Check the new version here

Popular channels

Esta copa la ganamos, este plantel es como el de 1922

Con 102 años de vida, Blas Penela es socio del Ciclón desde 1933.“A San Lorenzo lo veo bien: no puede perder nunca”, esta mucho mejor que los planteles de la década del 50 y del 60, este plantel es como el de 1922. Conocí al fundador cuando era chico, estaria orgulloso de estos muchachos




Pese a estar preservado casi en su totalidad por un protector, una rebarba de papel, ya teñido de sepia, revela su antigüedad. El sello de Administración y Seguridad del Espectador, de sujeción reforzada por una cinta adhesiva amarillenta, indica que el portador del carnet número 3.315 ya era vitalicio en 1979. Sin embargo, cuando Olé lo contacta, Blas Penella, el socio de San Lorenzo de mayor historia vivida revela más detalles. “Tengo 102 años y algunos meses”, inicia la charla telefónica desde Mar del Plata. Y apenas se le habla de la final, da su pronóstico exhibiendo que de cabulero no tiene nada. “Esta Copa la ganamos”, vaticina victorioso, sintiendo por primera vez la ansiedad que representa una definición de Libertadores. “Allá empataron en el último minuto. ¿Cuánto faltaban? ¿Un minuto? ¿Dos?”, replica su lamento quien se inscribió en los padrones azulgranas en 1933, y hoy exhibe un trofeo made in Boedo: un cuadro y una bandera del Ciclón que luce en una de las paredes de su casa.

Es que, para él, “San Lorenzo es todo”. Lo dice sin demagogia. Fue testigo presencial de cada paso del equipo. Incluso, de los primeros que dio en el amateurismo, cuando vio jugar a Jacobo Urso. “Lo ponían acá o allá, y jugaba siempre bien. Iba para adelante. No le gustaba perder a nada”, dio su semblanza del mártir del club, que falleció en 1922 (en un partido ante Estudiantes sufrió una fractura de costilla, la cual se le incrustó en el riñón, aunque él pidió seguir jugando para no dejar al equipo con diez). “Todo San Lorenzo lo lloró”, acomoda recuerdos entrelazados, en los que también hace mención de sus encuentros con Lorenzo Massa en los tablones del Viejo Gasómetro. “Lo veía, cómo que no. Era un fenómeno. Hablaba de fútbol una barbaridad. Le gustaría cómo juegan ahora los muchachos: vio que para parar un jugador de San Lorenzo es bravo, porque está jugando muy bien”, enlaza sus charlas de antaño con la actualidad. Con el Padre Lorenzo nutrió de fe futbolera su espíritu. Por eso persevera en su confianza, amén de que vio cómo los equipos más importantes de la Biblia azulgrana se quedaron a mitad de camino en la Copa. “Siempre le tuve fe al grupo. Me gustan todos los jugadores, son unos fenómenos. Ponen un suplente y juega mejor que el titular. Creo que es la primera vez que lo veo. van a ver qué partido van a hacer. Después me habla, ¡eh!”, chicanea, sosteniendo su pronóstico. Y antes de cerrar la charla insiste en que “a San Lorenzo lo veo bien, no puede perder nunca”. Y antes de cortar, se anima a sacar números... “Si levantan esta Copa, también se ganan unos cuantos pesos, ¿no? Ja”, bromea. El que sabe, sabe...
0
0
0
0
0No comments yet
      GIF
      New