¿El primer 'cortocircuito' en el nuevo Boca?

A una semana de haber sido confirmado en el puesto de Manager, Juan Simón recibió un duro revés. El plantel, ahora encolumnado tras la figura de Gago, le recriminó sus críticas en el pasado hacia los juveniles y los refuerzos. Un gran dolor de cabeza para la Comisión Directiva que teme un nuevo estallido interno. Además, por decisión de "Pintita", Angelici y Martucci serán los únicos dirigentes que puedan entrar al vestuario y, a partir de ahora, se elegirá a los jugadores que hablarán con la prensa.

Pese a la salida de Juan Román Riquelme, la disputa por el poder en el vestuario de Boca sigue al rojo vivo. Luego de que Carlos Bianchi haya elegido a Daniel Díaz para que lleve la cinta, pese a que el subcapitán era Agustín Orion, la partida del "Virrey" hizo que tanto el arquero como Fernando Gago vuelvan a recuperar voz y voto en los camarines. Según cuentan, "Pintita" había sido elegido por los compañeros para portar la cinta, pero el DT más ganador de la historia optó por el "Cata".



Más allá de la interna por la capitanía, que luego de la llegada de Rodolfo Arruabarrena seguramente tendrá varios capítulos más, se sumó otra muy importante. La misma tiene que ver con la elección para que Juan Simón sea el nexo entre el plantel y la dirigencia. El ex jugador "xeneize" pasó a ser el Manager, como parte de una reestructuración que intenta plasmar la Comisión Directiva, que a su vez anunció la salida de César Martucci del Departamento de Fútbol.

El principal problema radica en que los jugadores le 'pasan factura' a Juan Simón por sus constantes críticas al proceso de Carlos Bianchi y, sobre todo, en "la poca actitud" de los juveniles y en el desprestigio a la hora de elegir a los refuerzos. Encumbrados en la figura de Fernando Gago, quien cuenta con el aval de Agustín Orion, los referentes del plantel le hicieron saber a la dirigencia que molestaron estas actitudes del flamante Manager.



"Ante Belgrano, Boca no jugó a nada y este equipo volvió a hacer el mismo desastre que el domingo pasado", declaró apenas unos días después del triunfo ante el "Pirata". "Boca no se reforzó, sino que hizo incorporaciones. Refuerzos son los jugadores que llegan a Boca, se ponen la camiseta y demuestran, y los que vienen a nuestro club no lo hacen. El único que podría ser considerado como tal es Carrizo, que intenta hacer algo diferente", agregó en torno a los nuevos.

Y también había sido muy crítico con Gago: "Al cambiar el sistema yo esperaba que aparecieran los jugadores que no estaban cómodos con la presencia de Riquelme. Por ejemplo Gago. Pero con este Gago no hacemos nada, para eso le hubieran pagado lo que pretendía Román. Viendo cómo juega Gago yo lo pongo al pibe Acosta y también esperar que levante el nivel Erbes".

Pero no sólo fue muy duro con el equipo, Gago y los refuerzos, sino que en diciembre pasado le había pegó a los juveniles: "El equipo no estuvo a la altura, la gente no negocia la actitud y ahora hay pibes que llegan a Primera con los bolsillos llenos, minitas, autitos y todo, no saben dónde están".

La Comisión Directiva, que buscaba con la reestructuración una persona identificada con el club y que puede tener un mejor ida y vuelta con los jugadores y la dirigencia, está muy preocupada y teme que vuelva a haber un estallido interno en el vestuario. Rodolfo Arruabarrena, quien no se muestra involucrado en este tema, será quien trate de apaciguar los ánimos y recuperar la calma. Las buenas actuaciones y los resultados seguramente ayudarán a que esto suceda.

Pero no son las únicas novedades, ya que por expreso pedido de Fernando Gago a partir de ahora ningún dirigente, salvo el presidente Daniel Angelici y César Martucci, podrá ingresar al vestuario antes, durante o después de los partidos. Esta nueva temática se implementó el pasado domingo cuando varios integrantes de la Comisión Directiva que quisieron ingresar al camarín para felicitar a los jugadores por la gran actuación y victoria ante Vélez, en el debut del 'Vasco' Arruabarrena, y debieron quedarse en la puerta del mismo sin entender lo que sucedía. Además, 'Pintita' será quien elija qué jugadores y cuántos deben hablar con la prensa.