El Inter puja fuerte por Alves



El club lombardo ahora mismo está en la ‘pole position’ para hacerse con los servicios del lateral derecho


Alves acaba contrato el 30 de junio de 2015

Dani Alves está muy cerca de conocer su futuro o al menos saberlo en primera persona y por parte del que todavía es su entrenador, Luis Enrique. Y es que el defensa brasileño se reincorpora mañana al FC Barcelona tras disfrutar de tres semanas de vacaciones tras disputar el Mundial de Brasil. Será el momento en que el defensa brasileño se cite con el técnico para conocer cuáles son los planes de Lucho. Y, según ha podido saber SPORT, el entrenador le informará que no cuenta con él, pero que hará todo lo posible para que su salida sea lo menos traumática posible.

Lo que está claro que Alves tampoco está por la labor de poner palos a la rueda ni demasiados obstáculos a su salida, siempre y cuando encuentre un club que sea capaz de pagarle la ficha que cobra actualmente en el Barcelona y que ronda los 6 millones de euros.
Ahora mismo el único que se acerca a estos números es el Inter de Milan –el otro club de la ciudad, el Milan, tiró ya la toalla por el internacional brasileño–, pero el problema en este caso es más de Alves que de la entidad interista, ya que al jugador, según aseguran desde su entorno, le gustaría más jugar en la Premier inglesa.

En cualquier caso, la oferta del club lombardo también le daría la posibilidad de jugar aún tres o cuatro temporadas en el fútbol de élite.
El problema sigue siendo la forma en la que el Barcelona gestionará su salida y la cantidad del traspaso. Y es que la secretaría técnica empieza a tener bastante claro que no podrá realizar ninguna petición estratosférica –descartado totalmente 12 millones o más– ya que estamos ante un jugador que finaliza contrato dentro de un año, es decir, que podría venir gratis y cobrando además una prima de fichaje a partir del verano de 2015 y que además tiene una ficha muy alta, sobre todo porque se trata de un defensa.

Eso quiere decir, hablando en plata, que estaríamos muy cerca de repetir un nuevo caso David Villa. Así pues, el Barcelona ya sabe que no hará un negocio muy grande con Alves, aunque también es verdad que aparte de cobrar unos millones en el traspaso se ahorraría la ficha del último año del jugador. Mejor eso que tener a un jugador que el cuerpo técnico considera que puede ser prescindible, tener que pagarle el año que le resta y además después ver como se va totalmente gratis a otro club el año siguiente.

En ningún caso los hechos se precipitarán de un día para el otro sino que todo se está ‘cocinando’ en una cocción muy lenta –en el club no dejan de recordar que todavía tiene margen de maniobra para ejecutar altas y bajas hasta el 31 de agosto–.

Está claro que esta semana puede ser decisiva al menos para el protagonista en cuestión, ya que seguramente mañana mismo se reúna con el técnico en su despacho de la Ciutat Esportiva.

La baza con la que cuenta el Barcelona es que el jugador no es en ningún caso un apalancado –en una entrevista a Rac1 la temporada pasada ya reconoció que si veían que no contaba con la energía o el estímulo suficiente para seguir no tendría ningún problema en hacer las maletas–. Y parece que esa energía está a punto de evaporarse definitivamente.

La opción del Liverpool pierde fuelle tras fichar a Manquillo
El Liverpool fue uno de los primeros clubs en preguntar por la situación contractual de Dani Alves. Eso hizo pensar al Barcelona que tenía en el club inglés un serio candidato para iniciar la puja por el defensa brasileño. De hecho, el club blaugrana intentó, sin éxito, abaratar la operación Luis Suárez, colocando en la operación al blaugrana. Pero el Liverpool quería dinero en caja y aplazó las negociaciones por el jugador para más adelante. Sin embargo está primera aproximación se ha enfriado notablemente ya que no ha vuelto a llamar y además el club de Anfield se ha hecho con los servicios del hasta ahora lateral derecho del Atlético de Madrid, Javier Manquillo, por las próximas dos temporadas en calidad de cedido.
Está claro que el entenador ‘red’, Brendan Rodgers, empieza a tener una auténtica congestión en la banda derecha, ya que aparte de Manquillo, cuenta con hombres como Glen Johnson, Jon Flanagan y Martin Kelly para correr por la banda derecha. No hay duda de que en una banda tan sobresaturada no hay sitio para nadie más.