Check the new version here

Popular channels

" El Mas Grande Lejos"



River ratificó su poder ofensivo y confirmó que busca el arco rival aunque esté ganando o goleando. ¿Independiente? No dio la talla. Almirón había dicho que iba a atacar pero puso cinco defensores y se comió un baile.




Hubo, en la previa de este River-Independiente, un amago de duelo dialéctico que no llegó a concretarse. Desde Avellaneda, el entrenador Jorge Almirón tiró la primera piedra al anunciar que su equipo iría al Monumental a atacar y a ganar. Entonado quizás por las declaraciones de su DT, Rolfi Montenegro salió a minimizar el poderío del puntero remarcando que nadie le marcaba los errores. Desde Núñez no llegó ninguna respuesta. Mejor dicho, sí. Marcelo Gallardo comentó que no le gustaba la demagogia y que su equipo hablaría en la cancha. Y anoche, en el verde césped del Monumental, el que habló fue River. ¿Independiente? No pudo hilvanar dos frases seguidas -léase dos pases seguidos- y quedó al descubierto el contenido vacío del discurso ofensivo de Almirón. Verborrágico, había prometido salir a atacar pero paradójicamente la formación que puso en cancha contó con 5 defensores. Y su mayor pecado fue que las precauciones no le sirvieron demasiado porque su equipo tampoco defendió bien. Una prueba más de que la cantidad nunca es garantía de calidad ni de eficacia.




El que no cambió fue Gallardo. Otra vez se vio a un River agresivo. Con la pelota, para buscar frenéticamente el arco contrario. Y sin ella, para recuperarla y volver a empezar. Está claro que en esta ocasión, el rival le facilitó un poco las cosas. Con ese plan "made in La Volpe" de intentar salir jugando sistemáticamente sin tener los futbolistas aptos para hacerlo, River recuperaba el balón en campo contrario gracias a las constantes imprecisiones de la última línea de Independiente, incluyendo a su arquero. La principal diferencia, en el primer tiempo, radicó en la presión y en la precisión. Y esa superioridad se trasladó al marcador también con la inestimable colaboración rival. En el gol de tiro libre de Pisculichi, error del Ruso Rodríguez. En el golazo de Ariel Rojas, falla de Cristian Tula.




Almirón intentó enmendar su equivocación inicial (como suele ocurrirle en todos los partidos) con el cantado ingreso de Pizzini por Ojeda en el entretiempo. Del 5-2-1-2 a un 4-2-1-3. Gallardo no tocó nada salvo el cambio obligado de Ponzio por el lesionado Kranevitter, que no afectó demasiado el funcionamiento en la mitad de la cancha. River siguió buscando el arco de Rodríguez pese a la diferencia de dos goles, ratificando el compromiso con la idea más allá del resultado. Fue ahí cuando Independiente, sin hacer méritos, encontró el descuento. Y todo gracias a Mancuello, el alma de este equipo, que arranca siempre de doble cinco y termina definiendo de 9. A partir de ese momento el partido se hizo aún más abierto y el equipo de Almirón emparejó un poco el juego. Pero bastó que Tula y el Ruso Rodríguez se volvieran a equivocar como en los dos primeros goles para que Teo Gutiérrez aprovechara el regalito y aumentara la diferencia. El capitán y el arquero, en una noche de terror, abortaron cualquier chance de empate. Luego, Mora le puso la frutilla al postre con una vaselina de luxe.

River, líder del torneo local con tres puntos de diferencia y un partido menos, dando pelea en la Copa Argentina y en la Sudamericana, demostró que tiene un poder ofensivo demoledor. El rey del ataque.









0
0
0
0No comments yet