Check the new version here

Popular channels

Especulan con el interés del Barça en Funes Mori



Algunos medios argentinos se hicieron eco ayer de un posible interés del FC Barcelona en hacerse con los servicios de Rogelio Gabriel Funes Mori, delantero de River Plate.

A sus 21 años, es el máximo goleador del conjunto 'millonario' en la Liga argentina con seis tantos en los 25 partidos disputados entre el Torneo Inicial y el Torneo Final.

Ariete del equipo que entrena Ramón Díaz, Rogelio Funes Mori destaca por su envergadura gracias a sus 185 centímetros. Con contrato hasta 2014, en septiembre debutó con la selección absoluta argentina en el Clásico de las Américas contra Brasil.


Funes Mori: “Me considero goleador y asumo mi responsabilidad

La muletilla que utiliza en la charla con Clarín, desarrollada durante el mediodía de Ezeiza, entrega una certeza: la búsqueda de Rogelio Funes Mori no sólo está vinculada con el gol.

“Estoy tranquilo”, repite, intentando afirmar las palabras, maduro ante esas críticas que, en otra época, le provocaban tanto dolor como el filo de un puñal. Y aunque su único bálsamo sigue siendo la efectividad en la red, ya no se observan gestos hoscos en este mendocino de 21 años.

La terapia lo ayudó a tomarse todo con más calma.

“Fui al psicólogo para estar bien de la cabeza, que es fundamental. A veces, la gente habla y no conoce todo lo que le pasa al jugador”, cuenta con esa tonada cordillerana que sus días en Buenos Aires no lograron distorsionar.

-¿Aprendiste a manejar la ansiedad que te generaban los murmullos cuando fallabas en el área?


-Estoy tranquilo porque siempre pido la pelota y busco poder definir, aunque no me salga. Y la actitud no se negocia. Eso es fundamental para que las cosas me vayan bien.

-¿Ya no sufrís tanto cuando te perdés un gol?


-Sí, claro que sufro. Pero uno no está ahí, en el área, para errar la jugada. No me pierdo goles porque quiero. Por ejemplo, con Quilmes, en el último minuto, me perfilé mal y me apuré. Igual, yo estoy tranquilo conmigo mismo.

-Pero las críticas se escuchan. ¿Lo padece, entonces, tu familia? Tu papá, en el verano, se enojó con un hincha que te insultó durante el Superclásico de Mendoza.


-Es que mi familia es hincha de River y siente la camiseta. Pero son cosas del fútbol; está superado.

-¿No sentís que rendís un examen cada partido?


-Todos los jugadores tenemos que aprobar cada semana, no sólo en los partidos, también en los entrenamientos. Pero hay que tener un poquito de autocrítica. Y yo soy consciente de que me está costando definir las jugadas.

-No obstante, tu caso es muy especial. Siempre se te pide un gol. Y si lo errás, parece una catástrofe.


-Pero estoy fuerte. Y si no puedo convertir, me quedo tranquilo porque ayudo a mis compañeros. Por otro lado, es normal que me pidan goles. Para eso estamos los delanteros, para marcar.

-Entonces, ¿te considerás goleador?


-Soy goleador y asumo mi responsabilidad. Con las condiciones que tengo, estoy seguro de que voy a volver al gol, como en el partido con Arsenal. Juego arriba y mi trabajo es meterla.

-Arrancaste bárbaro el año, con dos goles ante Independiente en el verano. Parecía que empezabas el torneo como titular, pero recién volviste a jugar de entrada en la octava fecha. ¿Por qué te cuesta tanto afirmarte?


-Es que acá hay delanteros muy importantes. Está el Chino (Luna), Mora, también Iturbe. Ahora, se lesionó Trezeguet, pero hay mucha competencia. Sana, por supuesto, pero te exige mucho más.

-¿Y cuánto preocupa que no hagan goles los delanteros?


-Son rachas. Ninguno de los delanteros estamos pudiendo marcar, pero cuando eso sucede, tenemos que trabajar fuerte para que el resto de los compañeros no sientan que somos un problema.

-Sos de hablar bastante con Ramón. ¿Trata de quitarte presión, de que no te deprimas si errás un gol, como pasó con Quilmes?


-Más que todo, me da mucha confianza. Me dice que me quede tranquilo, que el gol llega solo.

-¿Y cómo te fuiste de La Bombonera?


-Con un sabor amargo porque nosotros fuimos a buscar el partido y fuimos superiores. Quedó claro en el primer tiempo. Ellos llegaron una vez y nos convirtieron.

-¿La derrota de Newell’s le dio otro valor al punto?


-Seguro. Tenemos claro que el campeonato está para cualquiera. Ningún rival nos superó. Pero no tenemos que pensar en los demás, sino en nosotros mismos. Así, vamos a pelear hasta el final
0
0
0
0
0No comments yet