Te damos la bienvenida a la comunidad de T!Estás a un paso de acceder al mejor contenido, creado por personas como vos.

O iniciá sesión con
¿No tenés una cuenta?


El seleccionador de Uruguay, Oscar Tabárez, afirmó que "no habrá ningún jugador" del nivel del argentino Lionel Messi en la Copa América que se iniciará el 11 de junio en Chile.
"No hay ningún jugador en toda la Copa de ese nivel más allá que pueda haber otros importantes como (Sergio) Agüero, (Gonzalo) Higuaín, Neymar, (o los chilenos) Alexis Sánchez y (Arturo) Vidal", sostuvo Tabárez.
Argentina, segundo adversario de Uruguay en la fase de grupos, es "un equipo poderosísimo y el de más potencial de todos" los que van a participar en el torneo continental de selecciones y "además tiene a Messi, que es un jugador totalmente por encima aún de todo lo que pueda dar el equipo", dijo Tabárez.
Respecto de Jamaica, primer rival del Grupo B, el técnico destacó el aspecto físico y la velocdad de sus jugadores, aunque admitió que no posee toda la información que quisiera de ese equipo.
Paraguay, el otro rival de la serie, "ha pasado por algunas de las oscilaciones que nosotros vivimos en otras épocas y de las que no estamos exentos, pero ahí hay algo", advirtió Tabárez.
En su opinión "esta oscilación no significa más que eso, pero ya se está viendo algo". "Y ahí está (el club) Guaraní, del que nadie hablaba y eliminó al candidato de todos" en la presente Copa Libertadores, en referencia al Corinthians de Brasil.
Hoy empezaron los trabajos del plantel uruguayo con siete jugadores, ya que la mayoría de los 23 convocados irán llegando en el correr de la semana porque aún tienen compromisos con sus clubes del exterior.
Uruguay irá a Chile a defender el titulo de campeón, obtenido en el 2011, y en la primera fase competirá contra Jamaica, Argentina y Paraguay, que completan el Grupo B.
En otro orden de cosas, Tabárez opinó que a la hora de definir los cupos mundialistas para cada confederación habría que tomar en cuenta la calidad y no tanto la cantidad de miembros.
Ante los rumores de que Sudamérica podría perder media plaza, Tabárez criticó a quienes argumentan que el continente tiene diez miembros y dispone de cuatro plazas y media, casi el 50 por ciento.
Pero "los que hablan de porcentajes de países que clasifican respecto del total es una consideración que toma en cuenta la cantidad y no la calidad", advirtió Tabárez.
El profesional uruguayo recordó que este tema "se viene discutiendo desde que se creó el sistema, hasta que se empezó con la idea de reducirlo".
La decisión podría adoptarse en el próximo Congreso de la FIFA, que arrancará el viernes en Zúrich, y al cual asisten las máximas autoridades del fútbol mundial y que, entre otros temas, también decidirá sobre el nuevo presidente de la organización mundial.
Recién después se sabrá cuáles son las reglas y "si se mantiene o se reduce" el cupo. "Aumentar no aumentará y si se disminuye habrá que jugar con esas reglas", admitió Tabárez.
Uruguay siempre aprovechó ese medio cupo en las definiciones, particularmente para estar en los Mundiales de Corea/Japón, en el 2002, de Sudáfrica en el 2010 y de Brasil en el 2014, ya que terminó en la quinta posición de las eliminatorias sudamericanas y disputó un repechaje con un rival de Oceanía o de Centroamérica.
Para el técnico de Uruguay "gestionar un posible medio cupo a cambio de regatear más la cesión de los jugadores (que juegan principalmente en el exterior) es un ataque por la espalda a los países tercermundistas".
"Los campeonatos del mundo se basan en que estén las mejores estrellas. Esa es la gran riqueza de los campeonatos del mundo y la FIFA no puede perder de vista que es la que le da gran poder de convocatoria a los mundiales", agregó.
Si los jugadores "no son cedidos con suficiente antelación no se puede preparar medianamente un equipo para competir" en su mejor nivel y con sus mejores figuras. "Pregunto cómo se preparará un equipo disminuyendo el nivel de aspiraciones", dijo Tabárez.
La eventual negociación del medio cupo a cambio de disminuir los días de liberación de los futbolistas fue un rumor que, sin embargo, "me espantó un poquito, por lo que significaría dar esa concesión", completó el entrenador uruguayo.