Popular channels

Esto No Es Futbol

Ahora mi intencion es referirme al futbol otra cosa que se nos escapa en nuestra sociedad
es que el futbol ultimamente esta muy mal y aca va mi opinion:

Hoy cada dia veo al futbol caer y caer y caer... la violencia reina, ya no van a la cancha a alentar a su equipo, todo lo contrario van a enfrentarse con la otra hinchada con canticos e insultos es parte del folclore, esta bien forma parte del folclore y de ese sentimiento argento. Yo tambien participe de alguna manera en ello, pero hoy que mi querido Boca Juniors perdio veo por todos lados comentarios de hinchas de River, Central, Racing, Estudiantes, Independiente, Newell´s. Ya no importa como salga su equipo importa mas que pierda el otro equipo, ese "rival comun " o es boca o es river, o es racing o independiente BASTAAAA pareciera que solo importa mas que un jugador rival tenga un problema personal, Viatri por ejemplo, si robó y que ? reirte y decirle chorro te vas a ganar 1 hora mas de vida , vas a cambiar la situacion del pais cuando miles de loco matan a cualquiera por nada y se quedan en la droga sin importarles nada... si el loco robo y se mando la macana bueno nadie es perfecto por lo menos el salio por el lado sano.... Que Ortega tenga problemas con el alcohol cuando miles de personas se matan por haberse tomado todo en una noche, ademas no tiene porq importarles si es un problema de él. Importa mas que halla puterio en un club; Digo puterio en un club, cuando en la seleccion se viven peleando por que uno quiere a tal .... pero no, a mi ese tal no me cae bien, dice otro ... y asi nos va, perdiendo 6-0 contra Bolivia, clasificando ahi raspando.

Las hinchadas cada vez mas divididas, matandose entre si. Dirigentes que unicamente quieren plata jugando con el sentimiento de millones de argentinos, periodistas que siempre siempre siempre en las buenas te invita a tomar un café y en las malas te clava un gancho directo a los riñones. Humillan a quienes ellos quieren y le regalan grandeza a quienes ( a veces ) no la merecen. No hay que creerles ellos buscan inventar y hacer de las suyas para cobrar su sueldo y jugar con todos nuestros sentimientos sin importarles nada.





Siempre esperabamos a que llegue el viernes, el sabado o el domingo para ver a nuestros equipos y PASABAN LOS PARTIDOS POR TYC nada de ese curro de mostrar la tribuna para sacar una moneda mas. Hoy el Estado invierte 6.000.000 de pesos para transmitir los partidos cuando argentinos se matan por comida o por esa maldita droga.

Como no quieren que algunos equipos rindan mal si juegan el miercoles y el sabado ya tienen que jugar de nuevo, eso y a los que les toca jugar copas nose como se las arreglaran los entrenadores .... ya casi todos los dias se puede ver futbol claro reee bien, pero los jugadores no son una maquina son personas de carne y hueso. Aunque si a veces algunos nos saquen de los cabales y nos hagan enojar cosa que nos paso y pasa a TODOS.

BUENO ESPERO QUE EL MENSAJE LES HALLA LLEGADO , NO HAGO ESTO POR SACARTE PUNTOS SOLO QUIERO QUE ABRAS LOS OJOS. ESTAN JUGANDO CON NUESTROS SENTIMIENTOS MUCHAS PERSONAS PERO HAY QUE SABER QUE ALGUN DIA ESTO VA A CAMBIAR. Y EL FUTBOL ARGENTINO VA A VOLVER A SER LO QUE ERA!!!


No A La Violencia


Esto No Es Futbol
http://www.youtube.com/v/rsOnTM6l0PU
link: http://www.videos-star.com/watch.php?video=rsOnTM6l0PU


La violencia en el fútbol se produce por las siguientes causas:

Hipotesis 1- No hay una ley que avale la detención y retención de un hincha por disturbios dentro de un estadio por un largo periodo.

Hipotesis 2- La corrupción que existe dentro del fútbol sigue siendo alimentada por todos los que forman parte de este negocio.

Hipotesis 3- La mala preparación y actuación de los policías en los diferentes eventos.

Hipotesis 4- La situación social del país también influye en el comportamiento de los hinchas.

Hipotesis 5- La falta de seguridad en la mayoría de los estadios del fútbol argentino.

Confusion en el poder

La situación de la violencia en el fútbol se puede ver reflejada en diferentes aspectos:



La relación entre los dirigentes y los barra bravas en el fútbol es cada vez más evidente. Uno de los últimos casos que podemos citar es el secuestro de entradas por parte de la policía cordobesa a la hinchada de River durante su viaje a Córdoba. Se confirmo que el talonario de 150 entradas no eran falsas y no aparecieron por arte de magia en el ómnibus que trasladaba a parte de la gente más pesada de River. Y seguramente nos la pago de su bolsillo el jefe de la barra brava de River. Allegados a River aseguran que es un secreto a voces la entrega de entradas a la barra. Y hablan de un numero cercano a las 500 entradas de local y 200 de visitante. Pero River nos es una isla. Sea por miedo, utilización política o negocio, la relación barras-dirigentes queda expuesta en muchas oportunidades y en otros clubes.

La otra cara de esta situación es el caso de Estudiantes. El club corto las entradas a la barra y hubo represalias. El presidente fue amenazado, al vicepresidente le balearon el negocio y uno de los dirigentes fue agredido. Queda claro que los dirigentes conocen bien a las barra bravas.

La esencia del fútbol contagiada

Los jugadores y los árbitros también tienen parte de culpa en el asunto dando lugar a las suspicacias del juego. El fútbol argentino tomó lo peor de la sociedad y lo traslado al rectángulo del juego. Se lleno de simuladores y vigilantes, de ventajeros de cuarta, capaces de festejar una tarjeta amarilla o roja recibida por un rival como si fiera un gol de su equipo. Tenemos muchos ejemplos, de los cuales podemos destacar los siguientes:

Huracán-Argentinos: En el ultimo minuto, Monserrat (Arg) fue en busca de venganza y lo levanto a Moner (Hur) por el aire frente al banco de Huracán provocando la reacción de todos. Un minuto antes, Moner, con el afán de perder tiempo, le apunto e hizo blanco en el banco suplente de Argentinos, levantando la misma polvareda.

Chacarita-River: El técnico de Chacarita, Osvaldo Sosa, no soporto que Patricio Hernández, ayudante de Américo Gallego en River, reclamar ante el cuarto arbitro por una supuesta incursión de Chiche Sosa por las zonas prohibidas de la cancha. Y lo que parecía un tema menor fue el disparador de viejos rencores y el técnico de Chacarita calificó de vigilante al ayudante de Gallego a la hora de las declaraciones. Pero tampoco fue feliz la actitud de Silvio Canario (jugador de Chaca), que cuando fue reemplazado se retiro aleteando como una gallina en un gesto absolutamente provocador.

Las historias se repiten. Los permanentes e irritantes reclamos de Claudio Ubeda ante cada roce con un adversario que provocan molestias hasta en la propia gente de Racing, el ya conocido histeriquismo de Guillermo Barros Schelotto o las eternas protestas de Hernán Díaz, parecen un clásico de todos los Domingos.

Por su parte, los árbitros suelen hallarse desbordados y quedan desdibujados en el campo de juego. Reciben continuas presiones y no encuentran la manera racional de establecer una autoridad que contribuya al juego limpio. Además, frecuentemente terminan avalando simulaciones y permitiendo que crezca la aureola de violencia entre los jugadores.

La policía cómplice

También es reprochable la actitud de la policía en los estadios de fútbol, donde muchas veces no tienen la capacidad necesaria para apaciguar los ánimos de los hinchas. Sin saber prevenir choques entre hinchadas, o reprimiendo con desmesura y sin reflexionar sobre las consecuencias de sus actos, los operativos policiales poco hacen para crear condiciones mas propicias para el desenvolvimiento del espectáculo deportivo.


CONCLUSIÓN:

"El fútbol no escapa al contexto social que lo rodea", que si bien es cierto, no logra el enfoque hermenéutico ni los supuestos teóricos que permitan clarificar la violencia en el fútbol, más cuando los agentes difusores del fútbol, son empobrecedores de la cultura.

Entre los elementos claves que provocan la violencia en el fútbol se pueden destacar los siguientes:


1. Ante la carencia de identidad social y del vacío racional, los hinchas hacen uso de actitudes incontroladas y de pasiones ciegas que arremeten contra el otro equipo, sin respetar la convivencia en medio de las diferencias sociales, económicas, políticas.

2.Las barras bravas poseen un lenguaje de cargadas, de vulgaridades horribles, un lenguaje degradado y degradante.

3. Las barras se han constituido en un elemento de identidad, de poder que cohesionan y socializan, donde el arma no se oculta, sino se luce para ser temido y admirado. En cambio, la delincuencia profesional es clandestina y anónima y mimetiza en el conjunto social.

4. Las barras son núcleos barriales que animan e insultan tanto al equipo contrario como al de su propio equipo, en momentos de crisis de la institución. Para ironía de la barra, los integrantes de los equipos se saludan y se intercambian camisetas, mientras ellos mutuamente se agreden.

5. Un componente del explosivo Molotov es la policía que lejos de causar temor en los aficionados, son despreciados porque no van a calmar los ánimos sino a provocarlos.

6. El silencio cómplice de los medios de comunicación lo compromete con la violencia por disimular o simular antes que decir y denunciar a los agentes generadores y agenciadores de la violencia.

7. El estadio tiene un embrujo nefasto donde las personas más decentes sufren una metamorfosis letal y violenta cayendo en el plano de la obtusa vulgaridad, incluso se le deforma su rostro, se le enceguece la mente y los canales de la reflexión.





¿Hay Que Dejar De Ir A La Cancha?
* Ya no hay inadaptados, sino que la adaptación nos corresponde a los que preferimos otro tipo de relación con el deporte como acontecimiento de masas.
* No es un tema de mayorías y minorías: obviamente los violentos son menos en número, pero son los que marcan el ritmo del fútbol en la Argentina. Han impuesto una dictadura del comportamiento donde para sobrevivir como espectadores, aunque no seamos violentos, debemos aparentarlo.
* Ya no se trata de adaptar los horarios del fùtbol a nuestro tiempo de esparcimiento, sino que la vida toda hay que acomodarla de acuerdo a los horarios del fùtbol.
* El fùtbol como entretenimiento y diversión de los espectadores ya no ocupa los tiempos de esparcimiento, sino horarios productivos de las personas o bien marginales dentro de las costumbres de una sociedad que aspira, en alguna parte, a vivir con cierta normalidad.
* Como fenómeno global pero con rasgos locales,hay serios indicios que para el Estado la violencia en el fútbol no es un tema prioritario más allá del funcionamiento formal de organismos e instituciones dedicados al tema.
* Las reacciones de quienes preferimos que el fùtbol fuera de otra manera tambièn tiene un patrón de conducta: cada medida que se adopta (quita de puntos, ausencia de hinchas visitantes) es tildada de insuficiente y condenada de antemano al fracaso. El fútbol termina siendo un remiendo donde ya nadie se acuerca cual es la norma vigente. Aún cuando los pasos sean tibios y de forma, decretamos que no van a funcionar antes de su aplicación.
* La complicidad no está dada por la decisión de involucrarse o no en los hechos violentos, sino por admitir como hábito y costumbre una manera de participar del fenómeno del fútbol
* Todos tenemos opiniones y ninguno los transforma en hechos. Repetimos lugares comunes sin pensarlo. Uno de ellos es: “Si dejamos de ir a la cancha, lo que demostramos es que ganaron los violentos…”.





Comentar Es Agradecer

Espero Que Les Haya Gustado Comentar Es Agradecer Y Pidan Personajes Si Quieren
0
0
0
0No comments yet