Check the new version here

Popular channels

El más grande no se cansa de los titulos importantes




River reafirmo la paternidad sobre el ciclón y dio el primer paso para conseguir una nueva copa internacional, ante un rival que fué inferior en los primeros 90' de la final.




Este es el famoso River, el de Gallardo. El que ataca y ataca, el que genera situaciones, el que busca el arco rival. Sin tanta fortaleza en el fondo esta vez, sufriendo en algunas contras, pero a su manera, como en tiempos de alegría del 2014. Por eso, en una noche tan especial ganó cuando debía ganar. Cuando los 11 que habían sido goleados seis días atrás necesitaban tomarse revancha, como la gente que apoyó desde el arranque y ovacionó a Gallardo, sobre todo. Ahora por los porotos, nada menos que con una copa en juego, fue una máquina de generar situaciones de gol en esos partidos que muchas veces se terminan perdiendo por cuestiones del destino. Fue 1-0 por el derechazo del Negro Sánchez cuando la diferencia entre los equipos no era tan grande, debieron ser más goles por todo lo hecho en el PT.

Justamente este PT en el que River no mereció ganar sino golear contra un San Lorenzo achicado, apático, que jugó sólo a esperar, por momentos como si tuviera enfrente al Real Madrid. Increíble que no la metiera en esos 45 minutos iniciales, en los que Teo grutó uhhh cuatro veces, con dos postes y dos tapadas de Torrico. En los que Mora definió mal como cuando arrancó el ST, y en los que Maidana le dio también al palo. Anímicamente entero, con el dominio de la pelota y de los tiempos, el equipo de Gallardo fue el único que buscó con decisión. Pese a todo, estaba en cero...

En el ST el Ciclón tuvo dos claras y ahí hubo un mix: iluminado Barovero, torcido Cauteruccio. Ya la final de la Recopa no era como en el primer tiempo, San Lorenzo preocupaba de contra y River no le encontraba la vuelta. El Muñeco tomó decisiones: adentro Martínez por Mora, después Cavenaghi por Teo. Y cuando estaba cerrado el arco de Torrico, el gol llegó en la jugada menos esperada: falló Mercier con un pase atrás, pase de Pity a Sánchez y "fusilamiento" para la ventaja tan esperada y merecida.

Las finales están para ganarlas, eso es lo principal. Y River se llevó bien el primer chico, aunque pudo haber sacado más diferencia en un final caliente, con una roja exagerada al Pipi Romagnoli. Lo mejor es que volvió a pisar fuerte después del golpazo del sábado pasado y mira de reojo la Recopa. El Ciclón pecó por avaro y conservador, más allá de las tres chances de Caute. En el Gasómetro no le va a quedar otra que apostar a lo River.


0
0
0
0
0No comments yet