Canales populares

Estos síntomas te dirán si exageras tus ejercicios




Realizar ejercicio es muy beneficioso, pero exagerar te puede acarrear más problemas que beneficios, pues exigirle demasiado al organismo puede afectar tus músculos, esqueleto, corazón, estómago y también tu conducta. Te mostramos las señales que tu cuerpo te da cuando lo sobreejercitas.




Hay que hacer ejercicio físico, diariamente, al menos regularmente, pero pasarse tampoco es bueno. El síndrome de sobreentrenamiento se refiere a personas que realizan más ejercicio del que puede ser asimilado por el organismo. Incluye lesiones por ejercicio excesivo, pero también se acompaña de fatiga general y otros síntomas.


Las lesiones derivadas de un sobreesfuerzo afectan a músculos y esqueleto y se dan en quienes aumentan la intensidad de sus ejercicios o cambian el tipo de actividad física que venían realizando.


El cuerpo entonces hace saber que se ha realizado mucho ejercicio demasiado rápido a través de una variedad de respuestas físicas. La Asociación Americana de Fisioterapia (APTA) apunta las señales y síntomas más frecuentes tras un entrenamiento en el que se ha exigido al organismo demasiado:

Fisiológicos: Tasa cardíaca en descanso aumentada, mayor presión sanguínea.

Físicos: Menor apetito, malestar estomacal, sed insaciable, alteraciones del sueño, mayor frecuencia de enfermedades o infecciones, sensación general de mayor dificultad y fatiga a lo largo del día, dolores musculares anormales, dolor diferente al típico dolor muscular.

Conducta: Cambios de personalidad, menor motivación, alteración de la concentración, autoestima disminuida, menor capacidad para afrontar el estrés.

Rendimiento: Mayor tasa cardíaca durante la actividad, menor fuerza o resistencia, movimiento y coordinación defectuosos, errores técnicos múltiples.


Los fisioterapeutas norteamericanos dan estos consejos para evitar el síndrome de sobreentrenamiento:

Tómate un descanso: Si tienes programado un día de descanso en tu planificación, no dudes en utilizarlo porque lo necesitas. Tus huesos, articulaciones y músculos requieren días de descanso para mantenerse sanos.

Descansa lo suficiente: Estudios recientes apoyan el importante papel del sueño en la salud de las personas, también de los atletas activos. Cuando descansas, el organismo se desarrolla y repara y el sistema inmune se recupera.

Come bien: Una nutrición adecuada es esencial para la salud del organismo. No restrinjas en gran medida las calorías cuando estés realizando ejercicio. Asegúrate de que comes los nutrientes adecuados, incluyendo muchas carnes magras, frutas y vegetales.


0No hay comentarios