Check the new version here

Popular channels

Este River explica qué es jugar bien


Gallardo, el ídolo no prestado que le cambió la cara a River.


¿Qué es jugar bien? Lo que hizo River en el primer tiempo. Tocar, moverse, tener paciencia para encontrar el espacio. Controlar el partido con el balón, no perderlo, recuperar rápido para volver a tocar y empezar de nuevo, acelerar cuando es necesario". En su cuenta de Twitter, definía sus fundamentos, allá por mayo del año pasado. Obviamente, no hablaba de su River. Era el de Ramón. Un par de días antes había superado por 3-0 a Atlético de Rafaela por la 15ª fecha del Final 2013. Barovero, Mercado, Maidana, Vangioni y Rojas fueron titulares aquella noche. Sánchez, Kranevitter y Mora ingresaron en el segundo tiempo. Ramiro FM se quedó en el banco. Nueve de los actuales titulares ya estaban en el club. Hace dieciséis meses, Teo Gutiérrez jugaba en el Cruz Azul mexicano y Leo Pisculichi en el Shandong Luneng de China. "Jugando en campo contrario estás más cerca del gol y más lejos de que te lo hagan. Si tenés la pelota, decidís vos. Si no la tenés, decide el rival. Prefiero decidir", siguió explicando en su cuenta.






Estaba en las divisiones juveniles del club cuando el primer equipo presionaba sobre los costados como quien aplasta a una mosca contra el vidrio. En 1990, Daniel Passarella revolucionó el fútbol local con el pressing, que importó de Italia. Gustavo Zapata y Leonardo Astrada lo interpretaban a la perfección en la mitad de la cancha. El equipo entero basculaba hasta llevar al rival con la pelota a un costado. Le negaba pases interiores. Le quitaba tiempo para pensar y ejecutar. Lateralizaba el juego y venía el sometimiento. El lateral y dos mediocampistas te atrapaban en la zona. Pelota recuperada. Armaba un rombo en el centro del campo. Astrada vértice retrasado y por el centro. Zapata y Vázquez




Héctor Enrique a sus costados. J.J. Borrelli completaba la figura como enganche o 9 tirado atrás.




Hoy, Kranevitter es el eje. Sánchez y Rojas sus laderos. Pisculichi el vértice de adelante, con panorama, talento y también sacrificio para hacerle sombra al cinco rival. Plan Rombo modelo 2014. Las sociedades funcionan. Mercado-Sánchez de un lado. Vangioni y Rojas del otro. Juntos para imponer supremacía en la presión y en el ataque por los costados. "No nos podemos quejar de la oposición rival, tenemos que encontrar las maneras de penetrar esas defensas. Más movilidad. Desdoblar desde atrás, por afuera, llegar con volantes y laterales".


El tiempo pasó. En 1995, era profesional cuando llegó Ramón Díaz. Más valorado por Passarella en la selección, tenía mucha gente por delante. Ortega, Francescoli, Cedrés. Recién en enero de 1997, cuando Ariel se fue a Valencia, encontró su lugar fijo como titular. Ese equipazo fue tricampeón argentino y ganó la Supercopa. No presionaba como el de Passarella. Simplemente, no le dejaba tocar la pelota al rival. Rombo en el medio. Astrada en el centro, rodeado por Monserrat y Berti, que pisaban el área contraria con frecuencia. Sánchez llega como el Diablo y Rojas, complemento imprescindible, hace el surco como la Bruja. El tuitero era el enganche, detrás de Salas y Enzo, otra dupla atacante extranjera como Mora y Teo. El colombiano sabe todo. "Con valentía, inteligencia e ideas firmes se puede". "Tocar para atrás y para los costados, ayudar a pensar". Hace rato no escribe en @MGallardoficial. Tiene asuntos más importantes. Su equipo habla por él. El pressing, el toque y el rombo conviven en armonía. ¿Qué es jugar bien? Lo que hace el Ríver de Marcelo Gallardo .










0
0
0
0
0No comments yet