Check the new version here

Popular channels

En 1991 Boca fue víctima en Chile, pero eligió jugar igual

El papelón de la Copa Libertadores de 1991 ante Chile quedó como antecedente. El partido se encaminaba a los penales, pero el escándalo se desato



Las semifinales de la Copa Libertadores de 1991 pusieron a Boca en la vereda de enfrente, la que hoy ocupa River, pero de todas maneras también terminó perjudicado. El rival fue Colo Colo de Chile, al que había vencido en el partido de ida, en la Bombonera, 1 a 0, con un plantel diezmado por una repentina gripe.

En la revancha, jugada en Santiago, el partido se encaminaba a los penales con un 2 a 1 a favor de los chilenos que parecía inamovible, pero a ocho minutos del final llegó el tercer tanto local, muy protestado por todo Boca, entendiendo que había off side, y allí fue cuando se desató el escándalo, por particulares que entraron al campo de juego a mofarse de los futbolistas argentinos.

El mediocampista xeneize, Antonio Apud, que fue a buscar la pelota para reanudar el juego rápidamente, fue empujado a un foso ubicado detrás del arco, y desde allí la reacción fue inevitable, con participación de jugadores e intrusos que simulaban ser fotógrafos, revoleando sus cámaras a modo de boleadoras, una de las cuales impactó en el rostro del DT de Boca, Oscar Tabárez. Y como si fuese poco, un efectivo de carabineros soltó a un perro de vigilancia que mordió al arquero Carlos Navarro Montoya en uno de sus glúteos.

De manera increíble, el partido se reanudó y se cumplieron los noventa minutos, sin sanción para Colo Colo como club organizador, que finalmente terminó coronándose campeón.

Los jugadores y el cuerpo técnico de Boca, golpeados y lastimados, terminaron insólitamente en la comisaría, adonde fueron trasladados sin custodia policial, y de donde recién pudieron salir tras arduas gestiones en el Consulado. Otras épocas y un Boca, que a diferencia de esta ocasión, decidió dirimir su paso a la final en el campo de juego
0No comments yet