Check the new version here

Popular channels

El Tottenham pide por Bale 98 millones de euros más Coentra

Florentino Pérez y Daniel Levy negociarán cara a cara la próxima semana en Estados Unidos. El Real Madrid quiere cerrar el fichaje del jugador galés antes del 11 de agosto



El Madrid ya sabe lo que pide el Tottenham por
Gareth Bale: 98 millones más Coentrao. La
operación, en cálculos del club blanco, ascendería
a 118 millones (al portugués lo tasa en 20 kilos),
casi los 120 que en un principio exigían los
ingleses. Según ha podido saber AS, Florentino Pérez, con el precio ya sobre la mesa, ha
acelerado la maquinaria para cerrar el fichaje del
galés antes del 11 de agosto, cuando el equipo
finaliza la gira americana. Por eso, tiene previsto reunirse con el presidente
del Tottenham, Daniel Levy, en Estados Unidos la
próxima semana. El Confidencial incluso apuntaba
ayer la fecha y el lugar. Sería el 6 o el 7 de agosto
en Miami, donde el Madrid jugará su tercer partido
de la gira. Hasta el momento, el dirigente de los Spurs se había mostrado implacable y no había
accedido a negociar por debajo de los 120
millones de euros. Pero los últimos movimientos
de presión llevados a cabo por Bale (se borró de
los amistosos del equipo en Hong Kong
aludiendo a unas supuestas molestias musculares), unido al consejo de los asesores de
Levy, haciéndole ver que no hay otro desenlace
posible que un traspaso, parecen estar abriendo
el camino. Pero el presidente spur es un hombre
que pone obstáculos sobre obstáculos, siempre
quiere más, y no se descarta que se saque de debajo de la manga una nueva petición... Bale regresó ayer a Londres con el resto de la
plantilla tras finalizar la gira por Hong Kong y hoy
descansará. Los medios ingleses captaron su
llegada al aeropuerto de Heathrow, donde se
pudo ver al atacante más serio de lo habitual. El
futbolista galés lucía un rostro frío, no quiso firmar autógrafos a los aficionados que se dieron
cita en el aeropuerto y, según publicaba el Daily
Mail, ha cortado cualquier tipo de relación con los
miembros de su club. No obstante, mañana debe
regresar a los entrenamientos, que tendrán lugar
en la Ciudad Deportiva del equipo, situada al norte de Londres. Decepcionado. Según ha podido saber AS, el futbolista está desencantado con su presidente
porque considera que ha incumplido la palabra
que le dio el pasado año, cuando renovó su
contrato hasta junio de 2016. Entonces, Bale puso
la condición de que si el Tottenham no se
clasificaba para la Champions y el Real Madrid llegaba con una oferta interesante, los Spurs no
pondrían reparos a su salida. De hecho, el propio
futbolista se lo recordó a Levy la semana pasada,
cuando ambos se reunieron en Hong Kong para
tratar la situación. En ese primer cara a cara, el
crack galés le insistió en que quiere irse y le instó a que aceptara la oferta del Madrid para dejarle
cumplir su sueño de vestir la camiseta del club
blanco. Esta semana, su agente Jonathan Barnett
se verá con Levy para reiterarle el pensamiento del
galés. Sin embargo, Levy trató de convencerle para que
cambiara de opinión y siguiese al menos una
temporada más en el Tottenham. El presidente le
reiteró su idea de doblarle el sueldo (pasaría de
4,5 a 9 millones anuales), le dijo que él es la
pieza fundamental de su proyecto y le mostró sus ideas optimistas sobre el futuro del club. El
mandatario inglés quiere que el Tottenham se
haga un hueco entre los grandes de Inglaterra en
un periodo corto de tiempo. De hecho, la entidad
de Londres inaugurará un nuevo estadio dentro
de dos temporadas y Levy sueña con que para entonces el equipo forme parte de la élite del
fútbol. Para que eso sea posible, cree que es
necesario que el mejor futbolista de la Premier
siga en la plantilla. Bale hizo oídos sordos a las
palabras de su presidente. El galés sostiene que
su sitio, a sus 24 años, debe estar en un equipo que juegue la Champions y que aspire a todos los
títulos, como el Madrid. Así se lo volvió a
transmitir a su club y se negó a jugar los dos
amistosos de la gira por Hong Kong como
muestra de su enfado. Desconcierto. La actitud del futbolista ha desconcertado a Levy, que nunca pensó que su
estrella llegaría tan lejos en su presión. Tanto es
así que, tal y como publicaba ayer el Daily Mail, el
máximo mandatario de los Spurs se vio obligado
a interrumpir su viaje a Florida para volar a
Londres y reunirse de nuevo con su jugador. Pero ya es consciente de que Bale no dará marcha
atrás. En este sentido, Levy está muy molesto con
el Madrid porque considera que el equipo blanco
ha jugado sucio al convencer al futbolista antes
de cerrar el traspaso con el propio Tottenham.
Piensa que el Caso Modric se ha vuelto a repetir y en el club inglés ya intuyen que el resultado del
culebrón Bale puede tener el mismo desenlace
que el del croata...

0
0
0
0No comments yet