En Boca la rotación los puede marear



























Arruabarrena ya utilizó 24 jugadores en apenas seis partidos oficiales: repechaje, Libertadores y Campeonato. La rotación, parece, conspira con la conformación de un equipo relativamente estable.



Como la manta corta: si te tapás la cabeza destapás los pies, y al revés. Si atacás te descuidás en defensa, y si te defendés metiendote atrás, no atacás. La rotación tiene algo de todo esto. Porque sin dudas que Boca, quien sigue cosechando victorias aunque la última ante Rafaela dejó varios lunares, también va dejando en el camino girones de lo que podría ser el funcionamiento del equipo.
Primero: la rotación es necesaria, lo que no sabemos si es necesario tantos cambios todos juntos.

Boca utilizó para 540 minutos de juego “oficiales”, utilizó 24 jugadores. Segundo: el equipo, los once titulares, no se forman nunca. Tercero: se busca equiparar cargas en los futbolistas y, sin embargo, Boca cosecha ya tres lesiones musculares con Burdisso, Cubas y Pérez.

¿Cuál es la columna del equipo? Podemos decir que en el pensamiento de todos está Orión, Cata, Gago y Calleri. Que ellos forman el esqueleto del conjunto al cual se le agregan otros, pero esto no es suficiente. Cuatro de once es muy poco para decir que armás un equipo, con funcionamiento de tal.

Las necesidades son éstas: rotación para que todos los jugadores tengan un nivel de desgaste parecido y también para mantener a todos expectantes ante cada convocatoria; para que nadie se relaje ni baje los brazos. Pero sin dudas que con esto se pierden automatización de movimientos, hay una mayor posibilidad de desconcentrarse en momentos difíciles del partido y, ante rivales potencialmente más fuertes de los que ya ha enfrentado, Boca podría tener problemas.

Gago, Meli, Torsiglieri, Marín, Díaz, Calleri, Burdisso, Lodeiro, Carrizo, Colazo y Monzón son, de los jugadores de campo, los que más minutos han disputado y, como se verá, hay un solo delantero de los tantos que tiene Boca, y que se puede ‘expresar‘ un mediocampo titular con todas las letras con Gago, Meli, Lodeiro y Carrizo.

Ahora, ¿los rendimientos son los mismos? Hoy se discute que Pablo Pérez debería ser titular, hoy lesionado, en el Boca del Vasco. No hay una decisión clara sobre el lateral izquierdo, y tampoco hay un elegido para acompañar a Calleri.

En definitiva, esta rotación puede generar dos cosas: la expectativa de todos, o que el jugador sienta que no sabe a dónde está parado. Que los titulares reales aún no están y que el equipo, por lógica, va postergando su formación. El tiempo dirá...