Canales populares

El fichaje estrellado: Marcelo Bielsa

El Loco se hizo cargo del Espanyol en julio de 1998…y en agosto ya quería abandonar el club para ser seleccionador de Argentina.



Si a Marcelo Bielsa le llaman el Loco es por cosas como su corta trayectoria en el banquillo del Espanyol. Sucediendo a un José Antonio Camacho que, tras su primera etapa como técnico blanquiazul (de 1993 a 1996), se había vuelto a hacer cargo del conjunto perico en la temporada 1997/98 (por cierto, ese mismo verano superaría al técnico argentino en brevedad, permaneciendo apenas ¡22 días! como técnico del Real Madrid), el entrenador sudamericano llegó al recién estrenado como feudo espanyolista Estadi Olímpic en julio de 1998.




Sin embargo, un mes después, la AFA (Asociación de Fútbol Argentino) le escogió como sustituto de Daniel Passarella al mando de la selección argentina, tras caer ésta derrotada en cuartos de final del Mundial de Francia 1998, y el lío ya estaba montado: el contrato de Bielsa con el Espanyol tenía una cláusula por la cual el técnico podía romper el acuerdo si era reclamado por la Federación argentina, aunque, evidentemente, el equipo catalán no esperaba que esta llamada llegara poco más de 30 días después de haber fichado al hasta entonces entrenador de Vélez Sarsfield, y defendía que la cláusula sólo permitía al entrenador “estudiar la oferta”.



Tras otro mes de negociaciones (el Loco quería marcharse ipso facto), y ya con la Liga empezada, el día 18 de septiembre ambas partes llegaron a un acuerdo por el cual Bielsa seguiría, como máximo, hasta el 25 de octubre, pero podría marcharse antes si la directiva perica encontraba a un sustituto. Obviamente, el presidente del Espanyol, Daniel Sánchez Llibre, quien no se hablaba con el míster argentino, quería cambiar de entrenador cuanto antes posible, y, a poco menos de una semana del plazo fijado (y tras medio mes en que un hombre de la casa, Paco Flores, hizo casi de segundo entrenador para poder adaptar posteriormente al técnico recién llegado al sistema de juego con el que el equipo había preparado la pretemporada), Miguel Ángel Brindisi aterrizó en El Prat el día 20 de octubre para sustituir a su compatriota, el cual abandonó Barcelona con el triste bagaje de una victoria y dos empates en seis partidos de Liga (o cinco puntos de dieciocho posibles).




0
0
0
0No hay comentarios