Check the new version here

Popular channels

El No Descenso de Boca en 1949




BOCA NO NECESITO LA AYUDA DE PARTE DE LA AFA



Otra de las grandes corrupciones del futbol,pero igual esto no lo necesito Boca Juniors.







Para los que no vivimos en carne propia el Boca de 1949 nos resulta difícil entender un escenario tan dramático. Y menos en estos tiempos de vacas gordas. Pero, aunque sea por un instante, hagamos el esfuerzo de imaginar una situación en la que Boca llegue a una última fecha no sólo descendiendo sino con la obligación de ganar sí o sí para evitarlo. 90 minutos no apto para cardíacos. En 1949 los dirigentes se propusieron arreglar errores de temporadas pasadas y trataron de reforzar al plantel con jugadores provenientes del interior del país. Entonces llegaron el marplatense Herminio González, los tucumanos Zelaya, Urueña, Domínguez, Sánchez y Contreras y los mendocinos Flamant y Grima. Con semejante inversión, los cañones apuntaban a un título que ya hacía cinco año se negaba. Y ni el más pesimista pudo imaginar que el único que descendería al final del campeonato pudiera ser el xeneize. Sin embargo el campeonato de 1949 arrancó torcido ya desde las primeras fechas. Tres derrotas al hilo con el Rojo (0-2), Tigre (1-2) y San Lorenzo (1-4) fueron todo un anticipo de lo que se vendría. Se perdió por goleada con Racing (2-6) y se cayó con River (0-1). Al finalizar la primera rueda el panorama era más que preocupante. Tres triunfos, tres empates y 11 derrotas. La marcha de la segunda rueda fue igual. O peor. Porque aunque se le ganó a River (2-0 en la Bombonera en la fecha 30) y pareció que la cosa se encaminaba, una terrible racha de derrotas consecutivas con Ñuls (0-4), Racing (1-2), Gimnasia (1-2) y Chacarita (0-1) pusieron al xeneize al borde del desastre. Tras la derrota con Chaca quedaba una sola fecha y Boca estaba cola en la tabla con 25 puntos, a uno de las 26 unidades de Huracán, Tigre y Lanús. Y justo con el Grana fue el choque de la última jornada. A Bombonera colmada como si Boca estuviera por salir campeón (ver foto 2), Boca salió a matar o morir. Y mató. Antes de los 20 ganaba 2-0 (Martínez y Campana). En el comienzo del segundo tiempo, marcó el tercer gol (Espinoza) y al toque vino el descuento de Lanús. Pero sobre el final se decoró la chapa con dos goles más (Ferraro y nuevamente Campana). Un 5-1 que condenó a Lanús, trajo alivio y sirvió para dejar atrás toda la angustia contenida de la hinchada en lo que fue la peor campaña de la historia de Boca. Jugó 34 partidos, ganó 10, empató 7 y perdió 17 (una rueda entera). Alcanzó los 27 puntos, hizo 53 goles y le convirtieron 58 veces.







De 18 equipos en total, terminó agónicamente en el puesto 15 gracias a esa inolvidable victoria. Para el infarto. Los once que salvaron a Boca esa tarde fueron Vacca, Marante, Bendazzi, Sosa, Grecco, Pescia, Espinoza, Martínez, Ferraro, Campana y Busico. 













En Cambio se vio beneficiado fue Huracan

Ya que tuvo que Definir un partido Vs Lanus por el descenso.



Primera serie
El primer partido se disputó el 18 de diciembre de 1949 en cancha de San Lorenzo, y lo ganó Huracán por 1 a 0. El segundo se jugó en cancha de Independiente el 24 de diciembre, y lo ganó Lanús por 4 a 1. Como no contaba la diferencia de gol, era necesario disputar un tercer partido.
18 de diciembre de 1949Huracán1:0 (1:0)LanúsViejo GasómetroBuenos Aires[mostrar]24 de diciembre de 1949Lanús4:1 (1:1)HuracánLa Doble ViseraAvellaneda

Tercer partido
El 8 de enero de 1950, también en escenario neutral (nuevamente en el Gasómetro), se disputó el tercer y -a priori- decisivo encuentro. Corrían 42 minutos del segundo tiempo y el resultado se encontraba 3-3, entonces el referí Bert Cross invalidó un cuarto gol de Huracán por posición adelantada. Los jugadores del Globo, luego de protestar un largo rato, se retiraron del campo de juego.
8 de enero de 1950Huracán3:3 (2:2)LanúsViejo GasómetroBuenos Aires

Primer fallo polémico
El reglamento de la época establecía que "abandono del juego, negativa a proseguir el partido o facilitar la libre acción del adversario, será sancionado con la pérdida de los puntos". Por lo que Huracán, al abandonar el terreno de juego, debía perder los puntos y como consecuencia irse al descenso directamente. Sin embargo, el Tribunal de Penas de la Asociación del Fútbol Argentino resolvió que el partido debía volver a jugarse, argumentando que en realidad el árbitro había dado por concluido el encuentro, en vez de consignar el abandono del campo por parte de los jugadores de Huracán (a pesar de no debía hacerlo, ya que en caso de empate había alargue). Los dirigentes de Lanús protestaron frente a esta arbitrariedad, pero la decisión ya estaba tomada.

Cuarto partido
Un mes más tarde, el 16 de febrero, se disputó el cuarto y último encuentro en el estadio de River Plate. A los 38 minutos del segundo tiempo se imponía Huracán por 3-2, cuando el árbitro del encuentro sancionó un penal en contra de Lanús. En ese momento los jugadores granates se retiraron del terreno de juego, suspendiéndose el juego en consecuencia.
16 de febrero de 1950Lanús2:3 (2:1)HuracánAntonio V Liberti, Buenos Aires

Segundo fallo polémico
En esta ocasión se aplicó rigurosamente la reglamentación y se le dio por perdido el encuentro a Lanús, condenándolo a jugar en el ascenso por primera vez en su historia. Algunos periodistas atribuyen este hecho a la amistad que unía a Juan Domingo Perón, en aquel momento presidente de la Nación, y Tomás Adolfo Ducó, presidente de Huracán, aunque por ese tiempo ambos estaban distanciados a partir de la rebelión encabezada por Ducó en 1944. Según Pablo Ramírez, autor de "Historia del Profesionalismo", "fue ésta una inmoralidad más en la larga serie de hechos vergonzosos que contiene la historia del fútbol argentino". Los integrantes del Tribunal de Penas eran Ernesto L. De Gouvea, Jacinto C. Armando, Juan de Larrechea, Raúl A. Lastiri, Manuel Rojo, Adolfo Serrano, Julio Caccia, Ovidio Cassinelli y José Alcocén.












0
0
0
1
0No comments yet