a Victoriano Arenas sea solo un viaje de ida, sin lugar para los débiles.



0No comments yet
      GIF