Check the new version here

Popular channels

¿En realidad Boca tiene miedo a River? Pasa!

Últimamente nos hemos encontrado con muchos fanáticos que aseguran que "Boca tiene miedo de enfrentarse a River" en un supuesto cruce por octavos de final de la Copa Libertadores.

Pero la pregunta que todos los bosteros hacen al contestar estos dichos es: Miedo? De que? Por que?

Veamos como llegan ambos equipos a la segunda fase de la copa, y quitarnos la duda sobre que hinchada realmente tiene "miedo" de enfrentar a su rival y que equipo "mete miedo" por el fútbol que demuestra partido a partido en esta copa.


Partidos de Boca

Con autoridad: Boca volvió a la Copa Libertadores con un buen triunfo ante Palestino en Chile

Se impuso por 2 a 0, con goles de Chávez y Palacios, y dio el primer paso en el gran objetivo del semestre; con su chapa, venció a un equipo que le manejó la pelota durante gran parte del partido.



SANTIAGO (Chile).- Los viejos nombres de Boca , los nuevos y los jóvenes que piden pista se dieron el gusto de ganar. Con el plus de haberlo hecho con una buena actuación en el debut tan esperado. El 2 a 0 ante Palestino debe considerarse como un buen arranque estadístico para los xeneizes en el Grupo 5 de la Copa Libertadores .

Se trató de un positivo primer paso xeneize en la Libertadores, una de sus obsesiones en un año en el que tiene muchas necesidades de títulos y en la que prolongó el buen impulso del verano en el torneo local y su primera excursión internacional. Con una actitud ganadora y solidez en el juego colectivo, el equipo del Vasco Arruabarrena derrotó a un rival disminuido en su potencial (el DT de Palestino, Pablo Guede, reservó a varios titulares), con los goles de Andrés Chávez y Sebastián Palacios . Aunque el protagonismo siempre estuvo dividido por la interesante propuesta local, colectivamente Boca mostró una buena imagen y una interesante coordinación entre las líneas.

El primer tiempo comenzó con intensidad y se mantuvo en gran parte del partido. El juego concentrado en el medio campo, pero con dos equipos que imponían el ritmo y aceleraban bastante hacia adelante. Cada uno a su manera. El equipo local intentó llevarse por delante a los defensores xeneizes con los centros cruzados y uno de esos intentos quedó peligrosamente en la cabeza de Paulo Díaz y de Valencia. Las manos de Orion y un cruce de Nicolás Colazo evitaron el gol. Y fue Leandro Marin el que rompió la monotonía con un pase profundo ante una defensa que aplicó mal el achique; el arquero Melo no llegó a tiempo y Chávez tocó de zurda para el primer festejo en la Copa. Con lo mínimo indispensable, Boca se ponía en ventaja.

Boca avanzaba preferentemente por la zona en la que Fernando Gago imponía claridad. Controló bastante al rival con una marca escalonada, tuvo profundidad y velocidad para sorprender a una defensa que cayó en desatenciones. Así, por su decisión en la entrada al área y por poner la quinta marcha en el momento adecuado, el conjunto dirigido por Arruabarrena desequilibró a un adversario que mostraba intención, pero que no acompañaba con una aplicada resistencia.



Debut soñado: Boca venció a Montevideo Wanderers con un gol de Osvaldo y lidera el Grupo 5

En la 'Bombonera', y con una primera media hora de juego muy buena, ganaba el "Xeneize" con gol del juvenil Komar, que había reemplazado a Burdisso por lesión. Increíblemente, la defensa local se durmió y Riolfo lo empató al sacar desde la mitad. A partir de ahí, el elenco uruguayo creció y emparejó las acciones. Sin embargo, con un soberbio cabezazo Daniel Osvaldo puso el 2-1. Resultado que Boca mantuvo, pese a bajar la intensidad en el complemento. En líneas generales, el planteo ofensivo del "Vasco" dejó una muy buena impresión y su equipo es el líder del Grupo 5. El próximo encuentro será el 11 de marzo, ante Zamora y de local.



Con un rendimiento que fue de mayor a menor, Boca venció con claridad a Montevideo Wanderers en la 'Bombonera' y lidera en soledad el Grupo 5 de la Copa Libertadores. Los goles del local fueron convertidos por Juan Cruz Komar, quien reemplazó a Guillermo Burdisso por lesión, y Daniel Osvaldo, justo en su presentación en el equipo de La Ribera. El empate de la visita fue obra de Riolfo, quien marcó un minuto después del tanto del juvenil "xeneize".

Fue una buena prueba para el "Vasco" Arruabarrena, que puso en cancha un equipo muy ofensivo con Gago, Lodeiro, Chávez, Palacios y Osvaldo. La primera media hora fue ampliamente superior el local, que contó con muchas situaciones para marcar. La creación estuvo a cargo del uruguayo Lodeiro, quien terminó siendo una de las figuras. Desde sus pies se hilvanaron todas las jugadas de peligro. Con intensidad, triangulación y mucha entrega, el "Xeneize" fue arrinconando a su rival hasta llegar al tanto del juvenil Komar.

Sólo en el empate, al instante por obra de Riolfo, y en los minutos restantes Boca no pudo hacer pie. Aunque no sufrió un embate del rival, la presión no fue la misma. La sorpresa por el gol de Monevideo Wanderers, donde sólo dos jugadores superaron a todos los hombres "xeneizes", puso en complicaciones por unos instantes al local.

Sin embargo, en su noche soñada, Daniel Osvaldo, la gran incorporación del mercado de pases argentino, marcó el tanto del triunfo con un soberbio cabezazo. Antes, había tirado un par de lujos y había sorprendido con una tijera e intentos con disparos desde afuera. Como se dijo, en el complemento Boca bajó la intensidad, aunque en líneas generales se terminó llevando un triunfo merecido. Tres puntos que le permiten liderar el Grupo 5, con seis unidades. El próximo encuentro será el martes 11 de marzo, ante Zamora de nuevo en la 'Bombonera'.



Boca impuso su jerarquía y goleó a Zamora en la Copa Libertadores

Con tantos de Meli, Lodeiro, Carrizo y Osvaldo (2), el "Xeneize" superó 5 a 0 al equipo venezolano



El puntaje ideal que ostentaba antes de su compromiso ante el Zamora, y la debilidad del equipo venezolano, auguraban una sólida victoria de Boca en la tercera fecha del Grupo 5 de la Copa Libertadores.

Sólo tuvieron que transcurrir siete minutos para que el "Xeneize" establezca la primera diferencia. En una acción iniciada y terminada por César Meli, el ex Colón impuso el prematuro 1 a 0. El toque profundo de Federico Carrizo, la proyección de Nicolás Colazo y el pésimo despeje de Edwin Peraza fueron elementos fundamentales para que el volante concrete la conquista.

Cuando el cronómetro de Buitrago llegó al primer cuarto de hora, los de Rodolfo Arruabarrena volvieron a inflar la red. Después de gestar una maniobra colectiva extraordinaria, Nicolás Lodeiro capitalizó la asistencia de Meli y festejó el 2 a 0. La superioridad porteña era tan notoria que el desenlace del espectáculo era tan previsible que no generaba ninguna emoción.

La goleada mereció llegar en los pies de Daniel Osvaldo. El ex Juventus recibió entre los centrales, eludió a Álvaro Forero y remató con una simpleza que le dio la posibilidad a Peraza de recuperarse para desactivar el peligro sobre la línea de meta. El monólogo teñido de azul y oro vaticinaba el abultado triunfo argentino.

Además, la pasividad del conjunto de Julio Quintero favoreció sensiblemente al dueño de casa. La escena que concluyó Federico Carrizo, con un disparo cruzado derivó en el 3 a 0, pero lo llamativo del gol fue la gesta conformada a partir de los toques de los centrales, pasando por Fernando Gago, con el cierre de la obra en las gambetas del "Pachi". Sin dudas, la producción reflejada en el Alberto J Armando daba cuenta de uno de los candidatos al título.

El complemento siguió la misma sintonía del primer capítulo. La precisión de Colazo, junto la solidaridad de Carrizo y el oportunismo de Osvaldo generaron el sólido 4 a 0. Lo destacado del grito fue que el hombre que pertenece al Southampton consiguió sacarse la desgracia, dado que en las oportunidades previas, el delantero había malogrado sus chanches.

En el desenlace, una infracción de Álvaro Forero sobre el atacante de la selección italiana obligó a José Buitrago a sancionar la pena máxima. Desde los doce pasos, la flamante incorporación tocó suave y sentenció el 5 a 0. Por la calidad de los recambios, el peso de la historia y la inteligencia del "Vasco", Boca tiene argumentos para soñar con la coronación internacional, aunque para ello todavía falta mucho.



Copa Libertadores: Boca goleó 5-1 a Zamora y quedó a un paso de avanzar a octavos

Murillo abrió el marcador para el conjunto venezolano. Martínez (2), Colazo (2) y Chávez marcaron para el "Xeneize". Se jugó en el Estadio La Carolina.



Con dos goles de Nicolás Colazo y de Juan Manuel Martínez y uno de Andrés Chávez el equipo muletto de Boca Juniors reaccionó y goleó esta noche al Zamora 5-1, por lo que quedó a un paso de la clasificación para los octavos de final de la Copa Libertadores de América.

En el Estadio La Carolina, en la ciudad venezolana de Barinas y por la cuarta fecha del Grupo 8, todos los goles de Boca se concretaron en el segundo tiempo: a los 6 y a los 45 por intermedio del Burrito Martínez; a los 12 y a los 25, Colazo y, a los 32, Chávez.

El gol de los locales lo había consiguido con la mano el juvenil y prometedor mediocampista Jhon Murillo, a los 17 minutos de la primera etapa.

Zamora sufrió a los 11 minutos del segundo capítulo la expulsión de Luis Vargas.

El encuentro se jugó con el arbitraje del brasileño Luiz De Olivera.

Boca es líder con 12 puntos. Encaminó su pase a octavos tras vencer sucesivamente a Palestino de Chile (2-0), Montevideo Wanderers de Uruguay (2-1) y Zamora (5-0), la semana pasada en "La Bombonera".



Boca le ganó en Montevideo a Wanderers 3-0

Con dos goles de Jonathan Calleri y uno de Luciano Monzón los "Xeneizes" mantuvieron su invicto en tierra uruguaya.



MONTEVIDEO.- Boca venció por 3 a 0 a Montevideo Wanderers en el mítico estadio Centenario, de la capital uruguaya, con la misma autoridad en el juego que en el marcador, y encabeza no solamente la zona 5 sino también la tabla general de esta Copa Libertadores 2015 con puntaje ideal, a falta de una fecha para terminar la fase de grupos.

El primer gol boquense fue obra de Jonathan Calleri a los 8 minutos mediante golpe de cabeza, en tanto que el volante central "xeneize" Cristian Erbes salió lesionado en la rodilla izquierda y su lugar fue ocupado por Federico Bravo, entre los datos destacados de la primera parte.

En el segundo capítulo Boca amplió la ventaja con otro gol de Jonathan Calleri, a los 3 minutos, y de Luciano Monzón, a los 28, para sellar una nueva victoria "Xeneize".

La búsqueda del primer puesto en la tabla general le quedó más a mano que nunca en toda su historia a Boca después de la cómoda victoria de esta noche, ya que lo logrará simplemente con sumar su sexto triunfo consecutivo en el grupo el próximo jueves en la Bombonera cuando reciba a Palestino, de Chile.

Si ese día suma otra vez de a tres habrá sumado las 18 unidades en juego en esta primera fase y se convertirá así en el primer equipo argentino en lograrlo desde que la Libertadores se disputa bajo esta modalidad y el tercero en la historia luego de que lo consiguieran los brasileños Santos en 2007 y Corinthians en 2012.

La sentencia a Montevideo Wanderers la firmó hoy Jonathan Calleri en dos folios, al comienzo de cada tiempo, tras recibir sendas asistencias desde derecha e izquierda, respectivamente, de Juan Manuel Martínez y Andrés Chávez.

El primer tanto del ex All Boys fue mediante un cabezazo de pique al suelo a los ocho minutos del primer período y el segundo con un derechazo bajo en el cierre de un contraataque iniciado por el uruguayo Nicolás Lodeiro a los tres del segundo.

Entre un gol y otro Boca siempre fue protagonista y se plantó en campo de Wanderers con la autoridad de su historia, amén de que en este partido no estuvieron todos los titulares dentro de un plantel muy rico en individualidades.

En ese lapso los uruguayos contaron con dos opciones bien conjuradas por el reaparecido Agustín Orión, que repitió otro par de buenas intervenciones en la etapa final.

Todo lo contrario se observó en el arco rival, donde Carlos Techera jugó por primera vez un partido nocturno en el Centenario y, a juzgar por lo acontecido en el tercer gol convertido de tiro libre por Luciano Monzón no está muy cómodo con las luces artificiales, algo refrendado por algunos allegados al club montevideano.

Claro que Boca hizo caso omiso a esta situación y llegó a los 33 goles en 14 partidos oficiales jugados este año entre Copa Libertadores y torneo local.

El 4-3-3 de que dispuso Rodolfo Arruabarrena le dio a Boca seguridad defensiva, control en el medio y efectividad en ataque, tanto con Cristian Erbes (salió con un esguince de rodilla izquierda a los 33 minutos del primer tiempo) como después con su reemplazante Federico Bravo, que no jugaba desde noviembre del año pasado en la primera división.

Por eso tanta superioridad terminó por generar un tramo final de partido anodino, en el que Boca se preservó con los tres tantos de diferencia en su haber y los uruguayos empezaron a pensar en el juego del jueves venidero ante el colista del grupo, Zamora, en Venezuela.

Ahora Boca, primer clasificado a octavos de final del certamen hace dos jornadas lo mismo que Tigres, de México, llegó a los 15 puntos con una diferencia de gol de +15, mientras que Palestino (próximo rival de Boca en la Bombonera) tiene 7 (+2) lo mismo que Montevideo Wanderers (-2), y cierra Zamora (recibirá a los uruguayos el jueves) sin unidades (-15).



Partidos de River

River resistió 80 minutos, pero cayó ante San José en la altura de Oruro

Orué marcó de cabeza, tras un débil despeje de Barovero, y Valverde, con un golazo de tiro libre, puso el 2-0 del local; fue el regreso del Millo al máximo certamen del continente, tras seis años.



ORURO, Bolivia.- El regreso a la Copa Libertadores fue desgastante y negativo. Una falla a diez minutos del final lo dejó con las manos vacías. River volvía al certamen internacional después de 5 años, 9 meses, y 18 días. Y en un momento justo para el ciclo del equipo. Luego de ganar el torneo local 2014 con Ramón Díaz en el primer semestre y cerrarlo con la vuelta olímpica de la Copa Sudamericana eliminando nada menos que a Boca, los dirigidos por Marcelo Gallardo entendían que era el momento para dar otro salto de calidad, justo cuando hace poco se levantó otro trofeo: la Recopa Sudamericana, venciendo a San Lorenzo. Pero el debut en el certamen internacional ofrecía, desde el vamos, un doble escollo: por un lado, San José ; por el otro, los casi 4000 metros de altura sobre el nivel del mar, incluso con una influencia superior a la que se sufre en La Paz. La caída 0-2, con ese cabezazo de Orué y el tiro libre de Valverde, le dejó mucha bronca, sobre todo porque no había hecho un mal papel. Fue la primera caída internacional para Gallardo.

El arranque parecía complicado, sobre todo porque al minuto se perdió el gol sólo Ángel Orué, en el mano a mano con Barovero, luego de que recibiera un centro desde la izquierda a la espalda de Balanta. Otro aviso fue a los 13 minutos, con otro pelotazo cruzado y esta vez quien cabeceó a las manos del arquero fue Mauro Bustamante.

Desde el sistema Gallardo tomó algunos recaudos más que los habituales, aunque no muchos. Jugó con un solo delantero neto ( Mora ), aunque salió con dos enganches ( Pity Martínez y Pisculichi ), respaldados por otra línea de mediocampistas: Sánchez , Ponzio y Mayada . El habitual 4-3-1-2 le dio espacio al 4-3-2-1.

River parecía ahogado por la altura, porque no podía con el retroceso y porque, en ataque, trataba de desprenderse rápido del balón, como cuando Balanta cruzó la mitad del campo y probó con un remate fallido desde muy lejos.

Hasta que Pity Martínez apareció con toda su categoría con un par de acciones que no sólo sacaron del encierro al conjunto visitante. Terminó generando dos situaciones muy claras: primero, a pura gambeta, sobre la izquierda, ingresó en el área y terminó rematando de derecha muy cerca del ángulo superior izquierdo del arquero; después con un zurdazo desde afuera del área que se fue muy cerca del travesaño.

San José parecía nervioso y no podía salir de su tibieza a la hora de atacar. Ricardo Verduguez probó con intentos desde afuera del área, pero sin puntería ni potencia. Ni siquiera en las pelotas paradas logró generar alguna zozobra. Apenas con un centro de Bustamante que le generó un susto a Barovero.

River controló casi sin sufrir, en el balance de los primeros 45 minutos, y hasta dejando una mejor imagen desde la resistencia física, en los duelos individuales, en cada roce o intento de recuperación.

Gallardo debió recurrir a las modificaciones porque Pezzella salió con un golpe en la espalda (ingresó Urribarri y se cerró Balanta como central) y Pisculichi se ahogó (lo reemplazó Solari), pasando River a jugar 4-4-1-1. De todas formas, San José mantenía su tibieza a la hora de atacar, a tal punto que varias veces los defensores millonarios terminaban anticipando en campo rival. Pero el cabezazo de Orué sorprendió a propios y extraños. Y ni que hablar el tiro libre de Valverde, que se metió en el ángulo izquierdo de Barovero .

El próximo compromiso millonario será el 5 de marzo, ante Tigres, en el Monumental. River llegará a esa cita con un traspié inesperado desde el rendimiento y el resultado. Y con ganas de levantarse rápido.



River empató 1-1 en el Monumental y se complica en la Libertadores

Igualó con Tigres y quedó último en el Grupo 6, con un punto de seis posibles; queda con poco margen de cara a la clasificación a los octavos; Sánchez marcó la igualdad con un golazo de tijera y Funes Mori se fue lesionado por su propio arquero



Un empate 1-1 que no le sirvió demasiado a River Plate para mejorar su condición en el Grupo 6 de la Copa Libertadores fue el que alcanzó esta noche ante el buen equipo mexicano Tigres , de Monterrey, en un encuentro de la segunda fecha del certamen que se desarrolló sobre un campo de juego del estadio Monumental en bastante mal estado, aunque los protagonistas disimularon con su juego esa dificultad.

Para colmo, en el segundo turno Juan Aurich derrotó 2 a 0 como local a San José, lo que dejó al Millo en el último lugar del Grupo 6.

River Plate se vio obligado, por convicción y también por necesidad, a buscar el partido desde el arranque, pero se vio sorprendido por un buen equipo como Tigres, de México, al que no pareció tener "estudiado" de antemano, porque nunca pudo obturar sus puntos fuertes.

Y esas fortalezas de los mexicanos no estuvieron justamente en la faz defensiva, su punto más flojo, sino en el medio, donde sobresalió el uruguayo Egidio Arévalo Ríos, y sobre todos los costados ofensivos, esos que ocuparon el ex River Damián Alvarez y el ecuatoriano Joffre Guerrón, que alguna vez pasó por la cuarta y reserva de Boca Juniors.

Claro que los "millonarios" también "colaboraron" con algunos fallos propios que lo dejaron expuesto atrás, sobre todo por el lado izquierdo de Ramiro Funes Mori y Leonel Vangioni, que siempre "padecieron" al moreno Guerrón.

Y de hecho un error del "mellizo" al cabecear hacia atrás y al medio, intentando rechazar una pelota llovida, posibilitó que Guerrón se fuera solo hacia gol después de eludir muy bien al arquero Julio Chiarini.

Cuando esto ocurrió iban 40 minutos del primer tiempo y River había desperdiciado dos buenas oportunidades con remates frontales de Carlos Sánchez y Leonardo Pisculichi tras errores defensivos de los visitantes.

Síntesis y puntajes del empate de River en la Libertadores pic.twitter.com/qNzKCnjaMR&- canchallena (@canchallena) marzo 6, 2015

En el arranque del segundo tiempo las cuestiones no cambiaron y los riverplatenses continuaron sufriendo cada contra de los de Monterrey, que solamente hacían padecer a su arquero, el ex Newell's y seleccionado argentino, Nahuel Guzmán, cuando sus centrales, especialmente su compatriota Guido Pizarro, daba muestras de no estar habituado a una posición que no le es habitual, ya que en Lanús siempre fue volante por el medio.

Pero paradójicamente el destino le terminó dando una mano a River cuando apenas transcurridos cinco minutos del período final Funes Mori chocó violentamente con su arquero fuera del área y debió ser reemplazado por el colombiano Eder Alvarez Balanta.

Y con el moreno defensor en cancha no solamente River ganó en solidez defensiva, sino que además tuvo salida clara desde el fondo con algunas apiladas muy celebradas por la multitud que copó el Monumental.

Así, los dirigidos por Marcelo Gallardo pudieron pensar el partido con más tranquilidad, sin tener que mirar tanto de reojo a los del fondo, y de tanto ir y aprovechar las dificultades de la zaga central mexicana llegaron a la igualdad sobre los 27 minutos, merced a una espectacular tijera uruguayo Carlos Sánchez.

Pero el cuarto y pico de hora que quedaba fue diferente a lo imaginado, porque si bien lo intentó y hasta tuvo un disparo de otro uruguayo, Rodrigo Mora, en el palo izquierdo de Guzmán, el local no pudo inclinar la cancha como hubiese querido, ya que Tigres también fue en busca de la ventaja perdida y tuvo en el brasileño Rafael Sobis al hombre que encabezó y organizó cada ataque, hasta dejarlo nuevamente a Guerrón con la chance de marcar el segundo, algo que malogró por la escasa potencia del disparo final.

Por eso final fue altamente emotivo, con los dos buscando sin especulaciones, sobre todo los mexicanos, a los que el punto le sentó mejor por venían de vencer en el debut al peruano Juan Aurich, que el jueves próximo rival de un River que en el debut había caído en la altura de Oruro ante el boliviano San José.

Y pese a las quejas previas, el campo de juego estuvo en malas condiciones para los dos. Una excusa que al final no pudieron esgrimir los protagonistas para justificar errores propios que también podían reconocerse como virtudes ajenas. Por eso todo quedó igualado.



COPA LIBERTADORES: RIVER EMPATÓ CON JUAN AURICH EN PERÚ

River igualó 1-1 con Juan Aurich en Perú y no pudo salir del último lugar del grupo seis. Balanta había puesto en ventaja al equipo de Gallardo en la primera parte, pero Rengifo marcó la igualdad en el complemento.



River sigue sin encontrar su rumbo en la Copa Libertadores y esta vez igualó 1-1 ante Juan Aurich, en Chiclayo, Perú, por la tercera fecha de la fase de grupos. Éder Álvarez Balanta había puesto en ventaja a la Banda, pero Hernán Rengifo decretó la igualdad definitiva.

En la primera parte, los dos equipos mostraron falta de capacidad para adaptarse a las condiciones de juego, pero el Millonario parecía más firme en mitad de cancha y el equipo peruano, endeble en el fondo. De hecho la visita llegaba al arco rival con poco frecuencia, pero con mucha facilidad producto de las múltiples desatenciones rivales.

El gol llegó a los 23 minutos de la primera parte de pelota parada: centro de Leonardo Pisculichi, Jonathan Maidana la bajó y el colombiano cabeceó al gol solo en el área chica. En los últimos quince, los dirigidos por Marcelo Gallardo tuvieron oportunidades para ampliar la ventaja, pero la imprecisión de sus delantero, en especial la de Teófilo Gutiérrez, le impidieron concretar.

En el complemento, el conjunto local apretó un poco más en mitad de cancha para tratar de salir del fondo. De hecho, llegó a la igualdad a los 23 minutos, aunque poco tuvo que ver con el juego desarrollado en el partido. Una desorientación en defensa de Balanta y Vangioni, permitió que Regifo entrara saolo por derecha y definiera al gol ante la salida de Marcelo Barovero.

De esta manera, River sigue sin ganar en la Copa Libertadores y su clasificación parece cada vez más lejana. Último en el grupo y con dos unidades, el Millonario deberá ganar los tres partidos que le quedan para no depender de ningún otro resultado.



La pesadilla de River: Juan Aurich le empató sobre la hora y lo complicó

El equipo de Gallardo tuvo muchas situaciones de gol, pero falló y los peruanos igualaron 1 a 1; la clasificación a octavos de final ya no depende sólo del Millo



Fue increíble. La gente trataba de frotarse los ojos para entender si lo que estaba viendo no era producto de una pesadilla, un mal sueño del que la solución corta y rápida era despertarse. Pero no. Todo fue real. Desde el tiro libre de Pacheco y el cabezazo cruzado de Ramos hasta la arremetida de Marcos Delgado para ese 1-1 final de Juan Aurich que lo deja a River sin consuelo. Es cierto que todavía tiene chances matemáticas de clasificarse a los octavos de final de la Copa Libertadores , pero ya desperdició tantas chances... Y no sólo en el partido de esta noche.

Aunque el arquero Gallese tuvo atajadas interesantes dentro de las diez situaciones de gol que no concretó River en el Monumental, los remates en los palos fueron una maldición: Teo Gutiérrez, que necesitaba subir su rendimiento y encontrar revancha en un 2015 esquivo (por eso incluso tuvo una charla con el cuerpo técnico) contó con tres remates que dieron en los postes; en una de las situaciones, hasta había gambeteado al arquero y estaba con el arco vacío... El colombiano probó con un remate a colocar, con un zurdazo de arremetida, de todas las formas. Pero no hubo caso.

Juan Aurich se mostró siempre limitado. Los defensores parecían cómplices con sus pifias en los rechazos cortos, con falta de precisión en la marca, sobre todo en la zona de volantes. Pero ni así River pudo aprovecharse de eso. El desarrollo fue ampliamente favorable, hasta el final, donde ese minuto fatídico lo dejó confundido, aturdido de bronca. Ni que hablar cuando segundos después del empate Chiarini salvó un mano a mano ante Valoyes.

Volviendo al principio de la historia: marcar un gol debió haberle dado más tranquilidad a los millonarios desde el juego, pero no frenó casi nunca la aceleración en una noche donde las presiones lo habían agitado desde hace varios días. Fue, atacó, propuso, pero falló más de lo que acertó.

Con una de las viejas fórmulas, la pelota parada, con la misma que marcó en Perú, se puso en ventaja nuevamente en un segundo intento de córner; Carlos Sánchez tomó el rebote y cruzó el centro, no resolvió bien Teo , pero allí estaba Mercado para corregir de zurda.

Justo Mercado, uno de los apellidos que estaba en duda para Gallardo . El DT evaluó en ponerlo a Mayada para buscar un equipo más ofensivo, pero también porque no veía bien al lateral titular que venía de un gran 2014.

Encima tácticamente lo perdió a Vangioni (lesionado) y después también a Balanta . Probó primero con Funes Mori , luego cerró al central y lo ubicó por la izquierda a Mayada . El ingreso de Pity Martínez pareció darle, en pocos minutos, más pausa en relación a lo que mostraba River con el acelerado Pisculichi . Pero volvió a ser más intención que claridad.

Teo Gutiérrez volvió a chocar contra la mala suerte y la falta de justeza para resolver. Rodrigo Mora tuvo otras tantas chances. Pero no lo definió, no lo resolvió y lo pagó carísimo al final.

En su última participación en Copa Libertadores (2009) River fue eliminado en la etapa de grupos. Ahora quedó en jaque y, para que no pase lo mismo, está obligado a mostrar algo más que ganas. Eficacia, por ejemplo. Pero ya ni siquiera depende de sí mismo.



River igualó 2 a 2 en México frente a Tigres y sigue vivo

El millonario logró empatar luego de estar 2-0 abajo, Teo y Mora marcaron los goles de la igualdad. El equipo de Gallardo aún complicado.



River Plate le empató 2-2 a Tigres esta noche un partido que tenía prácticamente perdido y sigue con vida en la Copa Libertadores, a una fecha del final de la fase de grupos.
El equipo argentino arrancó perdiendo por los tantos del uruguayo Egidio Arevalo Ríos, en la primera parte, y Damián Alvarez, a los 23 de la segunda parte.
Pero el colombiano Teo Gutiérrez a los 41 y el uruguayo Rodrigo Mora a los 44 igualaron el tanteador, para llevar la definción a la última fecha cuando River reciba a San José y Juan Aurich enfrente a Tigres en Perú.



River logró la hazaña: goleó a San José y clasificó por el triunfo de Tigres

River Plate se clasificó este miércoles para los octavos de final de la Copa Libertadores tras golear por 3 a 0 a San José, de Oruro, pero fundamentalmente porque el primero del Grupo 6, Tigres de Monterrey, le dio una gran mano al vencer por 5 a 4 a Juan Aurich en Perú.



Los mexicanos ganaron la zona con nada despreciables 14 puntos, el doble de los cosechados por los riverplatenses, que inevitablemente serán los peores segundos, vale decir los decimosextos y últimos de la tabla general, lo que en caso de vencer el jueves, desde las 19.45, Boca Juniors a Palestino para casi asegurarse ser los primeros de los primeros, puede derivar en un Superclásico en los octavos de final.

Todo eso pasó por la mente de los hinchas de River que se congregaron masivamente en el Monumental más interesados en saber lo que no se veía que en ver lo que sí se veía. Claro que estar en Núñez y Perú al mismo tiempo no era posible.

No fueron las radios en el oído sino los celulares ante los ojos, porque los tiempos cambiaron de la mano de la tecnología, pero lo que no se modificó fue la pasión, parafraseando a Pablo Sandoval, el personaje de Guillermo Francella en el laureado film "El Secreto de sus Ojos".

Por eso el hincha de River estuvo con el cuerpo en el Monumental y la mente en Chiclayo, desde donde durante todo el primer tiempo llegaron malas noticias porque los peruanos aventajaban a los mexicanos.

Claro que por carácter transitivo esto se hizo extensivo al campo de juego, donde la pasividad de los futbolistas locales terminó por exasperar a los hinchas locales, sobre todo después de una providencial salvada del arquero Marcelo Barovero ante un ataque aislado de los bolivianos.

Recién cuando a los 42 minutos Rodrigo Mora abrió el marcador, que aún no alcanzaba porque hacía falta por entonces un tanto más ya que Juan Aurich estaba empatando con Tigres, el principio de desazón de la gente le abrió una puerta a la ilusión.

Pero con el arranque del segundo período llegó el 3-2 en favor de los peruanos y el alma se volvió a ir del cuerpo de los hinchas riverplatenses, cuando simultáneamente Mora convertía ese necesario 2-0 mediante un penal que en ese preciso momento no servía de nada.

Pero habría mucho más en las noches de Núñez y Chiclayo. Aquí Teófilo Gutiérrez señaló el tercero y el colombiano y el uruguayo se registraron en el marcador como los salvadores de River por sus tantos de este miércoles y de la semana anterior en Monterrey para el milagroso e imprescindible 2 a 2 ante los mexicanos.

Y allá todo cambió repentinamente y empezaron a caer los goles del equipo dirigido por Ricardo "Tuca" Ferretti, hasta darle vuelta el resultado llegando a un 5-3 que se cerró en un 5-4, el mismo resultado con el que en la primera fase de la edición anterior Independiente del Valle, de Ecuador, venció a Unión Española, de Chile, y clasificó a San Lorenzo (precisamente, que el jueves intentará dar un paso clave hacia octavos, desde las 22 cuando enfrente en San Pablo a Corinthians, el otro equipo que busca ser primero de la general) luego campeón, como el segundo peor segundo de la tabla general. ¿Será una premonición auspiciosa para River?

Y además, para ampliar las similitudes, esta Libertadores contendrá la realización de semifinales y final después de la Copa América de Chile, igual que pasó el año pasado por el Mundial de Brasil. Este miércoles los hinchas "millonarios" pasaron de la pesadilla al mayor de los sueños en apenas un rato, y comprobaron que en el fútbol "soñar no cuesta nada". Es lo único gratis que le quedó a este deporte.



Resumen

Boca, con un partido menos, esta clasificando como el mejor equipo de la Copa Libertadores de América, la copa mas prestigiosa del continente con 15 puntos y una diferencia de +15 goles. Boca, en estos 5 partidos, convirtió 17 goles y solo le convirtieron 2 veces. Con una efectividad del 100%, y un promedio (por partido) de mas de 3 goles convertidos y menos de 0,5 goles en contra, se perfila como uno de los mejores equipos de la copa. Un equipo abrumador y potente en todos los sentidos. No le pesó para nada el jugar de visitante, ya que los 3 partidos que jugó en esa condición, los ganó muy bien.

Por su parte, River, ya clasificado como segundo en su grupo como uno de los peores equipos de la segunda fase de la Libertadores, jugo sus 6 partidos correspondientes. Con 7 puntos en su haber, producto de una victoria, 4 empates y una derrota, cuenta con una diferencia de +1, producto de 8 goles a favor, y 7 en contra. Este equipo promedia alrededor 1,33 goles a favor y 1,16 goles en contra, por partido, y una efectividad menor al 40%. Un equipo que no muestra grandes fortalezas en ninguna de sus lineas. Empató 2 de los 3 partidos de visitantes que jugó, el restante, perdió por 2 goles en Bolivia.

Bolivia es un país del que equipos como Huracán (ascendido este año y con un equipo sin tantos nombres) o Juan Aurich (rival en cuestión de River hasta ultimo momento) jugaron y no perdieron, o que equipos como los Tigres de México trajeron los 3 puntos.

Para concluir, te hago una pregunta taringuero: Vos todavía crees que Boca tiene miedo de enfrentarse a River? Y si crees que es así, comenta porque, obviando las falacias que puedan existir, ya sea porque sos muy fanático o porque naciste en el 2014.


0
0
0
1
0No comments yet