Check the new version here

Popular channels

En el Real Madrid no quieren soltar a Di Maria

Varios compañeros y Ancelotti piden que no se vaya


"Ángel, quédate"

Cuando Ángel di María saltó a calentar a la banda del Bernabéu, una ovación cerrada resonó de butaca en butaca por las gradas del estadio. La afición madridista, la misma a la que El Fideo había dedicado el gesto de acomodarse sus partes el pasado 6 de enero, se rendía incondicionalmente a un jugador que tiene más ganas de irse que de quedarse en el Real Madrid.
Los decibelios de la ovación se duplicaron cuando Di María saltó al césped en sustitución de Modric. El Bernabéu le aclamaba, porque la afición madridista siempre es justa con los jugadores que se dejan hasta la última gota de sudor en el campo. La ovación del madridismo era un claro mensaje, un grito desesperado de «¡Ángel, quédate!».

Pero no son solo los aficionados madridistas los que piden con aplausos que Di María siga vistiendo de blanco. También sus propios compañeros están haciendo causa común para lograr que el argentino no se marche del Madrid. Si el verano pasado el propio Di María confesó que Cristiano Ronaldo había ayudado mucho a que siguiera en el club blanco, esta temporada la historia se repite.


Ancelotti, su mayor fan

Ancelotti también se ha unido a esta campaña casi viral que aboga por la continuidad de Di María en el Real Madrid. El técnico italiano fue absolutamente decisivo para que el argentino se quedara la temporada pasada en el Real Madrid. Di María intentó salir tanto en el mercado veraniego como en el invernal y solo la capacidad de Ancelotti para convencerle impidió que el de Rosario hiciera las maletas y saliera del Madrid.

El técnico madridista considera que Di María es un jugador esencial para lograr dos objetivos fundamentales en el esquema 4-3-3: equilibrio defensivo y desborde ofensivo. Ancelotti está convencido de que son muy pocos los jugadores en el mundo que ofrezcan las presentaciones del argentino en esa zona del campo, de ahí que pidiera al brasileño Ramires (Chelsea) cuando supo que Di María estaba resuelto a irse del club.

Mientras la ola de apoyos a Di María va camino de convertirse en un auténtico tsunami, en los despachos del Bernabéu están tranquilos. La postura oficial es que en el club todo el mundo —desde Florentino hasta el último de sus compañeros— cuentan con Di María porque creen que es un futbolista importante. En el Madrid insisten en que ya le han mejorado su contrato dos veces en tres años y que incluso llegaron a ponerle sobre la mesa este verano una tercera mejora con unas cifras muy importantes.



Eso sí, el Madrid tiene muy claro que no está dispuesto a llegar a los 9 millones netos por temporada que se descolgó pidiendo Di María, ni siquiera a los 8 que le ofrece el PSG. La postura del club blanco es inflexible: o alguien pone 75 millones encima de la mesa o no se va. En Concha Espina tienen muy claro que no quieren vender a Di María, y por los 60 millones del Manchester ni se lo plantean.
0
0
0
0
0No comments yet