Estados Unidos (1) (4) Brasil | Amistoso internacional


La selección Brasileña con Neymar no tuvo piedad ante una débil selección de Estados Unidos que no le dio pelea































Estados Unidos perdió un partido que jugó con dos actitudes totalmente distintas, ante un rival que lució también dos caras. Si el resultado solo habla, el ganador es Brasil (1-4) ante un local muy débil en defensa y de pobre recuperación, especialmente en el primer tiempo.

El partido desafortunadamente empezó a tomar rumbo con una mano dudosa en el área que el 50 por ciento de los árbitros sancionarían y la otra mitad no. Pero como era una de esas jugadas que el reglamento le deja a la interpretación del juez, Neymar la cambió por gol y punto.

Estados Unidos pareció no solo respetar mucho a Brasil en los primeros minutos sino hasta temerle. Parecía plantado como si el empate les valiera para clasificarse para algo. Y como se encontró perdiendo rápidamente, la confusión empezó a reinar.

En esa etapa del juego Brasil pudo haber goleado, pero no lo hizo. Su aroma a muerte para el rival iba llegando lentamente como si te diera una pócima mientras baila contigo.

Afortunadamente para el espectáculo, Estados Unidos no estaba decidido a rendirse. Y en cierto punto del encuentro el aficionado podía pensar que perder de la manera que lo hacía el local era una forma digna y hasta aceptable.

Pero una vez más, la justicia en el fútbol se llama gol. Y mientras Estados Unidos solo consiguió marcar por medio de Hércules Gómez (quien de paso ofreció mucho más de lo que habitualmente entrega Altidore), Brasil aprovechó los contragolpes, los toques, las bandas, lo que más pudo y terminó con cuatro a favor.

Estados Unidos puso en aprietos a la canarinha gran parte del segundo tiempo. Especialmente tras el ingreso de Dempsey. Y no por lo que el texano hiciera individualmente, sino porque su presencia, la de Gómez delante junto al trabajo de Bradley y Donovan no era un mensaje solamente, era una actitud de ir al frente. Fue el mejor momento del equipo de Klinsmann, quien seguro podrá sacar esto de positivo en medio de la derrota.

Al final, Brasil es Brasil, que mata cuando quiere. Y Estados Unidos sigue creciendo y aprendiendo de los errores. Para eso son los amistosos.



link: http://www.youtube.com/watch?v=8AerSg5OIg0